Travolta enciende San Remo con su danza y zapatillas de polémica

Alta sensibilidad por presunta publicidad encubierta. Amadeus se defiende

John Travolta baila con Amadeus en el Ariston. Fascinación y controversia con unas zapatillas llamativas (foto: ANSA)
John Travolta baila con Amadeus en el Ariston. Fascinación y controversia con unas zapatillas llamativas (foto: ANSA)

(ANSA) - SAN REMO, por Angela Majoli - No solo los memes, las burlas en las redes sociales, las críticas al bochornoso baile "qua qua dance" en el Ariston con Amadeus y Fiorello. La actuación de John Travolta en San Remo se convierte en una controversia y, sobre todo, suscita dudas la posible publicidad oculta de la marca de zapatos de la que el actor de "Pulp Fiction" es modelo y que lució anoche.
    Un par de zapatillas blancas, con el logo oscuro resaltado: un detalle captado por las cámaras, más aún porque la estrella de Hollywood también bailó en el escenario con el director artístico del festival, recordando los pasos de sus películas más famosas.
    Suficiente para generar polémica, pocos días después de la sentencia del Tribunal Administrativo Regional que confirmó la multa de 175 mil euros impuesta por el ente de control de medios AGCOM a la Radio y Televisión Italiana (RAI) por la promoción oculta de Instagram en el festival de 2023.
    "No hubo ningún tipo de acuerdo comercial con Travolta", subraya el director de Prime Time Entertainment de la RAI, Marcello Ciannamea. El actor, acota el ejecutivo, "no cobró honorarios, sino solo el reembolso de los gastos.Y fueron bajos.
    No hay nada más".
    "Solo un acuerdo editorial. No había ningún deseo de tomar fotografías concretas de los pies", añade la subdirectora Federica Lentini, que admite, sin embargo, "el error de no oscurecer la marca de los zapatos". "Hay un asistente al lado del escenario y quizás por temor no se planteó cubrir la marca con cinta adhesiva. Ni siquiera sé la marca de las zapatillas.
    Como pueden imaginar que estamos promocionando un par de zapatos de Travolta. Eso es Fantasanremo", espetó Amadeus fastidiados.
    "Todo este drama de Travolta... no pasa nada, todo bien.
    Pero, adónde podemos ir para encontrar alguna tontería que te haga discutir?... Si alguien dijera: tomó 400 mil euros para hacer esa mierda, lo entendería, pero vino solo con un reembolso de gastos", reiteró con impaciencia. Y explicó que el actor había sido "avisado de todo: no hubo ninguna trampa, no le obligaron a hacer nada, él estuvo al tanto de todo lo que pasó y lo compartió".
    "Y que la actuación sería un baile, estaba estipulado en el contrato", remató Amadeus.
    Por su parte, U-Power, la empresa fabricante de calzado que incluye a Travolta en su patrulla testimonial desde el verano pasado, con Gerard Butler, Diletta Leotta y Charles Leclerc, precisa que la participación del actor en el festival "es fruto de un acuerdo entre la RAI y el actor del cual U-Power no es parte en modo alguno".
    Incluso los contenidos de la actuación "son materia de competencia exclusiva de la dirección artística", añadió la firma.
    Hay quienes hablan de un honorario de 200 mil euros para Travolta, otros -como el Corriere della Sera- de un millón que habría pagado la empresa para traer al actor a San Remo, solo para garantizar la visibilidad. Lo único cierto es que frente al televisor, durante la función, hubo una media de 11,8 millones de espectadores, lo que equivale a un share del 60%.
    También hay quienes, como la actriz Selvaggia Lucarelli, plantean otras dudas en las redes sociales: "en primera fila, detrás del conductor, estaba Franco Uzzeni, propietario de U-Power; los vídeos en los que aparece Travolta han sido eliminados del sitio web de Raiplay; además, el actor tenía un par de zapatos con un logo diferente al habitual, negro sobre blanco y, por tanto, más visible".
    Entre otras cosas -continúa Lucarelli- la aparición de Travolta fue anunciada por U-Power y hoy se utilizan imágenes y vídeos para presentar los zapatos. Y uno de los premios de la marca es "No te preocupes, sé feliz!", expresión con la que Amadeus presentó en el escenario el baile "qua qua qua".
    Pero, el director artístico Amadeus responde: "'No se preocupen, sean felices', lo saqué de la canción. No tenía la menor idea. No me escriben los guiones palabra por palabra".
    Junto a él, la comediante de TV Teresa Mannino intenta calmar la tensión con una broma: "Éstas son las únicas palabras en inglés que sabe". En cuanto a los vídeos, "Travolta firmó un contrato con una serie de derechos únicamente para la retransmisión en directo", especifica Lentini.
    La asociación de defensa del ambiente y consumidores Codacons pide claridad y presenta una denuncia ante AGCOM y el ente Antitrust "para que puedan abrir una investigación formal" sobre el asunto. (ANSA).