Los rusos avanzan, Putin "listo a diálogo con Kiev"

WP: "Desde Moscú gran operativo desinformación contra Zelensky"

(ANSA) - ROMA, 18 FEB - Si en Donetsk las tropas rusas consolidan sus posiciones tras la caída de Adviivka y avanzan algunos kilómetros más, en Moscú el presidente, Vladimir Putin, se regodea y juega al palo y al zanahoria: "La situación en Ucrania es para nosotros una cuestión de vida o muerte", pero Rusia "está dispuesta al diálogo; si no fuera por la posición de Occidente, los combates habrían cesado hace un año y medio".
    En el Kremlin, según fuentes de inteligencia occidentales, hay una doble celebración gracias al éxito de una operación de desinformación que habría causado estragos en Kiev, y a la destitución de Valery Zaluzhny del mando de las Fuerzas Armadas.
    En el campo, los rusos avanzaron más de 8 kilómetros en la zona de Avdiivka, pero también en los frentes de Jersón y Zaporiyia. Aquí los ucranianos afirman haber repelido 13 ataques contra posiciones al oeste de Verbovoy y Robotyny, infligiendo grandes pérdidas al enemigo: al menos 70 personas murieron.
    La victoria en Avdiivka, la más significativa en un año de guerra, debe considerarse sobre todo un éxito mediático de Putin porque, según los observadores militares, no cambiará mucho la situación del conflicto.
    Al líder del Kremlin, sin embargo, le importó mucho: Putin, según dijo el portavoz Dmitri Peskov, fue despertado a las 4 de la mañana por el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, y por el jefe del Estado Mayor Conjunto, Valeri Guerásimov, que llegaron triunfalmente al Kremlin en plena noche para informar al presidente.
    Moscú insiste en que los soldados ucranianos ya se estaban retirando antes de que llegara la orden de Kiev, y publicó un vídeo que muestra columnas de soldados retirándose bajo fuego de precisión ruso. Una circunstancia que confirmaría otros informes de soldados ucranianos en retirada.
    El diario Washington Post, en tanto, reveló archivos ultrasecretos: cuando el mes pasado surgió por primera vez la noticia de que Volodymyr Zelensky estaba listo para reemplazar al jefe de las fuerzas armadas Zaluzhny, Moscú se alegró.
    "Desde hace muchos meses", escribió el WP, citando decenas de documentos obtenidos de un servicio de inteligencia europeo, "estaban intentando fomentar estas divisiones hasta el punto de provocar una ruptura", como se produjo en los últimos días.
    El objetivo de aquello que Moscú denominó "operaciones de información psicológica" es dividir y desestabilizar a la sociedad ucraniana con "miles de publicaciones en las redes sociales y cientos de artículos inventados, creados por baterías de trolls y difundidos por Ucrania y por toda Europa" para intentar explotar aquello que entonces se llamó "tensiones" entre Zelensky y Zaluzhny.
    Kiev aún no se comentó, pero el presidente ucraniano puede alegrarse tras la llamada telefónica con el presidente estadounidense, Joe Biden, con quien en el pasado no había buena sangre, según rumores filtrados a los medios de comunicación hace unas semanas.
    El inquilino de la Casa Blanca dijo estar "seguro de que obtendremos ese dinero", en referencia a la ayuda congelada en el Congreso.
    "Lucharé para proporcionar a los ucranianos la munición que necesitan", aseguró. Y, según Foreign Policy, Kiev debería recibir los primeros cazas estadounidenses F-16 en junio: podrían estar operativos en unos meses, tras el entrenamiento de los pilotos ucranianos.
    Mientras que Pekín, por su parte, aseguró a los ucranianos que no vende "armas letales" a Rusia.
    El encuentro entre el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, y su homólogo, Dmytro Kuleba, al margen de la Conferencia de Munich fue aquel del más alto nivel entre ocurrido hasta ahora de personas entre funcionarios de los dos países desde la agresión militar de hace dos años. (ANSA).