"Jesús crucificado se ve en los cristos humillados de hoy"

Meditaciones de Francisco para el Via Crucis.

El Papa en la cárcel de Rebibbia, en Roma, donde lavó los pies de reclusas. (foto: ANSA)
El Papa en la cárcel de Rebibbia, en Roma, donde lavó los pies de reclusas. (foto: ANSA)

(ANSA) CIUDAD DEL VATICANO - El Papa Francisco rezará esta noche en el Vía Crucis en el Coliseo por quienes sufren por la guerra, por los "muchos Cristos" víctimas de la prepotencia, por las mujeres postergadas y los "ancianos descartados", entre otros temas, según las meditaciones escritas por el propio Pontífice adelantadas por el Vaticano.
    Es posible ver hoy a Jesús crucificado "en los cristos humillados por la prepotencia y la injusticia, por ganancias inicuas hechas a expensas de otros bajo la indiferencia general", destaca Francisco.
    "Ahora entiendo tu insistencia en identificarte con los necesitados: tú estuviste encarcelado; tú, extranjero, llevado fuera de la ciudad para ser crucificado; tú estuviste desnudo, despojado de tus vestiduras; tú, enfermo y herido; tú, sediento en la cruz y hambriento de amor. Haz que te vea en los que sufren y que vea a los que sufren en ti, porque tú estás ahí, en aquellos que son despojados de dignidad", es la oración del Papa.
    También hay una oración por aquellos que son ofendidos en las redes sociales entre las meditaciones del Vía Crucis escritas por el Papa. "Jesús, muchos siguen el bárbaro espectáculo de tu ejecución y, sin conocerte ni conocer la verdad, emiten juicios y condenas, arrojando sobre ti infamia y desprecio".
    "Sucede también hoy, Señor, y ni siquiera se necesita un cortejo macabro: basta con un teclado para insultar y publicar sentencias", subraya el Pontífice.
    En la sexta estación ("Jesús recibe consuelo de Verónica, que le enjuga el rostro") el Papa recuerda que "mientras muchos gritan y juzgan, una mujer se abre paso entre la multitud. No habla: actúa. No insulta: se compadece. Va contracorriente: sola, con el coraje de la compasión, se arriesga por amor, encuentra la manera de pasar entre los soldados solo para darte en el rostro el consuelo de una caricia. Su gesto pasará a la historia y es un gesto de consolación".
    Las mujeres en el Calvario "no tienen voz, pero se hacen sentir. Ayúdanos a reconocer la grandeza de las mujeres, ellas que en Pascua fueron fieles y cercanas a ti, pero que aún hoy son rechazadas, sufriendo ultrajes y violencia", destaca Francisco.
    "Jesús, las mujeres que encuentras se golpean el pecho y lamentan por ti. No se lamentan por sí mismas, sino que lloran por ti, lloran por el mal y el pecado del mundo", es la oración del Papa Francisco en la octava estación ("Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén").
    "Jesús, haz que te reconozca y te ame en los niños no nacidos y en los abandonados, en tantos jóvenes, esperando a alguien que escuche su grito de dolor, en los ancianos descartados, en los detenidos y en los que están solos", en los pueblos más explotados y olvidados", es otra de las oraciones.
    "Jesús, que esta oración de intercesión alcance a las hermanas y hermanos que en muchas partes del mundo sufren persecuciones a causa de tu nombre; aquellos que padecen el drama de la guerra y quienes, encontrando fuerza en ti, llevan cruces pesadas", afirma Francisco en la oración final del Via Crucis.
    "Jesús, con tu cruz nos has hecho a todos uno solo: une en comunión a los creyentes, infunde sentimientos fraternos y pacientes, ayúdanos a colaborar y a caminar juntos; cuida a la Iglesia y al mundo en paz", continúa el Papa en el texto que se leerá esta noche, anticipado por la sala de prensa del Vaticano.
    "Jesús, juez santo que me llamarás por mi nombre, líbrame de juicios temerarios, de chismes y de palabras violentas y ofensivas. Jesús, antes de morir dijiste: 'Todo está cumplido'.
    Yo, en mi incompletud, no podré decirlo; pero confío en ti, porque eres mi esperanza, la esperanza de la Iglesia y del mundo", concluye el Papa. (ANSA).