El Papa preside la Vigilia Pascual

Complicado Triduo de Pascua para Francisco.

El papa Francisco preside la Santa Misa en la Vigilia Pascual en la basílica de San Pedro. (foto: ANSA)
El papa Francisco preside la Santa Misa en la Vigilia Pascual en la basílica de San Pedro. (foto: ANSA)

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, por Fausto Gasparroni - Después de renunciar ayer por la tarde a último momento a asistir al Vía Crucis en el Coliseo, cansado de la larga Celebración de la Pasión en la Basílica y, sobre todo, deseoso de no exponerse al frío y a la humedad de la tarde, el Papa Francisco presidió la Vigilia. como estaba previsto esta tarde de Pascua en San Pedro.
    Aunque su voz era a veces débil y su ritmo un poco laborioso, también leyó su homilía, en la que es también la celebración más larga y solemne de todo el año litúrgico. Un ulterior signo positivo, en este Triduo pascual "complicado" para el pontífice, es el que en estos días todo el mundo está dispuesto a evaluar su estado de "cansancio" o de buena salud.
    La liturgia del Sábado Santo, en la que se celebra la Resurrección de Cristo, incluyó esta tarde la impartición de los sacramentos de la iniciación cristiana -bautismo, confirmación y primera comunión- a ocho catecúmenos adultos: cuatro italianos, dos coreanos, un japonés y un albanés. Y Francisco, que llegó en silla de ruedas y luego se sentó en el sillón frente al Altar de la Confesión (dominado por el andamio para la restauración del Baldaquino), parece haber afrontado bien la duración y la complejidad del ritual.
    Lo que también es un buen augurio para los próximos compromisos que esperan al Papa en un futuro próximo: mañana por la mañana a las 10 hora local la misa del Domingo de Pascua en la Plaza de San Pedro, y a las 12.hora local el Mensaje Pascual y la Bendición "Urbi et Orbi" desde la galería central de la basílica.
    Probablemente la decisión de descansar anoche, tomada a último momento "para preservar la salud en vista de la Vigilia de mañana y de la Santa Misa del Domingo de Resurrección", según comunicó la Sala de Prensa del Vaticano, favoreció un menor estrés físico y una mejor prevención de las dolencias estacionales, que recientemente han perseguido al pontífice de 87 años. Además, el año pasado Francisco también había abandonado el Vía Crucis en el Coliseo, debido al "frío intenso", aunque con mayor preaviso a partir de primera hora de la tarde.
    "A veces sentimos que una lápida ha sido colocada pesadamente a la entrada de nuestro corazón, sofocando la vida, apagando la confianza, aprisionándonos en la tumba de los miedos y de las amarguras, bloqueando el camino hacia la alegría y la esperanza", dijo el Papa en la homilía de esta noche. .
    "Son 'piedras de la muerte' -subrayó- y los encontramos, a lo largo del camino, en todas aquellas experiencias y situaciones que nos roban el entusiasmo y la fuerza para seguir adelante: en el sufrimiento que nos afecta y en la muerte de los seres queridos, que dejan en nosotros vacíos insalvables; en los fracasos y miedos que nos impiden hacer las cosas buenas que tenemos en el corazón; en todos los cierres que frenan nuestros arrebatos de generosidad y no nos permiten abrirnos al amor; en los muros de goma del egoísmo y la indiferencia, que rechazan el compromiso de construir ciudades y sociedades más justas y a escala humana; en todos los anhelos de paz rotos por la crueldad del odio y la ferocidad de la guerra".
    Según el pontífice, "cuando experimentamos estas decepciones, tenemos la sensación de que muchos sueños están destinados a hacerse añicos y también nosotros nos preguntamos con angustia: ¿Quién quitará la piedra de nuestra tumba?".
    Pero la Pascua de Cristo es "la victoria de la vida sobre la muerte, el triunfo de la luz sobre las tinieblas, el renacimiento de la esperanza entre los escombros del fracaso. Es el Señor, Dios de lo imposible, quien, para siempre, ha quitado la piedra y ha comenzado para abrir nuestras tumbas, para que la esperanza no tenga fin".
    "A partir de ese momento -añadió-, si nos dejamos llevar de la mano de Jesús, ninguna experiencia de fracaso y de dolor, por mucho que nos duela, podrá tener la última palabra sobre el sentido y el destino de nuestra vida". A partir de ese momento, "si nos dejamos atrapar por el Resucitado, ninguna derrota, ningún sufrimiento, ninguna muerte podrá detener nuestro camino hacia la plenitud de la vida".
   

Tags relacionadas