Una cordial reunión con Milei de más de una hora

Papa satisfecho con plan económico, dice el presidente.

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO 12 FEB - El papa Francisco recibió en el Vaticano al presidente argentino Javier Milei, en una audiencia realizada en la Sala de la Biblioteca del Palacio Apostólico que duró una hora y en la que el Pontífice le dijo que estaba "satisfecho con el programa económico y su contención social" implementado en su programa de gobierno, según afirmó el mandatario a la prensa de su país.
    La conversación privada se extendió más de habitual respecto de aquellas otras audiencias papales, sobre todo porque el diálogo se desarrolló sin necesidad de intérprete.
    El mandatario había llegado con su comitiva, a la cual luego se le permitió el ingreso, primero fue su hermana Karina, secretaria general de la Presidencia, con vestido y velo negros como marca el protocolo.
    Luego pudo entrar el resto de la comitiva que incluyó al ministro del Interior, Guillermo Francos, que fue alumno de Jorge Bergoglio en Argentina; a la canciller Diana Mondino y al rabino Axel Wahnish, consejero espiritual del presidente y embajador designado ante el Estado de Israel.
    El encuentro entre Jorge Bergoglio y el presidente Milei tuvo "aspectos sorprendentes", aseguró hoy a los medios el subsecretario del Culto Argentino, Francisco Sánchez, al finalizar el evento.
    "Durante esta audiencia -explicó el responsable del gobierno- hubo muchos gestos del presidente hacia el Papa y de este hacia el Jefe de Estado".
    La reunión -añadió- "se desarrolló de manera muy cordial, con mucha simpatía, con mucha amistad entre ambos, y con una duración, superior a una hora, que generalmente no se concede a las delegaciones internacionales recibidas por el Pontífice".
    Milei y Francisco dialogaron además sobre la situación política y económica de la Argentina. Fue una conversación franca, adonde confluyeron distintas miradas ideológicas, pero siempre en un mismo sentido: la manera de resolver la crisis, contener a los más pobres y gatillar el crecimiento productivo, explicó.
    En resumen, "todo se desarrolló muy por encima de los estándares y esto obviamente nos dejó muy satisfechos", agregó.
    Francisco además "se mostró satisfecho por el programa económico y su contención social" implementado por el gobierno a partir del 10 de diciembre del año pasado, aseguró Milei al enviado del portal argentino Infobae.
    En tanto, en su experiencia pontificia de diez años, Francisco se reunió con otros tres jefes de Estado argentinos: dedicó casi una hora a Cristina Fernández de Kirchner en 2013, 22 minutos a Mauricio Macri en 2016 y concedió 44 minutos a Alberto Fernández en 2020.
    El ambiente cordial, y hasta un poco de broma, entre Milei y el Papa ya había trascendido el domingo en el primer cara a cara cuando el Pontífice, sonriendo y sorprendido mientras abrazaba a su invitado, le dijo: "¿Te has cortado el cabello?", recibiendo la respuesta: "No. No me los arreglé!".
    Por otra parte, el cardenal argentino Víctor Fernández, contó a los periodistas que durante la audiencia entre Milei y Francisco, el presidente (argentino) se le acercó al Papa con gran afecto y de esa manera se llevó adelante la audiencia, ya que el Francisco "es una persona que siente mucho cariño por todos, de una manera que no te imaginas manteniendo ninguna animosidad hacia nadie".
    Consultado sobre un posible viaje del Pontífice a la Argentina, Fernández respondió: "No lo sabemos porque depende de muchas cosas".
    Luego, presionado nuevamente por la pregunta de si el Papa está preocupado por la crisis en Argentina, su colaborador del Santo Oficio y compatriota respondió que en "este punto el Papa siempre está preocupado, y evidentemente es un tema cercano a su corazón, que la gente no sufra, entonces este tema no tiene que ver con ninguna tendencia ideológica, siempre se preocupa por los que sufren, es inevitable".
    Sobre la distensión con el presidente argentino, comentó: "Creo que la idea del Papa de dialogar, de hablar, de comparar varios puntos de vista es siempre buena, también lo hace aquí dentro del Vaticano".
    Respecto de los insultos lanzados por Milei durante la campaña electoral, que incluso había definido a Bergoglio como el diablo en la tierra, observó: "Mira, él no se molesta en absoluto con estas cosas, entiende que es una estrategia de campaña, que es parte de una estrategia de marketing".
    Finalmente, cuando se le pidió que comentara una reciente declaración de la conferencia episcopal argentina que llegó a decir que "el pan no se le niega a nadie", afirmó: "Siempre mantenemos el corazón del lado de los que más sufren". (ANSA).