Inter sin rivales en el "Calcio"

Derrotó al ascendente Bologna y se encamina rumbo al "scudetto"

Inter no para de ganar (foto: ANSA)
Inter no para de ganar (foto: ANSA)

   (ANSA) - BOLOGNA, 9 MAR - Inter dio un paso más hacia la conquista del "scudetto" al derrotar hoy por 1-0 a domicilio a la ascendente Bologna en el partido saliente de la vigésimo octava fecha del campeonato, pues le sacó 18 puntos de ventaja a la escolta Juventus cuando restan diez jornadas para el final.
    El "nerazzurro" de Simone Inzaghi ni siquiera necesitó del argentino Lautaro Martínez, capitán y máximo artillero del torneo que hoy vio el partido desde el nanco de suplentes, para doblegar al "azulgrana" del ítalo-brasileño Thiago Motta, que llegaba precedido por una racha de seis victorias en fila.
    Bologna sólo había sufrido una derrota hasta hoy en el estadio Renato Dall'Ara, el 21 de agosto por la primera fecha y frente al Milan, cuyo clásico rival le asestó hoy la segunda con un gol del alemán Yann Aurel Bisseck a los 37' de un partido que se jugó a cancha llena ante unos 30 mil aficionados.
    Inter preservó hoy a algunos de sus titulares pensando en la revancha que jugará el miércoles en casa del Atlético Madrid, al que derrotó también por la mínima en el duelo de ida disputado en Milán, por el pasaje a los cuartos de final de una Champions League en la cual es el actual subcampeón.
    El equipo de Inzaghi sumó su decimotercer triunfo en fila, décimo en un campeonato en el que no parece tener rivales camino a ocupar el trono que hoy ocupa Napoli, pues hoy se desembarazó de uno de los escollos más duros que le quedan rumbo al título.
    Bologna no pudo detener la marcha de este "acorazado" que sólo sabe ganar y que hoy vengó la "afrenta" ante un equipo que le sacó un empate como visitante (2-2) en la primera ronda y que, tras haberlo amargado hace dos años, cuando lo derrotó allanándole el camino a Milan al "scudetto", repitió en la temporada anterior en San Siro y dejando a Inzaghi al borde del nocaut.
    El equipo de Motta (que integró el plantel "nerazzurro" que logró la triple corona en 2010 al mando del portugués José Mourinho), además, fue verdugo de Inter en diciembre, cuando lo superó también en Milán por 2-1 y lo eliminó de la Copa Italia en octavos, antes de caer eliminado por penales frente a Fiorentina en cuartos de final.
    Esta vez, Bologna no pudo repetir y fue Inter el que festejó confirmando que está en estado de gracias y recuperando "soldados" para el tramo final de la temporada como el turco Hakan Calhanoglu y el francés Marcus Thuram, que hoy sumaron minutos jugando desde el inicio.
    Ambos dejaron la cancha a los 61' y a los 66' para que ingresasen el albanés Kristjan Asllani y el austríaco Marko Arnautovic, autor del gol del triunfo frente a un Atlético Madrid que hoy cayó por 2-0 ante el Cádiz por la Liga Española.
    Thuram y Arnautovic se alternaron un lugar en el ataque de un Inter que tuvo desde el principio y hasta el final al chileno Alexis Sánchez, que preservó como se dijo a Martínez y que ensayó otras variantes buscando regular las energías.
    Bologna salió decidido a llevarse por delante al primero de la clase y monopolizó la tenencia del balón que Inter le cedió, aunque sin concederle demasiado como para que llegase con peligro sobre el arco del suizo Yann Sommer, salvo por un tiro de esquina ejecutado por el belga Alexis Saelemaekers que el danés Victor Kristiansen no logró convertir en riesgo gracias a la rápida intervención del brasileño Carlos Augusto.
    La presión de Inter hizo que Bologna se equivocase más de lo habitual y el visitante empezó a llegar con más fluidez a la valla del polaco Lukasz Skorupski, en una de ellas tras una pelota perdida por Kristiansen que Thuram capturó para habilitar a Nicoló Barella, quien falló mano a mano con el arquero local, mientras que Matteo Darmian rondó el gol con un remate apenas ancho poco después.
    Por eso no extrañó que Bisseck abriera el marcador tras una incursión de Alessandro Bastoni, cuyo centro anticipó de cabeza el alemán para decretar el 1-0.
    Sin más emociones se fueron al descanso, al regreso del cual Bologna volvió a hacerse dueño del partido y generó las primeras situaciones de riesgo para el arco de Sommer, primero con un remate del austríaco Stefan Posch que se fue junto al poste, después con un taco del danés Jens Odgaard y finalmente con dos llegadas del neerlandés Joshua Zirkzee, que fueron conjuradas por la defensa de Inter.
    Con Inter tratando de regular energías, el equipo de Motta volvió a llegar con peligro con un remate del escocés Lewis Ferguson, pero luego se repitió con centros desde los laterales que confirmaron que el líder del campeonato tiene, además, la mejor defensa del torneo que le permitió sostener la ventaja mínima y, cuando falla, Sommer está para conjurar el peligro, como lo hizo en un mano a mano con Zirzkee que pareció encandilado por el arquero.
    El neerlandés, con un remate alto, tuvo la última del partido en el que también contó con una opción de gol el argentino Santiago Castro, recién arribado al Bologna que hoy lo reemplazó a los 79', aunque no bastó para restarle al menos un punto al equipo de Inzaghi, que sigue su marcha a paso firme y podría llegar consagrado a la trigésimo tercera fecha, cuando jugará el Derby della Madonnina frente al Milan.
    El trono hoy lo sigue ocupando un Napoli que sólo pelea por tratar de meterse en zona de clasificación a la Champions, objetivo principal de este Bologna que lo recibirá en la próxima fecha y que a pesar de la derrota se mantiene firme en el cuarto puesto que otorga el último pasaje a la próxima edición del torneo continental (los 51 puntos cosechados lo ponen a salvo de Roma y de Atalanta, que suman 47 y 46 en cada caso). (ANSA).