Bologna no para de ganar

Venció a Hellas Verona en adelanto y escaló al cuarto puesto

Bologna venció a Hellas y se metió en zona de Champions (foto: ANSA)
Bologna venció a Hellas y se metió en zona de Champions (foto: ANSA)

    (ANSA) - BOLOGNA, 23 FEB - Bologna se confirmó como la gran revelación del campeonato italiano al superar hoy por 2-0 de local a Hellas Verona en el partido que abrió la vigésimo sexta fecha, en la que sumó su quinta victoria en fila y escaló al cuarto puesto que otorga el último pasaje a la próxima Champions.
    Unos 26 mil aficionados del "azulgrana" vivieron hoy una nueva noche mágica en el Estadio Renato Dall'Ara, donde el equipo del ítalo-brasileño Thiago Motta se confirmó como el más efectivo jugando de local y se impuso con goles Giovanni Fabbian a los 27' y del suizo Remo Freuler a los 65'.
    Ahora son 11 de las 13 victorias en el torneo las que Bologna conquistó en su estadio, donde cosechó 35 de los 48 puntos que disputó y que le permiten superar en ese rubro inclusive al líder Inter, que en el Giuseppe Meazza conquistó cuatro menos, aunque manda en la cima con 63 unidades.
    Con 48 quedó el equipo de Motta, que se puso a cuatro de distancia de un Milan que lo precede con un partido menos y tres por encima de un Atalanta que debe no sólo el partido de esta fecha (ante Milan justamente el domingo en San Siro) sino el postergado por la vigésimo primera con Inter, que completará el miércoles en ese mismo escenario.
    "Estamos jugando por algo más grande que nosotros", advertía el entrenador de un Bologna que sumó hoy a Hellas Verona a su lista de "víctimas" tras superar a Sassuolo, a Lecce, a Fiorentina (en un partido pendiente también de aquella vigésimo primera fecha) y a Lazio el pasado domingo en el Estadio Olímpico de la capital.
    Esta tarde-noche fue Fabbian, mediocampista de 21 años, quien celebró su cuarto gol en el torneo y allanó el camino hacia un nuevo triunfo al capitalizar un remate de Riccardo Orsolini, uno de los artilleros del equipo con nueve festejos, los mismos que el neerlandés Joshua Zirkzee, hoy también titular.
    El segundo de Bologna y el primer de Freuler en el campeonato llegó cuando promediaba el complemento al aprovechar otra desinteligencia del visitante en un tiro de esquina en el que chocaron el colombiano Juan Cabal y el arquero Lorenzo Montipó en su desesperación por despejar el balón y le dejaron servido el balón.
    Fue el golpe de gracia para el Hellas Verona de Marco Baroni, que no logró reaccionar como para intentar un empate que lo hubiese sacado de la zona de descenso, pues comparte el antepenúltimo puesto con Sassuolo, que tiene mejor diferencia de goles y mañana recibirá a Empoli en un duelo directo por la permanencia.
    Lo celebró el Dall'Ara, que se ilusiona con la posibilidad de disputar la Champions y que hoy recibió al delantero argentino Santiago Castro, arribado desde Vélez Sarsfield a cambio de 12 millones de euros y tras haber disputado el Preolímpico en Venezuela, donde la selección "albiceleste" de Javier Mascherano logró el pasaje a París junto con Paraguay y eliminó a Brasil.
    El partido se rompió hoy casi de inmediato como el árbitro Rosario Abisso, quien debió ser reemplazado a los 4' por Giacomo Camplone después de lesionarse, situación que obligó a interrumpir las acciones durante al menos ocho minutos.
    La pausa pareció entonar a Hellas Verona, que llegaba precedido por sendos empates frente a Monza y Juventus e intentó romper el equilibrio, pero no encontró los espacios que Bologna se encargó de cerrarle y tras asestarle la primera estocada estuvo cerca de aumentar su ventaja con el escocés Lewis Ferguson y con Orsolini primero y luego con el suizo Dan Ndoye, en tiempo adicionado, pero chocaron con Montipó, quien se rehizo así del papelón previo.
    Al regreso del descanso lo tuvo casi de inmediato el neerlandés Sam Beukema, cuyo remate se fue desviado a centímetros del poste y hubo que esperar hasta los 64' para presenciar otra jugada de riesgo, esta vez en favor de la visita, cuando el arquero polaco Lukasz Skorupski le regaló el balón a Tomas Suslov, pero el eslovaco le devolvió la gentileza y falló con el arco a su disposición.
    Bologna tomó nota y respondió un minuto después con un pase de Fabbian que le permitió a Freuler "ajusticiar" a Montipó con una especie de penal en movimiento para cerrar el partido y demoler las esperanzas de un Verona que pudo haber sufrido una derrota más abultada si el autor del primer gol no malograba poco después la chance de celebrar su doblete.
    No tuvo respuestas el visitante ni siquiera con los cambios con los que Baroni intentó revitalizar a sus dirigidos y Bologna se dedicó a regular el ritmo de un partido sentenciado demostrando que aprendió la lección de los puntos que resignó frente a Udinese, Cagliari (ambos con derrota) y Genoa (con empate), duelos también en los que sus rivales se cerraron atrás y terminaron amargándole la tarde.
    Hoy no fue así y el equipo de Motta escala y se entusiasma junto con sus aficionados, que le rogaron a coro por la clasificación a las próximas Copas europeas, un objetivo que cada partido se hace más palpable. (ANSA).