Macron llama aliados para rescatar ucranianos

"Está en juego seguridad de todos". Zelensky instó a las armas

(ANSA) - PARIS, 26 FEB - En el Elíseo se alzó el grito de Emmanuel Macron, quien, ante 21 líderes europeos reunidos dos años después de la invasión rusa en Ucrania, pidió cerrar filas de apoyo a Kiev e instó a una "recuperación": "Hoy está en juego la seguridad de todos nosotros", afirmó el presidente francés al inaugurar la reunión, tras recibir a los jefes de Estado y de Gobierno y a los representantes de los países aliados.
    A la cita, que llegó dos días después de la primera reunión virtual del G7, encabezada desde Kiev por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, y en la que no participó el presidente francés, estuvieron presentes el canciller alemán, Olaf Scholz, el polaco Andrzej Duda, el jefe de la diplomacia británica, David Cameron, y premier español, Pedro Sánchez.
    En representación de Italia, el viceministro de Asuntos Exteriores, Edmondo Cirielli.
    No sólo declaraciones de principios: desde la reunión de París, que finalizaba por la tarde con una conferencia de prensa de Emmanuel Macron y -por videoconferencia- del presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, se esperaban decisiones concretas, "decisiones fuertes" para "hacer más" al apoyo de Kiev contra Rusia, afirmó Macron en la inauguración.
    Pero el mandatario ucraniano se mostró alarmado tanto por el lento ritmo de los envíos de armas desde la UE como por el actual tira y afloja sobre las ayudas en curso en Estados Unidos.
    "Millones de ucranianos morirán si el Congreso americano no aprueba el plan de ayuda deseado por el presidente Biden", advirtió el jefe de Estado ucraniano.
    El anfitrión descrió, en tanto, la escalada rusa: "Hemos visto, especialmente en los últimos meses, un endurecimiento de Rusia", que "lamentablemente se manifestó con la muerte de Alexei Navalny".
    "En el frente ucraniano -continuó- las posiciones son cada vez más duras y sabemos que Rusia está preparando nuevos ataques, en particular para asustar a la opinión pública ucraniana".
    "Rusia -prosiguió el presidente francés- no puede ni debe ganar esta guerra", no solo por su propia seguridad, sino también "para garantizar la seguridad colectiva de todos nosotros, hoy y mañana".
    Incluso antes de participar remotamente en la conferencia, Zelensky alzó la voz ante los aliados: "De los millones de balas que la Unión Europea nos prometió, lamentablemente no llegó el 50%, sino el 30%", dijo en una conferencia de prensa en Kiev. Y, respondiendo a una pregunta de la televisión francesa LCI sobre los Mirage, los cazas franceses de cuyo suministro a Ucrania se habla desde hace meses, el presidente ucraniano subió el tiro: "También hablaremos de esos aviones", declaró Zelensky, añadiendo dirigiéndose a los occidentales: "La victoria contra Rusia depende de ustedes".
    En cuanto a la situación sobre el terreno, el presidente ucraniano afirmó que hoy "la situación actual en Ucrania es complicada pero está totalmente bajo control". Pero hoy Kiev tuvo que volver a ceder ante los rusos: el ejército anunció que se había retirado de la localidad de Lastotchkyné, cerca de la ciudad de Avdiivka, en el este del país, que cayó en manos rusas hace una semana. (ANSA).