Hamás se toma su tiempo, pero está listo a rechazar el acuerdo mediado en París

Medios árabes: "Quiere más". Netanyahu: "Pacto no a cualquier precio"

Hamás se toma su tiempo, pero está listo a rechazar el acuerdo mediado en París (foto: EPA)
Hamás se toma su tiempo, pero está listo a rechazar el acuerdo mediado en París (foto: EPA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - Hamás se está tomando su tiempo. Y la respuesta sobre el acuerdo mediado en París para la liberación de los secuestrados y la tregua está tardando en llegar, mientras múltiples fuentes, citadas por los medios árabes, anticipan la posibilidad de una nube de humo.
    A la facción islámica le gustaría más. No sólo en lo que respecta a la liberación de los prisioneros palestinos, para los cuales no estarían satisfechos con un intercambio de 3 1 con los rehenes, como estaba previsto en pactos. Pero sobre todo -se desprende de las primeras indiscreciones denunciadas por Al Arabija y Al Sharq- condicionaría su luz verde a un alto el fuego total.
    Esta última petición siempre fue rechazada por Israel y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, reiteró las líneas rojas: "Nuestros esfuerzos para liberar a los rehenes continúan sin cesar", pero "como ya dije, no aceptaremos ningún acuerdo ni a ningún precio", reafirmado.
    "Aún no hay señales de un acuerdo, hay grandes diferencias entre las partes", dijo una fuente de Hamás a la red Quds.
    Según el canal israelí Kan TV, la falta de respuesta -que la televisión saudí Al-Hadath había anunciado para el domingo por la noche -estaría relacionada con la persistente diferencia de posiciones sobre el acuerdo entre el líder de Hamás en el extranjero, Ismail Haniyeh, y aquel en Gaza Yahya Sinwar.
    Para la misma emisora, la petición de la facción palestina para la libertad de un mayor número de prisioneros palestinos incluiría a los de la "Fuerza Nukheba", principal responsable del ataque del pasado 7 de octubre.
    Una petición a la que Netanyahu, que convocó el Gabinete de Guerra del Ministerio de Defensa en Tel Aviv, no cede: "Muchas cosas se dijeron en los medios de comunicación como si las hubiéramos aceptado, por ejemplo, la liberación de los terroristas -explicó- nosotros no lo aceptamos".
    Netanyahu luego confirmó que Israel no pondrá fin a la guerra hasta que "Hamás sea eliminado, todos los rehenes sean devueltos y Gaza ya no represente una amenaza para Israel".
    ; Por lo tanto, salvo sorpresas, las posiciones no se habrían acercado sobre el acuerdo mediado por Estados Unidos, Qatar y Egipto en la capital francesa, mientras el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, llegará a Jerusalén en las próximas horas.
    Su viaje diplomático -es la sexta visita que realiza a Israel desde el estallido de la guerra en Gaza- también tendrá escalas en otros países de la zona, incluida Arabia Saudita.
    La declaración del Ministro de Seguridad Nacional y líder de la derecha radical, Itamar Ben Gvir, ciertamente no facilita la actual situación de conflicto entre Estados Unidos e Israel.
    "Si el expresidente estadounidense Donald Trump estuviera en el poder -declaró al Wall Street Journal- "la conducta de Estados Unidos en la guerra en Gaza sería completamente diferente".
    "En lugar de darnos todo el apoyo -insistió Ben Gvir- (el actual mandatario, Joe) Biden se compromete a traer ayuda humanitaria y gasolina a Gaza" que van "a Hamás".
    Ben Gvir confirmó luego su "sugerencia" a los residentes de Gaza de "emigrar voluntariamente a otras partes del mundo".
    Una acusación rechazada por Netanyahu -y también por otras figuras del gobierno y de la oposición- que, en cambio, agradeció "a la administración estadounidense por el apoyo que ha recibido de Israel desde el comienzo de la guerra".
    "Esto no significa -añadió- que no pueda haber diferencias de opinión con Estados Unidos. Las hemos superado con decisiones reflexivas y determinantes".
    Netanyahu luego dijo que "no necesita a nadie" para gestionar las relaciones con Estados Unidos en el contexto de "defender los intereses de seguridad de Israel".
    En el día 121 de la guerra, el ejército israelí se centróen el bastión de Hamás en Khan Yunis, en el sur de Israel, donde tomó el control del cuartel general de la brigada local donde, entre otras cosas, se encontraban las oficinas de Sinwar. Pero todo el sur está en la mira: el Ministerio de Sanidad de Gaza, controlado por Hamás, informó de "un ataque israelí a una guardería en la ciudad de Rafah" que causó la muerte de "al menos dos niñas".
    Según la misma fuente, "también hubo decenas de heridos" y que "muchos desplazados habían encontrado refugio en el asilo".
    Una vez más, el Ministerio de Sanidad -que no distingue entre civiles muertos y milicianos- anunció que los muertos en la Franja debido a las incursiones israelíes ascendieron a 27.365 y 66.630 heridos. (ANSA).