EEUU evalúa opciones para reconocer a Palestina, dice la prensa

Entrega de rehenes y seis semanas de tregua, avanza la negociación

Gaza tierra arrasada. Niños palestinos juegan entre escombros (foto: EPA)
Gaza tierra arrasada. Niños palestinos juegan entre escombros (foto: EPA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - Las negociaciones sobre la liberación de rehenes en Gaza con un posible alto el fuego avanzan. Sobre la mesa, como informó el periódico The Washington Post, estaría una tregua de seis semanas y una salida del ejército israelí de las zonas densamente pobladas de Gaza a cambio de la liberación de todas las personas secuestradas.
    Una hipótesis sobre la que hay signos de optimismo con una delegación de Hamás en El Cairo para examinar el proyecto y un alto exponente israelí que habló a la NBC de "fuertes indicios" de que el acuerdo, mediado el pasado domingo en París por los jefes de seguridad de Estados Unidos, Qatar y Egipto, está avanzando.
    Hamás ha planteado la exigencia de que, en el contexto de un intercambio de prisioneros, Israel libere a todos los miembros del 'Nukhbe', la unidad de élite responsable de las masacres del 7 de octubre. Así lo informa la televisión pública israelí Kan, precisando que esta petición fue mencionada durante la reciente cumbre de París. La cuestión -añadió la emisora- también debería abordarse durante las conversaciones en El Cairo con el líder de Hamás, Ismail Haniyeh.
    Asimismo, Estados Unidos ha planteado la cuestión de la creación de una zona de amortiguamiento en Gaza con Israel, afirmó en la rueda de prensa diaria el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller. El funcionario también dijo que Washington se opone a cualquier reducción del tamaño del territorio de Gaza.
    Esas señales surgen pocos días antes de la llegada de Antony Blinken, que a partir del sábado estará en Israel por sexta vez desde el inicio de la guerra. Mientras tanto, el Secretario de Estado estadounidense ha pedido al equipo de su departamento que examine las opciones para un posible reconocimiento del Estado palestino después del conflicto.
    Es decir, examinar las diversas posibilidades, anticipó Axios, disponibles para Estados Unidos: reconocer el Estado de Palestina, no utilizar su veto para impedir que el Consejo de Seguridad admita a Palestina como Estado miembro de la ONU o alentar a otros países a reconocer a Palestina.
    El núcleo del posible acuerdo es -según los rumores del Washington Post- un alto el fuego de seis semanas en la Franja a cambio de la liberación de todos los rehenes israelíes que aún se encuentran en el enclave palestino y la liberación de los detenidos palestinos (3 por cada rehén israelí) como en acuerdos anteriores.
    El otro punto importante sería una mediación entre las dos demandas opuestas de Hamás e Israel. De hecho, la facción islámica quiere la retirada total del ejército de Gaza, mientras que Israel se opone. La conclusión - según el periódico estadounidense - sería el reposicionamiento "no permanente" del ejército israelí lejos de las zonas densamente pobladas de la Franja, acompañado de un aumento de la ayuda humanitaria a Gaza.
    El borrador del acuerdo incluye una pausa adicional de seis semanas en los combates durante la cual Israel devolvería los cuerpos de los rehenes asesinados por Hamás.
    El Primer Ministro Benjamín Netanyahu, al reunirse con un representante de las familias de los rehenes, reiteró, en una confirmación indirecta de las negociaciones en curso, "su compromiso de traer a todos a casa", pero subrayó que los detalles del posible acuerdo deben permanecer confidenciales para permitir que el trabajo avance.
    El Gabinete de Guerra ya ha discutido el posible acuerdo, aunque deberá examinar detenidamente las condiciones generales.
    Mientras tanto, el líder centrista Yair Lapid ha dicho que está dispuesto a entrar en el gobierno proporcionando "una red de seguridad" si la derecha radical de los ministros Itamar Ben Gvir (Poder Judío) y Bezalel Smotrich (Sionismo Religioso) abandonaran la coalición mayoritaria. Es "irresponsable" un acuerdo con Hamás que de alguna manera detenga el conflicto y prevea la retirada del ejército.
    En el día 117 de la guerra, Israel continuó sus operaciones en toda la Franja pero especialmente en el sur. En un ataque aéreo dirigido a Rafah, a dos pasos de Egipto, un coche fue alcanzado y murieron cuatro personas a bordo. Entre ellos - según el portavoz militar israelí - se encuentra un "importante cambista, al servicio de la Yihad Islámica". Mientras tanto, en Gaza, el número de muertos sigue aumentando: el Ministerio de Sanidad de Hamás, que no distingue entre civiles y milicianos, habla de 26.900 víctimas y 65.949 heridos: en las últimas 24 horas han muerto 150.
    La Franja se ha vuelto "inhabitable", denunció la ONU, cuyas estimaciones hablan de la mitad de los edificios de Gaza dañados, mientras que la OMS denuncia que la "población se muere de hambre". UNICEF ;;dijo que en la Franja hay aproximadamente 19.000 niños quedaron huérfanos o solos sin ningún adulto que los cuidara.
    Pero Netanyahu arremete una vez más contra la ONU, acusando a la UNRWA de estar "totalmente infiltrada por Hamás".
    En tanto, la tensión sigue siendo alta en el Mar Rojo, donde los hutíes han anunciado que "las fuerzas navales han lanzado misiles navales contra el destructor estadounidense USS Gravely". En cambio, la coalición angloamericana bombardeó posiciones militares en la región norte de Saada, un bastión de las propias fuerzas hutíes. (ANSA).