Kiev vuelve a la mira, lluvia misiles sobre capital

Destruida la casa de un empleado de la embajada italiana

(ANSA) - KIEV, 21 MAR - La tercera primavera de la guerra en Ucrania se abrió con un ataque masivo ruso contra Kiev, que fue despertado en mitad de la noche por explosiones.
    Las fuerzas ucranianas afirmaron haber destruido los 31 misiles lanzados contra la capital, cuyos restos aún impactaron en los edificios, causando 13 heridos.
    Desde finales de enero no se registraban ataques tan masivos en la ciudad, que esta vez tenían un objetivo específico, según una fuente de la inteligencia militar de Kiev a Ukrainska Pravda: "La mayoría estaban dirigidas a los objetivos de la Dirección General de Inteligencia" del Gur, el servicio secreto ucraniano.
    Pero en su viaje los misiles estuvieron al borde de una tragedia también para Italia: la casa -afortunadamente vacía- de un empleado local de la embajada, un ciudadano ucraniano que también adquirió la ciudadanía italiana, fue destruida en el ataque.
    El empleado y su familia se encuentran sanos y salvos, y en una llamada telefónica el ministro de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani, les expresó "solidaridad y también indignación por estos continuos ataques contra la capital de Ucrania, contra objetivos civiles. Una vergüenza que debe cesar lo antes posible".
    Fragmentos de cohetes -incluido un misil hipersónico Kinzhal-, cayeron también "sobre una guardería en el distrito de Sviatoshinskyi", anunció en la red social Telegram el alcalde Vitali Klitschko, mientras que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, instó a los socios occidentales a proteger Ucrania.
    "Debemos demostrar que el terror siempre pierde. Debemos demostrar a Rusia que será obligada a aceptar una vida normal y libre en Ucrania. Necesitamos el apoyo de nuestros socios", afirmó el presidente ucraniano, volviendo a invocar los "sistemas de defensa aérea".
    Los ataques en Kiev parecen hacer realidad la promesa del presidente ruso, Vladimir Putin, de castigar los ataques ucranianos contra las regiones fronterizas rusas, que mientras tanto continúan: cinco personas, dos mujeres y tres hombres, resultaron heridas en los bombardeos del último día sobre Belgorod, informó el gobernador, Viacheslav Gladkov.
    Mientras tanto, los paramilitares rusos leales a Kiev afirmaron haber matado a 651 soldados rusos mientras que 980 resultaron heridos en sus incursiones en territorio ruso en los últimos días. Pero más allá de los números, son acciones que no intimidan a Moscú, porque el frente cuenta una historia diferente, mucho más difícil para los ucranianos: el ministerio de Defensa ruso afirmó haber ocupado otro centro habitado en el Donbass, el de Tonenkoye, cerca de Avdiivka.
    Se trata solo del último de los asentamientos conquistados por los invasores en las últimas semanas.
    Para frenar el avance de Moscú, el gobierno de Zelensky sigue pidiendo más armas y municiones, mientras sigue abierto el debate sobre el posible envío de tropas de la OTAN a Ucrania, mencionado por el presidente francés, Emmanuel Macron. Una decisión así "tendría consecuencias muy negativas, incluso irreparables", reiteró el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. Pero mientras tanto, sería Moscú quien estaría preparando un conflicto a gran escala con armas convencionales con la Alianza Atlántica: así lo apoyó el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), que cita indicadores financieros, económicos y militares rusos para corroborar su tesis.
    Según los expertos estadounidenses, los intentos de Putin de crear condiciones para la estabilización de la economía y las finanzas rusas probablemente sean parte de los preparativos financieros e internos de Rusia para un posible conflicto futuro con la OTAN.
    Una guerra que no sería inminente, precisó el grupo de expertos estadounidense, pero que probablemente se producirá en un período de tiempo más corto de lo que algunos analistas occidentales habían especulado inicialmente. (ANSA).