Ex rehenes: "Mujeres vestidas de muñecas y violadas en túneles"

"Los varones capturados también sufrieron abusos", contaron ex prisioneros ante la Knesset

Ex rehenes:
Ex rehenes: "Mujeres vestidas de muñecas y violadas en túneles" (foto: EPA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Aldo Baquis - Dramáticas denuncias de abusos sexuales sistemáticos practicados por Hamás contra rehenes israelíes, hombres y mujeres, en los túneles donde fueron mantenidos prisioneros durante más de 100 días llegaron hoy a un comité de la Knesset (Parlamento) provenientes de ex prisioneros que regresaron a la libertad en noviembre.
    De testimonio en testimonio, la atmósfera se volvió cada vez más seria y el sentido de urgencia de una intervención que los llevaría a casa aún más dramático.
    "En este momento -exclamó Shir Siegel, cuya madre estuvo secuestrada durante 50 días- alguien está siendo violada en un túnel. ¿Dónde está la gente que realmente importa? ¿Por qué los miembros del gabinete no están aquí para escuchar?".
    En el transcurso de la audiencia, organizada por un grupo de diputados decididos a seguir de cerca la suerte de los más de 130 rehenes todavía cautivos en Gaza, se proporcionó un marco según el cual la violencia sexual generalizada y sistemática practicada por miembros de Hamás el pasado 7 de octubre contra los participantes del festival Nova y entre los miembros de los kibutz fronterizos fueron solo el comienzo de una especie de tortura que continuaría incluso en sus escondites, por encima y por debajo de la tierra de Gaza.
    Pero mientras el 7 de octubre los propios miembros de Hamás divulgaron en la red imágenes en vivo de las violaciones que estaban cometiendo, solo ahora -a partir de los testimonios de los ex prisioneros- es posible tener una imagen de los abusos durante los meses de custodia de los prisioneros israelíes.
    "Lo vi con mis propios ojos", dijo Aviva Siegel, la madre de Shir, que estuvo cautiva en Gaza desde el 7 de octubre hasta finales de noviembre y cuyo marido Keith permanece como rehén.
    "Para mí, las jóvenes cautivas eran como mis hijas. Los terroristas les trajeron ropa inapropiada, ropa de muñecas, y las convirtieron en sus muñecas. Marionetas con las que podías hacer todo lo que quisieras, cuando quisieras".
    "Incluso ahora, casi no respiro. Es como si me quedara allí -prosiguió la mujer-. Los jóvenes también fueron abusados, como las niñas. Tal vez no queden embarazadas, pero también ellos fueron reducidos a marionetas".
    Otro testimonio fue el de Chen Golstein Almog, que fue puesto en libertad en noviembre.
    En una entrevista televisiva dijo que, cuando estaba en Gaza, se enteró de chicas de 19 años aisladas en cautiverio que habían sido "violadas, abusadas e incluso heridas".
    Su hija Agam, de 17 años, estaba con ella en cautiverio.
    Durante 50 días prácticamente no cerró los ojos por miedo a ser atacada después de que uno de los carceleros le prometiera que "le encontrarían un marido en Gaza".
    Hoy, en la Knesset, Chen Goldstein Almog dijo que "hay chicas que no han menstruado desde hace mucho tiempo. Y tal vez por eso deberíamos rezar: que el cuerpo las proteja para que, Dios no lo quiera, no queden embarazadas". Mientras todavía estamos esperando saber si los medicamentos que les enviaron a través de una iniciativa de Qatar y Francia llegaron realmente a los rehenes, el debate de hoy puso de relieve la necesidad de enviar pastillas abortivas a los rehenes israelíes.
    Algunos diputados también mencionaron la posibilidad de autorizar abortos de último mes para las mujeres rehenes cuando regresen a Israel.
    "Debemos traer a todos los rehenes a casa lo antes posible", coincidieron los participantes. (ANSA).