Inter le cortó la racha

Superó a la Roma de De Rossi y se afirma en lo más alto

Inter ganó un partido duro y se afirmó en la cima (foto: ANSA)
Inter ganó un partido duro y se afirmó en la cima (foto: ANSA)

   (ANSA) - ROMA, 10 FEB - Inter refrendó hoy sus pergaminos como candidato al "scudetto" con un triunfo sufrido, pero merecido ante una Roma que nunca bajó los brazos, pero terminó padeciendo su primera derrota en el ciclo de Daniele De Rossi como técnico "giallorosso".
El "nerazzurro" de Simone Inzaghi, que observó el partido más destacado de la vigésimo cuarta fecha desde el palco por estar suspendido, se impuso por 4-2 en el Olímpico en un duelo de trámite cambiante al que la lluvia le dio un tinte dramático adicional.
Roma, que tras la llegada de De Rossi como reemplazante del portugués José Mourinho había ganado sus tres compromisos previos, cayó de pie ante un Inter que arrancó ganando, pasó a perder y terminó remontando en un gran segundo tiempo.
Para el líder del campeonato, que ahora manda con siete puntos de ventaja sobre Juventus, su escolta y anterior víctima en el Clásico de Italia, se trató de una prueba de carácter frente al último rival de fuste que le toca enfrentar en condición de visitante en el torneo.
Francesco Acerbi a los 17' puso en ventaja a Inter ante la atenta mirada de Luciano Spalletti, ex DT de ambos equipos y del campeón Napoli y actual conductor de la selección "azzurra", y de Gabriele Gravina, presidente de la federación nacional (FIGC) enfrascado por estos días en un debate relacionado con la reforma del campeonato.
Ambos fueron testigos preferenciales de la recuperación anímica experimentada por la Roma desde el arribo de su ex capitán en el rol de entrenador y que su equipo logró plasmar hoy en cancha al revertir el marcador con tantos de Gianluca Mancini a los 28' y Stephan El Shaarawy a los 44' con los que se fue arriba al descanso.
Descanso más que merecido para los 22 protagonistas iniciales, pues en ese primer capítulo no se dieron tregua y repartieron emociones apenas el árbitro Marco Guida pitó el inicio del duelo, en el que el local contó con la primera ocasión de riesgo.
Fue con un remate de El Shaarawy que el suizo Yann Sommer desvió con esfuerzo cuando se jugaba el primer minuto del partido, una situación que pareció despabilar a Inter, que respondió con otro del turco Hakan Calhanoglu que se desvió en un rival frente al arco defendido por el portugués Rui Patricio.
Un aviso de lo que ocurriría a los 17', cuando Acerbi rompió la paridad con un cabezazo tras quedarle servido el balón involuntariamente por un intento fallido de despejar del goleador belga Romelu Lukaku para decretar el 1-0 parcial, confirmado por el juez tras consultar al VAR por una supuesta posición adelantada del francés Marcus Thuram.
Roma respondió con la misma moneda y estableció la igualdad también de cabeza por intermedio de Mancini, que conectó un tiro libre del capitán Lorenzo Pellegrini en el área, tomando por sorpresa a toda la defensa de Inter y dejando sin opciones a Sommer.
Antes de la media hora de juego, el partido ya cumplía que lo prometido, pero había tiempo todavía para más emociones en un primer tiempo que no tuvo pausas y en el que Roma asestaría la última estocada de ese período tras otra jugada de ataque comandada por Pellegrini.
El Shaarawy esta vez conectó de zurda el balón, que se estrelló en el ángulo y luego en el poste opuesto antes de caer a espaldas del arquero visitante para darle a Roma por primera vez la ventaja en el partido.
Tras bajarse el telón de un entretenido primer acto, los mismos protagonistas volvieron al ruedo con las mismas ganas del inicio y por eso no extrañó que Calhanoglu volviera a probar los reflejos de Rui Patricio a poco de comenzado el complemento con un tiro libre a colocar.
Inter logró emparejar el marcador de inmediato en otra jugada que se inició en los pies del mediocampista turco, que continuó en Nicoló Barella y que derivó en Matteo Darmian, cuyo centro rasante al corazón del área conectó a la red Thuram, quien había sido también el autor del único gol del partido cuando ambos equipos chocaron en San Siro por la primera ronda del torneo.
Cuatro minutos del segundo período se jugaban y el partido estaba igualado en dos tantos, resultado que intentó volver a quebrar la dupla integrada por Lukaku y el argentino Paulo Dybala, cada vez más aceitada.
Pero fue Inter el que dominó las acciones y logró ponerse nuevamente en ventaja cuando el español Angeliño intentó anticipar a Thuram tras un centro del armenio Henrikh Mkhitaryan y terminó convirtiendo en contra de su valla.
De Rossi comprendió que sus dirigidos empezaban a dar muestras de cansancio por el despliegue realizado y ensayó las primeras modificaciones, reemplazando a Bryan Cristante, con una dolencia, y a Angeliño por Edoardo Bove y por Leonardo Spinazzola.
Revitalizada, la Roma fue en busca del empate y estuvo cerca de conseguirlo a los 70' por intermedio de Lukaku, a quien Sommer le adivinó las intenciones cuando intentó eludirlo, impidiéndole una especie de revancha frente a sus ex compañeros.
El también ingresado Tommaso Baldanzi (por El Shaarawy) contó con otra trsa un remate que dio en el costado externo de la red y allí parecieron diluirse las opciones de la Roma ante un Inter que sufrió, pero arriesgó de todos modos y tuvo su premio cuando Alessandro Bastoni sentenció el pleito en tiempo adicionado.
Inter dio una prueba de carácter, sumo su quinta victoria en fila (decimonovena en el campeonato) y se aleja en la cima ahora con 60 puntos, siete por encima de Juventus que recibirá el lunes a Udinese en el cierre de la jornada buscando acortar distancias con el líder, que el 28 de febrero completará su partido pendiente con Atalanta por la vigésimo primera fecha en Milán.
Roma no pudo meterse en zona de clasificación a la próxima Champions, quedo quinta con 38 unidades -a una de distancia justamente del equipo de Bergamo- y cortó la racha de tres victorias en fila que había hilvanado desde la asunción de De Rossi.
Tampoco pudo incrementar su cosecha de 19 goles que lo tienen como artillero del torneo el capitán argentino de Inter, Lautaro Martínez, antes de dejar la cancha a los 75' (el chileno Alexis Sánchez ingresó a los 86' por Thuram).
Mismo discurso para Dybala, que venía de celebrar tres goles en los últimos dos partidos (ante Salernitana y Cagliari), que jugó hasta los 87' (el también campeón mundial Leandro Paredes lo hizo de inicio a fin en el local), pero que no pudo torcer el rumbo de un entretenidísimo choque presenciado por más de 65 mil espectadores. (ANSA)