Pascua, tradición y consumo de más calidad

Más cabrito y cordero. Cacao caro, retroceso de los huevos

Tradiciones gastronómicas de Pascua, menos consumo en Italia pero de mayor calidad (foto: ANSA)
Tradiciones gastronómicas de Pascua, menos consumo en Italia pero de mayor calidad (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - La tradición vuelve triunfante a las mesas italianas preparadas para Semana Santa. Y delicias artesanales de calidad se imponen. Domina la consigna de que menos (en cantidad) es mejor (en calidad), pero se trata de un juego también para evitar los efectos de la inflación.
    Una inflación que afecta en primer lugar al precio del pescado. El mal tiempo de los últimos días en Italia ha reducido considerablemente la cantidad y la variedad en los mostradores, alimentando aún más el aumento de los costos y, por tanto, de la elección, que se limitará principalmente a los alimentos bajos en grasas en Viernes Santo y para una minoría de consumidores fieles.
    Esto se desprende de una encuesta de CNA Agroalimentare, la cámara de empresas alimentarias, sobre el consumo gastronómico para las próximas fiestas.
    Lo salado y lo dulce están unidos por algunas tendencias: tradicional y artesanal. Para simbolizar la renovación de las tradiciones culinarias, emerge el consumo de cordero y cabrito, consumo impulsado por la orientación de muchos jóvenes chefs, que están incluyendo la oveja en los menús de sus restaurantes, aunque las familias ahora tienen que lidiar con el aumento de los precios.
    Lasaña en diversas variantes y pasta rellena, tal vez de un laboratorio artesanal, competirán por el liderazgo de los primeros platos, señala CNA Agroalimentare, pero las sopas en caldo de pollo siguen siendo las preferidas en varios territorios.
    Los huevos de distintos tipos, los embutidos (por ejemplo, Corallina) y los quesos típicos (empezando por el pecorino) tendrán a su vez un papel importante en esta Pascua, rodeados de verduras como alcachofas, achicoria, espárragos, habas, espinacas y acelgas.
    Pasando a los postres, las palomas (los tradicionales panes dulces de esta época, "colomba pasquale" en italiano)y los huevos de chocolate y otros productos, sobre todo en las versiones clásicas creadas por pasteleros y panaderos, aparecerán en casi todas las familias, evidentemente de diferentes tamaños y sorpresas según la disponibilidad económica.
    Pero este año son las palomas las que triunfan sobre los huevos de chocolate, gracias al aumento exponencial del precio del cacao, que ha ascendido a 10 mil dólares o más por tonelada.
    Así, por un tema de valores, el postre horneado estará en las mesas de siete u ocho familias italianas de cada diez.
    Mientras, los huevos de chocolate se detendrán en cinco o seis familias.
    La pastiera napolitana se está convirtiendo en un postre nacional y también abre el camino a dos pasteles salados como el casatiello y el cortano, junto con pizzas de queso regionales en diferentes formatos, como los calascioni ciociari y la torta pasqualina de Liguria con alcachofas. Mientras que entre los postres regionales, la fugasa veneciana, la crescia de las Marcas, la escarcha de Apulia, los corderos en pasta de almendras de Apulia y Sicilia, entre otros, amplían su espacio.
    (ANSA).