"Un infierno", pavura de los palestinos en el ataque

"Un bombardeo sin preaviso", dicen los testimonios

(ANSA) - RAFAH, 12 FEB - Majed al-Afifi tenía sólo 40 días cuando fue asesinado, dijo su tío a la prensa internacional en Rafah, donde las fuerzas israelíes bombardearon esta noche varias casas mientras rescataban a dos rehenes judíos argentinos de Gaza.
    "El bombardeo se produjo sin previo aviso", dijo Said al-Hams, de 26 años, en el campo de refugiados de Rafah. El recién nacido se encontraba entre unas 100 personas asesinadas por las fuerzas israelíes durante la noche en Rafah, según el Ministerio de Salud de Gaza. Su madre resultó herida.
    Mientras en Israel se celebraba la liberación de los dos rehenes, en Rafah la gente describía una noche de miedo. "La situación era infernal", dijo Abu Suhaib, que dormía a decenas de metros de donde atacaron las fuerzas israelíes.
    "Oímos el sonido de explosiones, como si el infierno cayera sobre los civiles", dijo.
    El hombre de 28 años comentó que escuchó disparos de aviones de combate y el aterrizaje de un helicóptero. Un enorme montón de escombros ha ocupado el lugar de varios edificios arrasados ;;por los ataques israelíes.
    Junto a los escombros se encuentra lo que queda de un edificio de cuatro plantas: testigos dijeron que los habitantes de la casa huyeron hace dos meses, después de que el ejército israelí les advirtiera que sería bombardeada.
    El bombardeo aéreo dejó también cinco grandes cráteres, de al menos 10 metros de ancho y cinco metros de profundidad, indicó a un periodista extranjero. "No puedo explicar cómo sobrevivimos esa noche", completó Abu Abdullah al-Qadi, quien fue despertado por el sonido de los disparos. (ANSA).