Multas de tránsito sin fronteras

Para Bruselas, una apatente extranjera no es factor de impunidad

Multas de tránsito válidas para toda la UE (foto: ANSA)
Multas de tránsito válidas para toda la UE (foto: ANSA)

(ANSA) - BRUSELAS - Europa derriba las fronteras para las multas de tránsito y, con un apretón esperado ya desde hace tiempo, se abre a la cooperación reforzada entre las policías municipales de los 27. Fin a las fugas luego de las infracciones: una patente extranjera no es licencia para la impunidad.
    Los piratas de las calles que corretean en el continente infringiendo los límites y las normas, además ahora de ser sancionados, serán obligados a pagar el óbolo debido en las cajas de los municipios donde son pescados in fraganti.
    Un modo, en la visión de la UE, de hacer respetar las normas establecidas por los Veintisiete a todos los conductores y para mejorar la seguridad en las calles donde -números en mano- 20.000 personas pierden la vida cada año. La medida va en la dirección tomada incluso por Italia con el nuevo código en examen en el Parlamento por un tema, en palabras, del Ministerio de Infraestructura y Transportes (MIT), "serio y inestimable" que no puede transformarse en una pelea de campaña electoral".
    El acuerdo político alcanzado entre el Parlamento Europeo y los gobiernos nacionales tiene como objetivo directo impedir la "conducción imprudente", incluso en vacaciones y en el extranjero. Además del exceso de velocidad, la conducción en estado de ebriedad y el incumplimiento de los semáforos en rojo, la lista de delitos viales que desencadenarán la cooperación transfronteriza también se amplió para incluir la prohibición de estacionar, los adelantamientos peligrosos, la conducción contramano, y la superación de la línea continua, entrada en zonas de tráfico restringido y falta de asistencia.
    Normas más estrictas que, como ha reclamado la presidencia belga de turno de la UE, garantizarán "la igualdad de trato para todos los conductores europeos", independientemente de "su nacionalidad".
    La premisa que hizo necesaria la intervención regulatoria se ve respaldada por los datos: aproximadamente el 40% de los casos de delitos viales transfronterizos quedan impunes. Por este motivo, los eurodiputados y los gobiernos decidieron introducir procedimientos de asistencia más sólidos entre los Veintisiete y la obligación de localizar a los infractores. Por lo tanto, las autoridades nacionales de los países miembros se verán obligadas a responder a las solicitudes de ayuda de otras naciones sin más demora, es decir, dentro de los dos meses siguientes a la recopilación de toda la información necesaria.
    Pero eso no es todo: a petición de la policía del territorio en el que se ha producido la transgresión, el país de residencia del automovilista rebelde deberá hacerse cargo del cobro del importe adeudado en el caso de que la multa supere los 70 euros y también cuando hayan agotado todas las acciones legales para obtener el pago. Sin embargo, los conductores tendrán el beneficio de un acceso más fácil a la información vial a través de canales digitales. Asimismo, el derecho a recibir "comunicaciones adecuadas y comprensibles en su idioma" conforme los procedimientos de recurso de multas.
    La magnitud de las normas, aseguró el eurodiputado Kosma Zlotwki, fue ampliada "solo en aquellas áreas en las que puede tener un impacto real en la reducción del número de incidentes, incluidos aquellos que comprometen a usuarios de la carretera vulnerables".
    Un compromiso inmerso también en la estrategia 'Visión Cero' de la UE para reducir a cero las muertes en carretera en 2050.
    Ahora habrá que confirmar definitivamente el acuerdo político. Luego se necesitarán dos años y medio para incorporar las nuevas disposiciones a las leyes nacionales y prepararse para su implementación. Y decir adiós a la impunidad de los veraneantes.(ANSA).