Tormenta en Italia, deslizamientos e inundaciones

Lluvia y nieve, tramo Aurelia cerrado. Aviso avalancha en Alpes

Tormenta en Italia, deslizamientos e inundaciones (foto: ANSA)
Tormenta en Italia, deslizamientos e inundaciones (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - Deslizamientos de tierra, vías cortadas, nevadas, fuertes lluvias y alerta máxima por ríos. Es la emergencia por la violenta ola de mal tiempo que afectó especialmente al norte de Italia.
    Los mayores inconvenientes en Liguria, Piamonte y el Valle de Aosta.
    Desde entonces, seis esquiadores de montaña están desaparecidos en los Alpes suizos desde el sábado.
    Las búsquedas de los socorristas suizos continúan a lo largo de la ruta Zermatt-Arolla. El grupo partió el sábado de Zermatt, al pie del lado suizo del Matterhorn, y resulta que desaparecieron en la zona de Tete Blanche.
    Las condiciones climáticas están complicando las búsquedas de los desaparecidos que tienen edades comprendidas entre 21 y 58 años.
    En Italia, la parte occidental es la más afectada. En el tramo ligur de Aurelia, alto a la circulación vial e intervención inmediata de los bomberos y de Anas para limitar las molestias al tráfico.
    En Génova la lluvia cayó durante toda la noche entre el sábado y el domingo, provocando desprendimientos de tierra e inundaciones, llenando algunas calles de agua y barro.
    Un centenar de personas permanecen aisladas en Molini di Triora, en el interior de Imperia, debido a un deslizamiento de tierra que provocó el colapso de parte de la carretera de acceso a la ciudad. También en el interior de Imperia, un derrumbe en la carretera de Lavinia Alta aisló a otras 70 personas, mientras que cuatro excursionistas fueron arrastrados ;;por una avalancha: fueron rescatados con vida y solo uno de ellos fue hospitalizado.
    En San Remo, un deslizamiento de tierra aisló una veintena de casas a lo largo de la carretera Cascine Lunaire, en la parte alta del valle de Armea, cerca de la prisión.
    Una situación compleja también en el Piamonte, donde una treintena de carreteras fueron cerradas por precaución ante el riesgo de avalanchas.
    Interrupción del tráfico de vehículos en la carretera provincial de Ceresole Reale (Turín), en dirección Gran Paradiso.
    En apenas unas horas cayeron 60 centímetros de nieve en la localidad y se suspendieron las misas dominicales en los valles del Canavese.
    Siempre en la provincia de Turín, la carretera provincial 32 que va de Viù a Usseglio, en los valles de Lanzo, fue cortada en algunos tramos debido a la caída de árboles sobrecargados de nieve.
    Se registraron apagones e interrupciones de líneas telefónicas. En la provincia de Alessandria, fueron cerrados el puente sobre el Erro, las carreteras provinciales 61 y 63 debido a la crecida del río Granetta, el puente OltreOrba en Capriata d'Orba y los vados de los arroyos Erro y Lemme.
    En el Valle de Aosta, la carretera regional 24 de Val di Rhemes está cerrada y los turistas evacuados.
    Los alcaldes de los municipios afectados por las fuertes nevadas solicitaron a la ciudadanía de quedarse en casa, limitando al máximo los desplazamientos.
    Es el caso de Cogne, Gressoney-La-Trinité y Gressoney-Saint-Jean. Una avalancha cayó precisamente en este último municipio, entre las localidades de Perletoa y Dresal, por lo que se cerró totalmente la carretera regional 44 desde el pueblo más abajo del valle, Gaby -donde se produjo otro desprendimiento- hasta Gressoney-La-Trinité, que se encuentra en el fondo del valle.
    El ministro de Asuntos Regionales y Autonomías, Roberto Calderoli, permaneció en contacto con las autoridades locales durante toda la jornada.
    "Estamos dispuestos - afirma - a prestar cualquier tipo de ayuda necesaria: mientras tanto, como siempre repito en estos casos, enviamos nuestro más sincero agradecimiento a todos los socorristas y voluntarios comprometidos en estas horas para ayudar a las zonas afectadas".
    Viento y lluvia también en Lombardía, donde intervinieron 150 bomberos.
    En Brescia, cayó un andamio sobre una plaza que forma parte de la zona arqueológica del Foro Romano. En Milán se amplió la alerta amarilla y debido a las fuertes lluvias entró en funcionamiento el tanque de contención de Seveso en el Parque Norte. Tornado en la zona de Mantua con algunas casas dañadas.
    Jornada de marea alta y supertrabajo para el sistema Mose en Venecia.
    Las compuertas móviles fueron activadas el domingo por la mañana y el nivel del agua en la laguna interior, y por tanto en la ciudad, era de unos 85 centímetros, suficiente para mojar únicamente la Plaza San Marco, uno de los puntos más bajos.
    La alerta también en Emilia-Romaña, donde también preocupan posibles deslizamientos de tierra en el cinturón de los Apeninos y se emitió una alerta naranja para el lunes.
    Inconvenientes además en Toscana con conexiones en Lunigiana y Massa. Fuertes aguaceros también en Roma, donde se derrumbó un muro de toba de unos 25 metros de largo en la zona de Trastevere y un árbol cayó en el jardín de una escuela del centro. Ráfagas de hasta 80 kilómetros por hora en Bari, donde cuatro vuelos fueron desviados hacia Brindisi y Pescara. (ANSA).