Clamor de Francisco: "Paz para pueblos agotados por el hambre y la opresión"

"Gracias por los buenos deseos y los mensajes de cercanía"

El Papa Francisco, una Semana Santa ardua (foto: ANSA)
El Papa Francisco, una Semana Santa ardua (foto: ANSA)

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO - El Papa, en su alocución previa al rezo mariano del Regina Coeli, invitó a alimentar la alegría de la Resurrección, "encontrando a Cristo en la Eucaristía, en su perdón, en la oración y en la caridad vivida, anunciándolo y dando testimonio de esta alegría", al tiempo que también evocó a los pueblso que sufren el hambre, la guerra y la opresión.
    Francisco llamó hoy a compartir la alegría, al evocar la resurrección de Jesús, en otro de los ritos de Semana Santa.
    "Compartir alegría es una experiencia maravillosa, que aprendemos desde pequeños: pensamos en un niño que saca una buena nota en el colegio y no ve la hora de mostrárselo a sus padres, o en un joven que consigue sus primeros éxitos deportivos o en una familia en la que nace un niño", apuntó.
    "Intentemos recordar, cada uno de nosotros, un momento tan feliz que incluso era difícil expresarlo con palabras, pero que queríamos contar a todos inmediatamente!", expresó Francisco en el Regina Caeli, la oración mariana que sustituye al Angelus durante el tiempo pascual. Lo sostuvo al comentar la alegría de las mujeres que fueron las primeras testigos de la resurrección de Jesús.
    "En la mañana de Pascua, las mujeres viven esta experiencia, pero de una manera mucho mayor. Por qué? Porque la resurrección de Jesús no es solo una noticia maravillosa o el final feliz de una historia, sino algo que cambia nuestras vidas completamente y para siempre! Es la victoria de la vida sobre la muerte, de la esperanza sobre el desaliento", observó el Papa.
    Según el Pontífice, "la alegría de la Resurrección no es algo lejana. Es muy cercana, es nuestra, porque nos fue dada el día del Bautismo". "No renunciemos a la alegría de la Pascua!", añadió, y "la alegría aumenta cuando se comparte", afirmó.
    "Renuevo a todos mi saludo pascual y agradezco sinceramente a quienes de diversas maneras me han enviado mensajes de cercanía y oración", apuntó luego.
    "Que el don de la paz del Señor resucitado llegue a estas personas, familias y comunidades - añadió el Pontífice -. Y quisiera que este don de la paz llegue donde más se necesita: a las poblaciones agotadas por la guerra, por el hambre, por toda forma de opresión." Según la Gendarmería vaticana, alrededor de 12.000 fieles estuvieron presentes en la Plaza de San Pedro para el recitado del Regina Caeli, informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
    (ANSA).