"El Mercosur es pésimo, renegociar de cero", Macron en Brasil

La democracia brasileña tiene "fuerza". El francés, en defensa de Corina Machado

Emmanuel Macron (izquierda) junto a Lula da Silva (derecha) en Brasilia (foto: ANSA)
Emmanuel Macron (izquierda) junto a Lula da Silva (derecha) en Brasilia (foto: ANSA)

(ANSA) - BRASILIA - Brasil y Francia relanzan su relación bilateral luego de las tensiones en torno al acuerdo Mercosur-Unión Europea (UE), aunque con una idea firme pronunciada por el presidente Emmanuel Macron de que es necesario comenzar a trabajar en un nuevo tratado de libre comercio porque el existente es "pésimo" y es necesario "renegociar de cero"- "El asunto de la biodiversidad y del clima" será clave en el "nuevo" acuerdo que pretende Macron, y que le propuso a su par Luiz Inácio Lula da Silva en medio de su visita de dos días a Brasil.
    Justamente, el capítulo que contiene estas cuestiones son las que más problemas ha traído a la negociación que lleva 25 años. Justo, además, cuando los agricultores franceses se oponen firmemente a la firma de un tratado arancelario que aumente la importación de productos agropecuarios y el mercado europeo no pueda competir.
    Macron no tuvo rubores en asegurar desde Brasil que el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur es "pésimo", que se ha quedado desfasado y ha defendido la necesidad de renegociar de nuevo, puesto que no contempla nuevas realidades como el cambio climático o la defensa de la biodiversidad.
    "Este acuerdo se negoció hace 20 años. No lo apoyo. No es lo que queremos (...) Dejemos de lado un acuerdo de hace 20 años y construyamos un nuevo más responsable, que contemple cuestiones como el clima y la biodiversidad", dijo Macron el miércoles durante un encuentro con empresarios, según informan medios brasileños.
    Antes de las críticas del presidente francés, en el mismo foro empresarial, el vicepresidente brasileño, Geraldo Alckmin, y ministro de Economía, Fernando Haddad, por el contrario, defendieron este acuerdo.
    Este jueves, en un encuentro en Brasilia con Lula da Silva, Macron acordó "mil millones de euros en cuatro años para preservar la selva amazónica, con todos sus componentes autóctonos y la bio-economía". Así lo afirmó el presidente francés, en una conferencia de prensa con el jefe de Estado brasileño.
    En rueda de prensa, Macron también hizo referencia hoy al sitio en Brasilia donde se encuentra el Palacio de Planalto, el Supremo Tribunal Federal (STF) y el Congreso Nacional y dijo que "fue maltratado por enemigos de la democracia".
    Y añadió que la democracia brasileña tenía "fuerza" para resistir los ataques golpistas, en referencia a las intentonas de ataque a la democracia que señalan al expresidente Jair Bolsonaro. "Con una alternancia democrática, restableciendo total y globalmente todos los equilibrios", añadió el francés, según la traducción hecha por el gobierno brasileño.
    El 8 de enero de 2023, partidarios del expresidente Bolsonaro invadieron y destrozaron la sede del Ejecutivo, Legislativo y Judicial en Brasilia. La Policía Federal investiga quiénes fueron los autores intelectuales de los actos y también si Bolsonaro y sus aliados intentaron dar un golpe de Estado tras las elecciones de 2022, que ganó Lula.
    El jefe de Estado de Francia se manifestó contra el bloqueo de la candidatura de la líder de la oposición venezolana, Maria Corina Machado, de cara a las elecciones presidenciales, programadas para el próximo 28 de julio. "Condenamos muy firmemente la exclusión de un candidato muy serio y creíble de este proceso (elección presidencial en Venezuela), pedimos su reinstalación y tengo grandes esperanzas de que podamos tener un marco así reconstruido en las próximas semanas o los próximos meses. No debemos desesperarnos hoy, si se me permite decirlo, pero la situación es grave y se ha deteriorado con esta decisión que se ha tomado", destacó.
    Preguntado sobre los obstáculos impuestos por Francia al acuerdo de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea, el presidente Lula afirmó que la negociación no involucra solo a Francia y Brasil, sino a dos bloques y que, si Macron "tuviera que quejarse con alguien, debería ser con la propia Unión Europea y sus negociadores".
    El presidente francés, por su parte, volvió a afirmar que "el texto del acuerdo tiene más de dos décadas y que no refleja las premisas de sostenibilidad que Francia quiere implementar para la economía". Según Macron, no tiene sentido defender la bio-economía y los procesos productivos respetuosos con el medio ambiente y firmar un acuerdo que fomente productos que no sigan estos estándares.
    Tras 20 años de negociaciones, en 2019 se alcanzó un acuerdo político que, ahora -y tras haber estado muy cerca de lograr la firma final a finales del año pasado- la oposición entre los 27 países de la UE, liderada por Francia, bloquea su adopción definitiva.
    Macron, que cierra hoy su visita a Brasil (visitó Pará, San Pablo, Río de Janeiro y Brasilia) en definitiva llama a un borrón y cuenta nueva con relación al tratado comercial. (ANSA).