Asediada por los tractores, la UE dice que revisará la política agrícola común

Anunció del Comisario Europeo de Agricultura. Italia apoya modificaciones.

La reunion del Consejo de Agricultura y Pesca de la UE, hoy en Bruselas. (foto: EPA)
La reunion del Consejo de Agricultura y Pesca de la UE, hoy en Bruselas. (foto: EPA)

(ANSA) BRUSELAS - Los tractores paralizaron una vez más Bruselas y la exasperación de los agricultores salió a las calles durante el Consejo de Ministros de la UE. 
    La protesta es contra los precios, contra las importaciones procedentes de Ucrania, contra los objetivos del "Pacto Verde" pero, en general, contra cualquier cambio que perturbe a un sector que se dice agotado y se hace escuchar. 
    Una protesta que encuentra en Italia un oído atento, e incluso una inesperada apertura para revisar lo antes posible la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) que acaba de lanzarse.
    El gobierno italiano apoya sus peticiones: se trata de una "batalla decisiva contra la competencia desleal de productos procedentes de terceros países que no respetan las mismas normas sanitarias, medioambientales y sociales que nuestros agricultores y pescadores están obligados a respetar, afirmó la premier Giorgia Meloni.
    "La nueva PAC está mal redactada, las exenciones actuales son insuficientes, necesitamos cambios sustanciales", dijo por su parte el ministro de Agricultura, Francesco Lollobrigida.
    "Después de las elecciones europeas, Europa debe cambiar de rumbo" entendiendo que "los escenarios mundiales cambiaron radicalmente" con la guerra en Ucrania y en Medio Oriente, agregó. 
    "No creo que De Gasperi estuviera pensando en una comunidad europea que pagara a los agricultores por no ser agricultores o a los pescadores por no ser pescadores. Aquí tenemos que volver a poner en el centro el sentido común", sostuvo el líder de la Liga y el viceprimer ministro, Matteo Salvini.
    Durante el Consejo Agrifish, las instituciones de la UE acabaron bajo el asedio de 900 tractores. Los bloqueos comenzaron temprano en la mañana, se quemaron neumáticos y heno cerca de los lugares simbólicos, se arrojaron huevos, botellas, bombas de humo, etc. Las bocinas ensordecen la ciudad y en cierto momento hacen resonar incluso "Bella ciao". En un momento dado también se rompieron las líneas de contención y la protesta se acercó al edificio donde se reunían los ministros.
    Durante mucho tiempo nadie pudo entrar ni salir. El aeropuerto de la ciudad de Zaventem permaneció durante una hora aislado e inaccesible para vehículos de superficie. Pero la policía contuvo repetidamente a los manifestantes y finalmente los dispersó con cañones de agua y gases lacrimógenos. 
    A diferencia de principios de mes, cuando la estatua de un industrial desconocido pagó el precio de la protesta, la plaza de Luxemburgo, frente al Parlamento Europeo, fue inaccesible para los tractores.
    La protesta, sin embargo, fue mayor y más violenta. Solo a última hora de la tarde el tráfico volvió a fluir y todas las estaciones de metro reabrieron. Se reportaron tres heridos entre los agentes de policía.  
    Al final del Consejo, los Estados miembros reiteraron su petición a la Comisión de actuar tanto a corto como a largo plazo. Las primeras propuestas de intervención del ejecutivo comunitario "van en la dirección correcta y son el primer paso concreto para responder a algunas de las preocupaciones de los agricultores". 
Pero los 27 Estados miembros invitaron "a la Comisión a complementar rápidamente estas medidas con nuevas medidas y más ambiciosas", explicó por la presidencia de la UE el ministro belga de Agricultura, David Clarinval.
    El Comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, fue más allá y estimó que es "posible reabrir las negociaciones ya durante este mandato" para revisar la PAC "si queremos hacer algo rápidamente por los agricultores". 
    Antes de que expire el período 2023-2027, por lo tanto, "podemos responder a los agricultores reflexionando también sobre una reapertura de los actos de base de la PAC", afirmó.
    A Bruselas llegaron también representantes italianos. Por la asociación Coldiretti, Ettore Prandini pidió "plazos determinados y urgentes para una mayor flexibilidad en materia de ayudas estatales y de las simplificaciones anunciadas de la PAC".
    Por Confagricoltura Massimiliano Giansanti pidió "un cambio profundo en la PAC: es necesario el multilateralismo, es necesaria la protección de los precios para los productores y los consumidores". (ANSA)