Chiara Ferragni apela la millonaria multa

Medida "ilegítima por falta de investigación y motivación"

Chiara Ferragni, acción judicial contra la dura multa que recibió (foto: ANSA)
Chiara Ferragni, acción judicial contra la dura multa que recibió (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - La famosa influencer italiana Chiara Ferragni interpuso hoy un recurso de apelación ante el Tribunal Administrativo Regional del Lacio contra la medida por la cual, en diciembre pasado, fue sancionada con una multa de más de un millón de euros por una supuesta publicidad engañosa relacionada con la venta de "Pandoro Pink Christmas", un budín dulce tradicional navideño.
    La noticia, confirmada por fuentes del entorno de Ferragni, fue anticipada hoy por el periódico Messaggero. Según trascendió, el recurso no contiene ningún pedido cautelar de suspensión.
    Luego de la presentación, por lo tanto, se identificará la audiencia en la que se discutirá el fondo y se decidirá directamente con la solicitud de cancelación de la medida sancionadora o, alternativamente, en el caso de aceptación parcial del recurso, la redefinición.
    Las sociedades de Ferragni, Fenice y Tbs Crew, fueron sancionadas en diciembre pasado a pagar una multa de más de un millón de euros, junto a la empresa de productos de alimentación Balocco, que deberá pagar 420.000 euros, por una "práctica comercial incorrecta", tal como ha hecho público la Autoridad Garante de la Competencia y el Mercado (AGCOM) de Italia.
    Las empresas, que hicieron una colaboración conjunta, "dieron a entender a los consumidores que, al comprar el pandoro (un dulce tradicional navideño) de Balocco con el nombre Ferragni contribuirían a una donación al Hospital Regina Margherita de Turín para adquirir una nueva maquinaria para el tratamiento terapéutico de niños con osteosarcoma y sarcoma de Ewing.
    La donación en cuestión fue de 50.000 euros y ya había sido realizada por Balocco meses antes, mientras que las empresas vinculadas a Chiara Ferragni recaudaron más de un millón de euros gracias a esta iniciativa.
    Según abogados, no hubo "una consideración cuidadosa del contrato de licencia, que regulaba la donación en cuestión como una obligación contractual convencionalmente impuesta a Balocco".
    Tampoco hubo "una consideración cuidadosa del contrato de licencia, que regulaba la donación en cuestión como una obligación contractual convencionalmente impuesta a Balocco".
    En sustancia, para los recurrentes no se examinó la cláusula contractual que regula el vínculo entre la venta y la donación (al hospital Regina Margherita de Turín, ndr.), lo que creó el carácter engañoso de la práctica sin cuestionar en lo más mínimo las obligaciones contractuales que mantenían realmente entre las partes".
    Además, los abogados cuestionan el carácter engañoso de la práctica comercial alegando que "el contrato estipulado entre Fenice y Balocco preveía expresamente una correlación entre las ventas y la donación, sin indicar que esta última debía ser proporcional a las ventas, e incluía la donación en el marco de una operación comercial que evidentemente apuntaba precisamente a las ventas y en general fue impulsada por ellas".
    Según los recurrentes, "no se tuvo en cuenta el atractivo de la marca 'Ferragni' para sus consumidores objetivo" o se ignoró la posibilidad de que "la elección de los consumidores de comprar el pandoro 'de diseño' estuviera impulsada exclusivamente por la fuerza de la marca" .
    Codacons decidió intervenir ante el Tribunal Administrativo Regional del Lacio con el recurso administrativo de Chiara Ferragni y la sociedad Balocco anunciado ayer y destinado a impugnar las medidas antimonopolio en relación con la iniciativa "Pandoro Pink Christmas".
    Así lo informó la propia Asociación de Consumidores.
    "Rechazamos plenamente las absurdas tesis de defensa de la influencer -afurna Codacons - y durante el recurso pediremos a los jueces del TAR que condenen a Ferragni a compensar a todos los compradores del "Pandoro Pink Christmas".
    "Chiara Ferragni se contradice y comete un nuevo error grave: en el famoso vídeo publicado en las redes sociales tras la multa antimonopolio, la influencer se disculpó y admitió sus errores, prometiendo atesorarlos y reconociendo que 'había cometido un error de comunicación, debido a 'un control insuficiente sobre la comunicación'". (ANSA).