"La cultura del derroche es peste"

Mensaje de Francisco. "No desperdiciar lo que somo, no desperdiciar a los demás"

El papa Francisco durante el Angelus (foto: ANSA)
El papa Francisco durante el Angelus (foto: ANSA)

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 29 GEN - El Papa Francisco llamó hoy a romper con la tendencia, sobre todo en las sociedades ricas, de no darle valor a las cosas y desperdiciarlas, e incluso dijo que eso se traslada a los seres humanos, que muchas veces no se valoran y se convencen de que no son necesarios, la cultura del "deshechos humano", según el fallecido filósofo Zygmunt Bauman.

     Hablando en el Ángelus de la primera de las bienaventuranzas evangélicas - "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos"- el pontífice preguntó: "Quiénes son los 'pobres de espíritu'? Son aquellos que no saben bastarse a sí mismos, a no ser autosuficientes" y que "viven como 'mendigos de Dios: se sienten necesitados de Dios y reconocen que el bien viene de Él, como don, como gracia".
    Según el Pontífice, "los que son pobres de espíritu atesoran lo que reciben; por eso no quieren que ningún don se desperdicie".
    "Hoy me gustaría detenerme en este aspecto típico de los pobres de espíritu: no derrochar", prosiguió. "No desperdiciar nos permite apreciar el valor de nosotros mismos, de las personas y de las cosas", subrayó.
    "Lamentablemente, sin embargo, es un principio que muchas veces se pasa por alto, sobre todo en las sociedades más ricas, donde domina la cultura del derroche y el derroche, que en realidad son plagas", enfatizó.
    "Por eso me gustaría proponerles tres desafíos contra la mentalidad de derroche. Primer desafío: no desperdicien el don que somos. Cada uno de nosotros es un activo, independientemente de las cualidades que tengamos. Cada mujer, cada hombre es rico no sólo en talentos, sino en dignidad, es amado por Dios, es digno, es precioso. Jesús nos recuerda que somos bendecidos no por lo que tenemos, sino por lo que somos", puntualizó.
    "La verdadera pobreza, entonces, -prosiguió el Papa- es cuando una persona se deja llevar y se tira, desperdiciándose.
    Luchamos, con la ayuda de Dios, contra la tentación de considerarnos inadecuados, equivocados y compadecernos de nosotros mismos", añadió.
    Los otros dos retos: "no desperdiciar los dones que tenemos", y "no descartar personas".
    "Resulta que cada año alrededor de un tercio de la producción total de alimentos se desperdicia en el mundo. Y esto mientras muchos mueren de hambre! Los recursos de la creación no pueden usarse de esta manera; los bienes deben conservarse y compartirse, para que nadie carece de lo necesario No desperdiciemos lo que tenemos, sino propaguemos una ecología de justicia y caridad, de compartir!", enfatizó.
    Y sostuvo luego que "la cultura del descarte dice: te uso mientras me necesitas; cuando ya no me interesas o eres un obstáculo para mí, te tiro. Y así se trata especialmente a los más frágiles: los niños no nacidos , los ancianos, los necesitados y los desfavorecidos. Pero nunca se puede desechar a las personas!", bramó luego.
    Durante el Angelus en la Plaza de San Pedro, un niño y una niña de la Acción Católica Italiana (ACR) de Roma, de la Carovana della Pace, se asomaron a la ventana con el Papa Francisco para leer su mensaje.
    "Hago un llamado a los dos gobiernos ya la comunidad internacional para que encuentren de inmediato y sin demora otros caminos que incluyan el diálogo y la búsqueda sincera de la paz. Oremos por esto, hermanos y hermanas", expresó.
    Lo dijo, especialmente, a propósito de los enfrentamientos y atentados en Tierra Santa que han causado víctimas en los últimos días tanto entre palestinos como entre judíos israelíes.
    "Con gran dolor -sostuvo Jorge Bergoglio- me entero de las noticias que llegan de Tierra Santa, en particular de la muerte de 10 palestinos, entre ellos una mujer, asesinados durante las acciones militares antiterroristas israelíes en Palestina, y de lo sucedido cerca de Jerusalén"- "El viernes por la noche, cuando siete judíos israelíes fueron asesinados por un palestino y tres resultaron heridos cuando salían de la sinagoga", añadió.
    Según Francisco, "la espiral de muerte que aumenta día a día no hace más que cerrar los pocos destellos de confianza que existen entre los dos pueblos". "Desde principios de año -añadió- decenas de palestinos han muerto en tiroteos con el ejército israelí". Y renovó sus oraciones por la paz.
    "Es necesario hacer todos los esfuerzos a nivel internacional para encontrar soluciones pacíficas por el bien de los pueblos", señaló en referencia también a la situación relativa a Nagorno-Karabaj, perteneciente a Azerbaiyán pero controlada de facto en su mayor parte por el gobierno de la República de Artsaj.; (ANSA).