Basta de guerras, dice Papa junto a niños Caravana Paz

Aparece en Angelus con 2 jóvenes a los que cede el micrófono

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 28 GEN - Esta vez en el Angelus el Papa Francisco no hace sus llamamientos por la paz solo.
    Junto a él, asomados a la ventana del Palacio Apostólico, hay dos jóvenes, un niño y una niña vestidos con sudaderas verdes, que llegaron esta mañana a la Plaza de San Pedro acompañados de educadores y padres junto con sus compañeros de las escuelas y parroquias de Roma, en la tradicional "Caravana de la Paz" promovida por la Acción Católica de la diócesis de Roma (ACR). Y al final el Pontífice también le da el micrófono a la joven para que lea su mensaje.
    No antes, sin embargo, de haber expresado su "cercanía" a la comunidad de la iglesia de Santa María de Estambul, que esta mañana "durante la misa sufrió un ataque armado que causó un muerto y varios heridos".
    El primer llamamiento del Papa, por lo tanto, se refiere al hecho de que "desde hace tres años las lágrimas de dolor y el ruido de las armas han sustituido a la sonrisa que caracteriza a la población de Myanmar".
    "Me uno, por consiguiente, a la voz de algunos obispos birmanos -continúa Francisco- 'para que las armas de destrucción se transformen en herramientas para el crecimiento de la humanidad y de la justicia'".
    "La paz es un camino -observó- e invito a todas las partes implicadas a dar pasos de diálogo y de comprensión, para que la tierra de Myanmar alcance el objetivo de la reconciliación fraterna".
    "Que se permita el tránsito de ayuda humanitaria para garantizar las necesidades de cada persona - invocó el Pontífice-. Y lo mismo debería ocurrir en Medio Oriente, Palestina e Israel, y en todas partes donde hay combates: ¡respetar a los pueblos!".
    "¡Respeto a los pueblos! Pienso de corazón en todas las víctimas, especialmente civiles, causadas por la guerra en Ucrania -continuó el Papa. Por favor, que se escuche su grito de paz. El grito de la gente que está cansada de la violencia y quiere que cese la guerra, que es un desastre para los pueblos y una derrota para la humanidad".
    Finalmente, dirigiéndose a los jóvenes de la ACR y de la "Caravana de la Paz", les agradeció por su "compromiso de construir una sociedad mejor".
    La jovencita que está a su lado lee el mensaje: "¡Como cada año, estamos aquí para gritar a toda la ciudad y al mundo entero nuestro deseo de Paz! En estos días es difícil pensar en la paz, se libran muchas guerras" incluso cerca de nosotros: parece que a nadie le importa hacer la paz. Nosotros, sin embargo, queremos estar del lado de la paz, intentando apagar, a nuestra pequeña manera, el fuego del odio y de la violencia".
    Antes del Angelus, un incidente inesperado relacionado con la seguridad: un cincuentón de Palmi, en Calabria, fue detenido tras un breve enfrentamiento con la policía que controla el acceso a la vía della Conciliazione.
    El hombre, que padece problemas mentales, no quiso abrir su bolso, en el que guardaba un cuchillo de cocina: al ser descubierto, intentó golpear a los policías, uno de los cuales resultó levemente herido, pero fue inmediatamente bloqueado.
    (ANSA).