Las víctimas de abusos deben ser escuchadas, pide el Papa

Recibió a la comisión pontificia de protección a menores.

El Papa lució cansado al llegar hoy a las audiencias que mantuvo.  (foto: ANSA)
El Papa lució cansado al llegar hoy a las audiencias que mantuvo. (foto: ANSA)

(ANSA) CIUDAD DEL VATICANO - "En nuestro ministerio eclesial de protección, la cercanía a las víctimas de abusos no es un concepto abstracto: es una realidad muy concreta, hecha de escucha, intervenciones, prevención, ayuda", dijo hoy el Papa Francisco al recibir a los miembros de la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores.
    "No debe suceder que estos hermanos y hermanas no sean acogidos y escuchados, porque esto puede agravar mucho su sufrimiento, es necesario cuidar de ellos con un compromiso personal, como es necesario que esto se lleve adelante con la ayuda de colaboradores competentes", dijo el Pontífice.
    "Han dedicado tiempo y esfuerzo a completar el Informe anual sobre las políticas y procedimientos de protección en la Iglesia que les pedí que prepararan. No debería ser simplemente un documento más, sino algo para ayudarnos a comprender mejor el trabajo que aún nos espera", agregó.
    "Ante el escándalo de los abusos y el sufrimiento de las víctimas, podemos desanimarnos, porque el desafío de reconstruir el tejido de las vidas rotas y sanar el dolor, es grande y complejo", advirtió Francisco.
    "Pero nuestro compromiso no debe fracasar; de hecho, los animo a seguir adelante, para que la Iglesia sea siempre y en todas partes un lugar donde todos puedan sentirse como en casa y cada persona sea considerada sagrada", añadió.
    Según el Papa, "para vivir bien este servicio debemos hacer nuestros los sentimientos de Cristo, su compasión. Aprendamos también nosotros: no podemos ayudar a otro a llevar sus cargas sin ponerlas sobre nuestros hombros, sin practicar la cercanía y compasión".
    "Todos estamos llamados, en particular las autoridades eclesiásticas - instó luego - a conocer directamente el impacto de los abusos y a dejarnos conmover por el sufrimiento de las víctimas, escuchando directamente su voz y practicando esa cercanía que, a través de acciones concretas, las eleva, las ayuda y prepara un futuro diferente para todos", concluyó Francisco. (ANSA).