A un año de la tragedia de migrantes en Calabria, honran a las víctimas

Los familiares y sobrevivientes de Cutro abren demanda contra el estado italiano

Homenaje en Cutro: peluches y velas por las 94 víctimas de un naufragio de migrantes hace un año en Calabria (foto: ANSA)
Homenaje en Cutro: peluches y velas por las 94 víctimas de un naufragio de migrantes hace un año en Calabria (foto: ANSA)

(ANSA) - CUTRO - Treinta y cinco peluches dispuestos en círculo con una camiseta blanca en el centro con la inscripción KR46M0 escrita, sigla utilizada para señalar a uno de los niños fallecidos de apenas unos meses. Y luego se encendieron 94 velas para en medio de la oscuridad de la noche para honrar a las víctimas.
    Así, en la playa de Steccato di Cutro (en Crotona, Calabria) al menos un centenar de personas quisieron recordar la tragedia de hace un año, el naufragio de la goleta Summer Love, que provocó la muerte de 94 migrantes, 35 de ellos menores. La mayoría de los sobrevivientes son afganos, paquistaníes y somalíes.
    Las honras de hoy fue una iniciativa promovida por la red 26 de Febrero, que reúne a unas 400 asociaciones, celebró la ceremonia a las cuatro de la mañana (hora de Italia), hora en que la goleta chocó con un banco de arena a unos cien metros de la orilla.
    Algunos supervivientes y familiares de las víctimas también quisieron estar presentes. Desgarradoras, las lágrimas de una mujer afgana que perdió a su hermana y a sus dos sobrinos en el naufragio. La mujer no pudo soportar la emoción de encontrarse a pocos metros de aquel mar -tan bravo como estaba aquella noche- que le arrebató a sus seres queridos y cayó desvanecida.
    "Reviví las mismas emociones que aquel día, cuando el barco se hundió y fue muy difícil", dijo Samir, un afgano de 18 años que se salvó aferrándose a un trozo de madera. "La ayuda llegó tarde -recordó- habíamos visto una luz y pensamos que era la ayuda, pero era un barco de pesca y cuando llegamos a la playa no había nadie".
    Ahora vive en Hamburgo y pide a los gobiernos italiano y alemán, así como a todos los demás familiares de las víctimas y supervivientes, que puedan reunirse con los familiares que se quedaron en su tierra natal con la apertura de corredores humanitarios.
    Durante la silenciosa conmemoración, el tío de un niño fallecido en el naufragio recitó algunos versos del Corán. Luego los sobrevivientes y los familiares de las víctimas rezaron en dirección a La Meca.
    Al final, dos de los que se salvaron, junto con los dos pescadores que fueron los primeros en intervenir en el lugar de la masacre, arrojaron una corona de flores al mar y luego se abrazaron, desbordados por las lágrimas al recordar aquella noche de hace un año.
    Las familias de las víctimas del naufragio y algunos de los que sobrevivieron presentarán una demanda civil de indemnización contra el gobierno de Italia por la falta de asistencia y por los daños sufridos a consecuencia de la tragedia. Así lo anunció uno de los miembros de la familia durante una conferencia de prensa en Crotone.
    El recurso, explicó el abogado Stefano Bertone, que junto con sus colegas Marco Bova y Enrico Calabrese asiste a una cincuentena de familias y a algunos supervivientes, se presentará una vez concluida la investigación penal coordinada por la Fiscalía de Crotone y afectará a la Presidencia del Consejo y los ministerios del Interior y de Economía.
    "Uno de los aspectos que hay que aclarar -dijo Bertone, del Colegio de Abogados de Turín- es cuando las autoridades tuvieron conocimiento de la presencia del barco".
    "Desde las 17 horas del 25 de febrero, el avión de Frontex -ente europeo de vigilancia- había seguido el barco después de haber interceptado algunas llamadas. Qué hizo Frontex en esas horas antes del informe de las 22.35 a la sede de Varsovia? En el frente de las compensaciones, hay todo un sistema que no funcionó. Frontex guardó información durante varias horas, lo que llevó a las autoridades italianas cometer errores. Por supuesto, esto no puede ser una justificación", añadió el abogado. (ANSA).