Denuncia pública contra Israel de 800 funcionarios europeos y estadounidenses

"Graves violaciones del derecho internacional" y evocan el riesgo de "genocidio"

La vida de los palestinos en Gaza. Denuncia pública internacional contra Israel (foto: ANSA)
La vida de los palestinos en Gaza. Denuncia pública internacional contra Israel (foto: ANSA)

(ANSA) - LONDRES - Más de 800 diplomáticos y funcionarios estadounidenses y europeos firmaron un documento "transatlántico" en el que acusan a Israel de "graves violaciones del derecho internacional" en el contexto de la respuesta militar contra la Franja de Gaza al ataque de Hamás del 7 de octubre y piden a las respectivas autoridades los gobiernos una reacción más decisiva.
    De lo contrario, escriben en publicado en Reino Unido, existe "el riesgo de convertirse en cómplices de una de las catástrofes humanitarias más graves del siglo": lo que podría conducir a escenarios de "limpieza étnica y genocidio".
    El documento está firmado por funcionarios que actúan en nombre del gobierno estadounidense y de 11 países europeos, entre los que la BBC menciona a Reino Unido, Alemania y Francia.
    Lo explicó en copia a la emisora ;;británica un funcionario estadounidense con "más de 25 años de experiencia" en las filas de los servicios de seguridad nacional, que -protegido por el anonimato- denunció "la continua negativa" de los líderes de los Estados implicados a recoger estas alarmas levantadas por "voces que conocen la región (Medio Oriente) y sus dinámicas".
    "La realidad aquí - dijo - es que no solo no logramos impedir algo, sino que nos convertimos activamente en cómplices".
    El texto acusa a Israel de "no tener límites" en sus operaciones militares en Gaza: operaciones que ya han causado "miles de muertes de civiles evitables" y que, mediante "el bloqueo deliberado de la ayuda", están "poniendo a miles de civiles en la calle a riesgo de una muerte lenta por inanición".
    No solo eso: los firmantes también evocan, debido a las políticas de sus respectivos gobiernos, "el riesgo plausible de contribuir" (mediante una especie de complicidad) a "violaciones graves del derecho internacional, del derecho de la guerra e incluso de limpieza étnica o genocidio".
    "Tenemos el deber de respetar, proteger y defender nuestras constituciones y las obligaciones legales nacionales e internacionales a las que nuestros ejecutivos elegidos democráticamente nos han comprometido", reza el comunicado. Y añade: "Se espera que, como funcionarios públicos, respetemos, sirvamos y defendamos la ley al implementar políticas, independientemente de los partidos políticos en el poder; que lo hemos hecho durante toda nuestra carrera".
    "Israel no ha mostrado límites en sus operaciones militares en Gaza, que han resultado en decenas de miles de muertes civiles evitables; y que el bloqueo deliberado de la ayuda por parte de Israel ha provocado una catástrofe humanitaria, poniendo a miles de civiles en riesgo de morir de hambre y de muerte lenta", denuncia el mensaje y acota que las operaciones militares de Israel "no han contribuido a su objetivo de liberar a todos los rehenes y están poniendo en riesgo su bienestar, sus vidas y su liberación".
    Además, insiste, "han ignorado toda la importante experiencia antiterrorista adquirida desde el 11 de septiembre" y la operación "no ha contribuido al objetivo de Israel de derrotar a Hamás y, en cambio, ha fortalecido el atractivo de Hamás, Hezbolá y otros actores negativos".
    "La operación militar en curso será perjudicial no solo para la propia seguridad de Israel, sino también para la estabilidad regional; el riesgo de guerras más amplias también está impactando negativamente los objetivos de seguridad declarados por nuestros gobiernos", añade el comunicado. (ANSA).