Djokovic prepara su defensa

El serbio se entrena en Montecarlo con Sinner al acecho

Djokovic defiende el liderazgo del ranking ante el acecho de Sinner (foto: ANSA)
Djokovic defiende el liderazgo del ranking ante el acecho de Sinner (foto: ANSA)

   (ANSA) - MONTECARLO, 2 ABR - Novak Djokovic ya se entrena a las órdenes de Nenad Zimonjic, ex capitán del equipo serbio de Copa Davis que reemplazó al histórico Goran Ivanisevic y con quien el número uno del mundo se apresta para defender su primado en el ranking a días del inicio del Masters 1000 de Montecarlo.
    Un torneo que se pondrá en marcha este domingo, que se disputa sobre polvo de ladrillo y de cara al cual Djokovic sostuvo hoy un intenso peloteo con el danés Holger Rune, séptimo del escalafón y finalista el año pasado en Montercarlo, donde el serbio se consagró campeón en 2013 y en 2015.
    El serbio disputó su último partido este año el 12 de marzo en el Masters 1000 de Indian Wells, del que quedó eliminado en octavos de final al caer frente al italiano Luca Nardi, luego de lo cual anunció su baja en el Masters 1000 de Miami.
    "Estoy jugando pésimo", admitía por entonces "Nole", quien posteriormente confirmó su separación de Ivanisevic, su entrenador desde 2018 y al mando del cual celebró 12 de sus 24 títulos de Grand Slam.
    A partir del domingo, Djokovic se convertirá en el tenista más veterano en ocupar el primer puesto del ranking ATP, con 356 años y 321 días.
    El serbio, que defiende 2.315 puntos en polvo de ladrillo, está a 1.015 puntos de distancia del italiano Jannik Sinner, quien escaló al segundo puesto tras su consagración en Miami, desplazando a ese lugar al español Carlos Alcaraz, campeón en Indian Wells.
    Alcaraz defiende 2.265 puntos sobre polvo de ladrillo, superficie en la que Sinner defenderá apenas 585 puntos.
    El italiano tuvo un arrasador inicio de temporada que lo vio ganar 22 de los 23 partidos que disputó (sólo cayó en la final de Indian Wells ante el español).
    Sinner intentará repetir ahora en Montecarlo, que vio ganar por última vez a un italiano en 2019, cuando se consagró Fabio Fognini en un torneo que contará este año con los mejores diez del ranking y también con el español Rafael Nadal, vencedor en once oportunidades en el Principado.
    El año pasado, Sinner se despidió en semifinales frente a Rune y ahora irá por su revancha con un tenis más consolidado como el que desplegó en el inicio de este año y le permitió celebrar su primer título de Grand Slam en el Abierto de Australia, tras lo cual se consagró campeón en el ATP 500 de Rotterdam.
    El tenista italiano, de 22 años, está más maduro y "sigue evolucionando", destacó hoy el australiano Darren Cahill, uno de sus entrenadores, al afirmar que "Jannik es un gran muchacho y es un placer trabajar con él".
    "Está jugando con una gran personalidad y alcanzó niveles increíbles, aunque estoy seguro de que puede hacerlo mejor aún", comentó Cahill, al considerar que Sinner "con el tiempo será cada vez más fuerte, más veloz y más sabio".
    "Por ahora, nos enfocamos en disfrutar del gran momento que atraviesa y que merece. Jannik sabe que es un privilegiado porque practica el deporte que ama y lo hace en un grandísimo nivel. Aprecia cada aspecto de esta vida, pero lo que más me sorprende de él es que mantiene los pies sobre la tierra", agregó.
    "Es un muchacho normal de su edad, pero a la vez un enorme profesional", completó Cahill, mientras que el ex astro del tenis italiano Adriano Panatta calificó a Sinner como "un extraterrestre que nunca se equivoca".
    "Técnicamente, juega el tenis moderno que juegan todos, pero lo hace tan bien que le impide a los pobres rivales que lo enfrentan desplegar su juego. Es como (Bjorn) Borg o (Rafael) Nadal, a quienes cuando los enfrentabas parecía que chocabas contra una pared", graficó Panatta.
    "Su golpe de derecha es un látigo y su revés es único. No recuerdo cuando fue la última vez que falló uno. Hace un uso perfecto de su herramienta por la potencia que le transmite a su raqueta", destacó al considerar que los nuevos materiales también ayudan mucho.
    "En mis tiempos, si hubiésemos intentado deslizarnos sobre superficie dura con las zapatillas de aquellas épocas, nos hubiésemos roto los tobillos, mientras que hoy los tenistas se mueven de modo increíble en cualquier superficie", comparó.
    Panatta, de 73 años y quien ganó su único título de Grand Slam en Roland Garros en 1976, consideró que Sinner puede llegar a ser número uno del mundo después del Abierto de Francia: "Es una posibilidad, pero si no sucede, creo que podría pasar en Wibledon".
    "Sinner y Alcaraz son los nuevos (Roger) Federer y Nadal", graficó Panatta, quien al igual que su joven compatriota supo alzar la Copa Davis (en 1976 y con otro formato) con un equipo que capitaneaba Nicola Pietrangeli.
    Este último, considerado por muchos como el mejor tenista de la historia, llegó a ser número tres del mundo y confesó hoy que no siente celos por los resultados obtenidos por Sinner, sino que los toma como "una bendición".
    "Por todo lo que representa dentro y fuera de las canchas, les digo sólo una cosa: Disfrutémoslo", afirmó Pietrangeli al destacar que "los italianos no somos un pueblo de deportistas, sino de fanáticos y cuando uno gana todos están listos para subirse al carro del vencedor".
    "Hoy, para ganarle a Sinner tiene que venir el diablo en persona y creo que ni así sería posible porque hasta el diablo tiene defectos, mientras que Sinner no parece tenerlos", agregó.
    Consultado sobre si el actual número dos del ranking puede llegar a la cima, Pietrangeli no dudo: "Ya lo es, aunque el ranking no le refleje. Esta clasificación hecha por computadora no me convence para nada".
    "Sinner está apenas comenzando su ascenso y nadie sabe hasta dónde llegará. Quien diga lo contrario, de mi parte, díganle que es un mentiroso", agregó al destacar que "los récord están para ser superados".
    Pietrangeli, de 90 años y quien fue campeón en Montecarlo en 1968, se refirió luego a su supuesta "envidia" hacia el joven colega y desmintió tener esa sensación.
    "Hace algún tiempo me acusaron de decir que Sinner necesitaría dos vidas para batir mis récord. Jamás dije algo así. Sólo apunté al de la Copa Davis", aclaró el tenista que sumó más triunfos en individuales (78) y en dobles (42) en la historia del torneo y disputó 164 partidos en 66 series.
    "Estoy muy feliz por lo que él está logrando, sería estúpido pensar de otra manera", finalizó al responder también a una ironía de Panatta, según el cual "Pietrangeli hacía su propio ranking".
    "No sé por qué dijo eso, pero en Italia hay una enfermedad llamada envidia", comentó al respecto al aclarar que "no dije yo que Panatta estuviera celoso de mí". (ANSA).