La nave Vespucci con proa a su desafío más exigente

Comandante Lai a ANSA inédito paso el extremo sur en enlace Atlántico - Pacífico

Proa del Amerigo Vespucci al extremo sur sudamericano (foto: ANSA)
Proa del Amerigo Vespucci al extremo sur sudamericano (foto: ANSA)

(ANSA) - BUENOS AIRES, por Ludovico Mori - El buque escuela de la Armada Italiana Amerigo Vespucci encara hacia el desafío más exigente de su historia, como lo señala el comandante de la nave Giuseppe Lai a ANSA: "la primera vez atravesar el paso del sur", el llamado Arco de las Antillas Australes, que enlaza los océanos Atlántico y Pacífico, un área de aguas embravecidas.
    No se trata solo de una misión fundamental para la promoción del sistema italiano que afronta el buque escuela Amerigo Vespucci con su gira mundial que comenzó el 1 de julio de 2023 desde el puerto de Génova, sino quizás también la prueba más exigente jamás afrontada en 93 años de servicio en términos de pura navegación. Así lo describió Lai, durante una entrevista con ANSA antes de abandonar el puerto de Buenos Aires -donde el barco llevaba 72 años sin amarrar- para afrontar la segunda parte de su Gira Mundial.
    "Es un viaje ambicioso y un desafío también desde el punto de vista náutico", afirma Lai. El Vespucci abandonaba hoy las plácidas aguas del Río de la Plata para emprender una circunnavegación sin precedentes en su historia que lo llevará hacia el traicionero Atlántico Sur hasta Tierra del Fuego, para luego remontar la costa oeste de Sudamérica con vistas al Pacífico, frente a las costas de Chile primero, luego Perú.
    "Cuando el Vespucci llegó a Buenos Aires en 1952 retrocedió, no continuó hacia Tierra del Fuego, por lo que esta es la primera vez que pasa al sur del continente americano", reveló Lai.
    Y en medio de este viaje también se encuentra lo que el propio comandante definió como el "Santo Grial" de todo marinero: rodear el Cabo de Hornos. Se trata del desafío de los desafíos, uno de los pocos banderines que le faltan al Vespucci.
    Por lo tanto, Lai no excluye la posibilidad de poder imprimir su nombre junto al de la "dama de los mares" (como llaman al Vespucci) en la gran historia de la navegación.
    Pero no a toda costa: "La ambición de hacerlo está ahí, pero ya veremos cuando lleguemos. Seamos siempre humildes. El mar tiene su ley", recordó el comandante, que dirige a una tripulación de más de 400 personas. E incluso después del Cabo de Hornos, o más bien del Estrecho de Magallanes, el Vespucci tendrán que probar suerte en una navegación "desafiante", remontando la costa del Pacífico americano hasta Los Angeles, pasando por Guayaquil y Acapulco, para luego cruzar el más vasto de los océanos. Llegará entonces a Tokio y recorrerá las Rutas de la Seda y las Especias hasta llegar a Arabia Saudita. (ANSA).