Osimhen al rescate

Con gol del nigeriano, Napoli igualó con Barcelona en debut de Calzona

Osimhen restacó al Napoli del incendio (foto: ANSA)
Osimhen restacó al Napoli del incendio (foto: ANSA)

   (ANSA) - NAPOLES, 21 FEB - El regreso del artillero nigeriano Victor Osimhen resultó clave hoy para que el estreno de Francesco Calzona como técnico del Napoli no fuese con derrota frente al Barcelona en el duelo de ida por los octavos de final de la Champions League.
El "capocannoniere" del "Calcio" en la pasada temporada, que se reintegró al plantel tras disputar la final de la Copa Africana de Naciones que Nigeria perdió con la anfitriona Costa del Marfil, le permitió al último campeón de Italia igualar al menos en un gol con el último campeón de España.
"La serie está 50-50", advertía en la previa Xavi Hernández, entrenador del "blaugrana" que manejó los tiempos del partido en el que los de Calzona parecían no hacer pie en la cancha, pero que a partir del empate se animaron y casi celebran en los últimos minutos, aunque también pudo hacerlo Barcelona.
El gol a los 60' del polaco Robert Lewandowski presagiaba una victoria del visitante incluso más abultada que amenazaba con sentenciar la serie, pero la aparición en escena de Osimhen le devolvió el alma al Napoli y a los cerca de 50 mil aficionados que colmaron el Estadio Diego Maradona.
El equipo italiano se había retirado silbado por su público el fin de semana tras un agónico empate con Genoa en el campeonato, situación que forzó la salida de Walter Mazzarri y su reemplazo por Calzona, tercer entrenador en esta temporada que vio pasar también al francés Rudi Garcia.
El ex ayudante de campo en Napoli tanto de Maurizio Sarri (actual DT de Lazio), como de Luciano Spalletti (hoy conductor de la selección "azzurra"), debutó hoy como entrenador del campeón del "Calcio", que a su mando inició "un nuevo camino", como él mismo lo definió en la víspera tras dirigir su primera práctica.
Pese a conocer al plantel, el nuevo entrenador no tuvo tiempo suficiente como para darle su impronta a este Napoli que poco se parece al de la pasada temporada, ni operar un "milagro", como algunos le habrán pedido seguramente a San Gennaro y hasta al propio Maradona.
Más aún cuando la pelota empezó a rodar y el último campeón del "Calcio" se vio rápidamente superado por un más aceitado Barcelona, que poco a poco se adueñó del balón y del trámite del partido generando las primeras llegadas del riesgo sobre el arco de Alex Meret.
Napoli no lograba responder y lucía temeroso y sin ideas como para contrarrestar el predominio de su rival, que en los primeros 20 minutos manejó el partido a placer y no le permitió al dueño de casa superar la línea del mediocampo.
Pero esa superioridad en el juego no logró traducirla en goles, aún cuando contó con dos situaciones como para ponerse en ventaja, ambas conjuradas por Meret, que logró desviar con el pie un disparo de Lewandowski y un minuto después debió intervenir ante un remate del turco-germano Ilkay Gundogan.
Era todo del Barcelona frente a un Napoli que no salía del apremio y que cuando intentaba avanzar terminaba cediendo a la presión del visitante, escenario que se extendió al menos hasta la media hora de juego, cuando el anfitrión logró al menos adelantarse unos metros en la cancha.
No fue suficiente como para generar riesgo ante la valla del alemán Marc-André Ter Stegen, bien defendida por la línea de cuatro defensores que ensayó Xavi y que logró adelantarse a tiempo para dejar constantemente en posición fuera de juego a los delanteros del Napoli.
Por ese motivo, el equipo de Calzona terminó haciéndose previsible, lento y carente de sorpresa, facilitándole las cosas a un Barcelona que se fue al descanso con la sensación de saberse superior.
Al regreso del mismo, el equipo catalán logró plasmar esa supremacía en el marcador con un pase filtrado de Pedri para un Lewandowski que entre varios rivales sacó un remate rasante que se coló junto al poste del arco de Meret, confirmando que el polaco se encuentra en estado de gracia.
Una hora de juego se había cumplido, lo que tardó el "blaugrana" en confirmar que era mejor que un Napoli que necesitó de ese cachetazo para reaccionar y, en desventaja, salió a jugársela como debió haberlo hecho desde el inicio.
Y fue Osimhen, quien estaba a punto de ser reemplazado, la bandera de esa remontada, cuando tras un pase del camerunés André Zambo Anguissa la sangre africana apareció en escena para que el equipo de Calzona emparejase el marcador y se animase a más.
Después del gol del empate, que llegó a los 75' de juego, el DT sí decidió reemplazar al delantero por el argentino Giovanni Simeone, quien saltó al ruedo a los 77' para que el nigeriano dejase el campo de juego ovacionado.
Los ingresos también del marfileño Hamed Traoré y del danés Jasper Lindstrom en el mediocampo y de Giacomo Raspadori para acompañar al "Cholito" en ataque parecieron revitalizar al Napoli, que con piernas frescas fue por más y generó situaciones buscando revertir el marcador, pero con más ímpetu que ideas.
Un rasgo que sorprendió a un Barcelona insólitamente desorientado y que premió el público local, que esta vez despidió con aplausos al equipo en lugar de silbidos y que seguramente se ilusiona con asegurar el pasaje en la revancha del 12 de marzo en el Camp Nou.
Calzona (que también dirige a la selección de Eslovaquia) superó el primer examen que rindió apenas iniciado su ciclo con un empate con sabor a triunfo por como se dio el partido y por el escaso tiempo que tuvo para prepararlo tras asumir hace apenas 24 horas.
Barcelona, que llegaba precedido por un triunfo en campo de Celta de Vigo y marcha tercero en la Liga Española que lidera Real Madrid, no supo liquidarlo y dejó pasar una buena chance como para ir asegurando el pasaje a cuartos en un torneo en el que hace años no celebra y lo hizo por quinta y última vez en la temporada 2014-15.
En el otro duelo que completó la jornada de ida de los octavos de final, Porto (campeón en 1987 y 2004) logró un triunfo por la mínima como local en el Estadio do Dragão frente al Arsenal (subcampeón en 2006 en su única final en el torneo) gracias a un gol del brasileño Wenderson Galeno en el cuarto minuto adicionado. (ANSA).