Meloni con Macron, "Europa no está en guerra"

Al final del Consejo Europeo centrado en temas de Defensa

(ANSA) - BRUSELAS, 22 MAR - La premier italiana, Giorgia Meloni, aseguró hoy que Europa no está en guerra, pero sí debe estar decidida y unida en relación con Ucrania, al final del Consejo Europeo, que estuvo centrado en gran medida en los dos grandes conflictos que al bloque, el de Kiev y el de Medio Oriente.
    Meloni frenó así los vientos de guerra que ya parecían soplar en Bruselas, en un cara a cara con el presidente francés, Emmanuel Macron, marcado por la convergencia.
    La premier aprovechó la ocasión para reiterar las "fugas inapropiadas en el frente ruso-ucraniano".
    Un frente en el cual Meloni se distanció claramente del premier húngaro, Viktor Orban, el único en la Unión Europea que felicitó a Vladimir Putin tras las elecciones presidenciales en Rusia: "No estoy de acuerdo con esa carta y esos augurios", dijo.
    La jefa de Gobierno abandonó Bruselas expresando su satisfacción con las conclusiones de la cumbre de los 27 países de la UE.
    En materia de agricultura y migraciones, se reconoce plenamente el enfoque italiano.
    Y en el texto final del Consejo Europeo hay un claro respaldo a la asociación entre la Unión Europea y Egipto, que tuvo, como ocurrió con Túnez, a Roma en primera línea.
    La penúltima cumbre de la UE antes del final de la legislatura, sin embargo, también tuvo su sombra: la del riesgo de una escalada de la crisis con Rusia.
    Así, Charles Michel, Ursula Von der Leyen y el propio Macron manifestaron palabras muy duras hacia el Kremlin.
    La noche que separó las dos sesiones de la cumbre estuvo marcada por intensos bombardeos sobre Zaporizhzhia.
    En los últimos días, más de un gobierno, el último de ellos el sueco, parece seguir al Eliseo sobre la posibilidad de enviar tropas a Ucrania.
    Además, en las conclusiones de la cumbre se dedicó un punto completo a la preparación civil y militar de la UE para las crisis.
    Para Meloni, sin embargo, el capítulo se refiere a Protección Civil y por ello se desplazó del apartado dedicado a la defensa europea.
    "No vi un clima de guerra en la cumbre, vi un clima similar al de cumbres anteriores", aseveró la premier.
    Sin embargo, reiteró a Macron "el valor fundamental de la unidad y la determinación de la UE, en coordinación con los socios del G7, para apoyar la resistencia ucraniana" y lograr "una paz justa".
    Italia y Francia se preparan para afrontar, lado a lado, la batalla por la deuda común de defensa.
    "Hay una cuestión de recursos", la ampliación del mandato del BEI es un buen paso pero no es suficiente, subrayó Meloni.
    "No somos partidarios de los eurobonos", afirmó el canciller alemán, Olaf Scholz, quien lidera el frente de los países frugales.
    "Hay que tomar una decisión en junio", advirtió Macron, uno de los primeros en lanzar la idea de los bonos de defensa.
    Meloni y el presidente francés, aunque sus partidos son casi polos opuestos en la Cámara Europea, también parecen compartir una prudencia mezclada con frialdad hacia la candidatura de Ursula Von der Leyen.
    La primera ministra observó atentamente los movimientos de la candidata del PPE y quizás teme su acercamiento al eje liberal-socialista.
    "Si ella es una buena candidata es un tema que les apasiona a ustedes, el tema que me entusiasma a mí es hacer qué. Si Von der Leyen o cualquier otra persona, ¿cuál será la Europa del mañana? Creo que debe ser muy diferente de la el de hoy", subrayó Meloni justo cuando Macron no rechazaba a Von der Leyen sino el principio mismo del Spitzenkandidat (candidato principal de un partido político europeo a la presidencia de la Comisión Europea).
    "Siempre tuve dudas, quien dirige la Comisión debe ser imparcial", explicó el presidente francés, reiterando una posición ya puesta sobre la mesa hace cinco años.
    Lo cierto es que en el gran baile de nombramientos, Meloni tendrá que hacer malabarismos entre los aliados de una derecha más extrema que la representada por la premier en Europa y los partidos pro-UE.
    Y no será fácil. (ANSA).