Rehenes argentinos liberados en Rafah, pero 100 muertos

Netanyahu: "Un éxito". Hamás: Tres rehenes mueren por bombas"

Abrazo con sus familias, rehenes rescatados en Rafah (foto: EPA)
Abrazo con sus familias, rehenes rescatados en Rafah (foto: EPA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco- "Los diamantes están en nuestras manos". Es el mensaje en código que marcó el final del bombardeo con el que el ejército israelí liberó la noche del domingo a dos rehenes de Hamás en Rafah, en el sur de la Franja.
    Después de 129 días, Fernando Simón Marman -de 61 años, su último cumpleaños pasó en cautiverio- y Louis Har (70), ambos también con pasaporte argentino, recuperaron la libertad.
    Fueron secuestrados el pasado 7 de octubre en el kibbutz Nir Yitzhak, situado a poco más de tres kilómetros y medio de Rafah, un bastión de Hamás cerca de Egipto, donde el ejército se prepara para lanzar una operación terrestre, dado que allí se encuentran desplazados cientos de miles de palestinos.
    Hamás - que no mencionó la liberación de los dos rehenes - afirmó que la operación israelí en la ciudad causó "alrededor de 100 muertos" con ataques que alcanzaron "14 casas y tres mezquitas en diferentes zonas de Rafah".
    Mientras que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, que presenció las distintas fases de la liberación en el centro de mando del ejército, subrayó que "solo una presión militar constante conducirá a la liberación de todos nuestros rehenes".
    La operación, llevada a cabo por unidades de élite de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), la policía y el Shin Bet, comenzó a la 1.49 horas (23.49 GMT) con un intenso bombardeo de la zona para proteger a las tropas ya cercanas al edificio donde se encontraban retenidos los dos rehenes.
    Marman y Har, como ellos mismos dijeron, estaban "en una casa familiar" en el segundo piso de un edificio en el centro de la ciudad.
    Los soldados -según la reconstrucción proporcionada por el ejército- neutralizaron primero a los milicianos armados que custodiaban el edificio, y a los demás en los edificios adyacentes, y luego a los tres que vigilaban a los dos rehenes en el apartamento.
    Las intensas redadas en la zona permitieron a los soldados y rehenes abandonar el edificio y dirigirse hacia "una zona segura".
    "Se trató -explicó el portavoz militar Daniel Hagari- de una compleja operación de rescate bajo fuego en el corazón de Rafah.
    Los soldados protegieron a los dos rehenes con sus cuerpos durante el combate con los numerosos terroristas que estalló con intensos intercambios de disparos en muchos lugares".
    Después de un examen médico inicial sobre el terreno, Marman y Har fueron trasladados en helicóptero a Israel e ingresados en el hospital Sheba de Tel Aviv, donde pudieron volver a abrazar a sus familias.
    Sus condiciones, acordes con su larga detención, parecen ser buenas. Un video que circula en las redes sociales los muestra junto a Gabriela Leimberg y Clara Marman. La segunda es la hermana de Fernando y pareja de Louis Har: ambos fueron secuestrados el 7 de octubre y los dos fueron liberados en el intercambio con Hamás en noviembre pasado. Junto a Gabriela Leimberg también fue liberada su hija Mia.
    Netanyahu, que había dado luz verde a la acción en los últimos días, calificó el bombardeo como "una de las operaciones de rescate más exitosas en la historia de Israel". Para el Ministro de Defensa, Yoav Gallant, la operación representó "un punto de inflexión en la campaña contra la organización terrorista Hamás, que es vulnerable y penetrable".
    Mientras que el presidente argentino, Javier Milei, que estuvo hace unos días en Israel, agradeció al ejército y a Netanyahu por la liberación de los dos compatriotas.
    En tanto, se fortalece la oposición internacional a la anunciada operación terrestre israelí en Rafah (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker TUrk, definió como "aterradora" la perspectiva de una ofensiva en la que cientos de miles de palestinos son refugiados), el Departamento de Estado norteamericano hizo saber que está convencido de que un acuerdo entre Israel y Hamás sobre los rehenes sigue siendo "posible" y tendría ventajas "enormes".
    Washington -precisó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional americano-, no apoya "un alto el fuego general en Gaza.
    Queremos que la guerra termine, pero lo que se necesita ahora es una tregua humanitaria".
    En el día 129 del conflicto, el ejército aumenta cada vez más la presión sobre Khan Yunis y Rafah, donde se están produciendo ataques aéreos.
    Las Brigadas Qassam, el ala militar de Hamás, anunciaron en la red social Telegram que tres de los ocho rehenes heridos el domingo murieron como resultado de los ataques de las FDI. Pero en Israel de momento no hay confirmación. (ANSA).