Zelensky y un pacto de seguridad con Scholz y Macron

Líder ucraniano en Berlín y París. Feroz batalla en Avdiivka

Volodimir Zelensy junto a Emmanuel Macron en París (foto: EPA)
Volodimir Zelensy junto a Emmanuel Macron en París (foto: EPA)

(ANSA) - PARIS - El eje Kiev-París-Berlín se consolida, con la promesa de nuevas ayudas militares que suponen un auténtico oxígeno para las tropas de Kiev, obligadas a hacer frente a la escasez de municiones y a sufrir el avance ruso sobre Avdiivka, ciudad clave de Donetsk anexada por Moscú .
    La ofensiva es tal que también el presidente estadounidense, Joe Biden, aseveró que "el tiempo se acaba", al pedirle al Congreso de su país que libere ayuda a Ucrania.
    Hoy se inauguró la Conferencia de Seguridad de Munich (MSC), en la cual el canciller alemán Olaf Scholz y el presidente ucraniano Volodimir Zelensky firmaron un pacto de seguridad bilateral en Berlín.
    Se trata de un "paso histórico", afirmó Scholz: "Alemania seguirá apoyando a Ucrania contra la guerra de agresión rusa mientras sea necesario".
    El acuerdo también prevé una nueva ayuda militar de 1,13 mil millones de euros, que se suma a los 28 mil millones ya enviados desde Berlín a Kiev.
    "El acuerdo es una señal clara de una mayor responsabilidad alemana en la política de seguridad en Europa", subrayó el ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius.
    El "paquete Munich" incluye proyectiles ;;adicionales, 120.000 municiones de artillería de 122 mm y, a partir del próximo año, un segundo sistema de defensa aérea Skynex.
    Luego, Zelensky voló a París para firmar un acuerdo de seguridad similar con el presidente francés, Emmanuel Macron, en el Elíseo.
    Sin embargo, todas las miradas están puestas en Estados Unidos, tras la suspensión de un nuevo paquete de ayuda.
    Scholz, en una conferencia de prensa, hizo un llamamiento al Congreso estadounidense para que "autorice las decisiones necesarias para garantizar el apoyo" a Ucrania, dado que el apoyo estadounidense sigue siendo "esencial" para Kiev.
    Zelensky dijo que cuenta con la ayuda estadounidense, incluso si hay algunas voces "radicales" en Estados Unidos.
    "Sin embargo, creo que tendremos el habitual enfoque pragmático de Estados Unidos".
    El secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg, hablando al margen de la Conferencia de Munich, admitió que la situación en Ucrania es "difícil": el hecho de que Estados Unidos no haya tomado una decisión tuvo un impacto en la situación en el campo de batalla".
    En ese contexto, desde la Casa Blanca, Biden advirtió al Congreso: "El mundo nos está mirando. No se perdonará que no se proporcione ayuda a Ucrania". "El tiempo se acaba", insistió.
    En el campo de batalla, las fuerzas ucranianas se vieron obligadas a retirarse de una posición estratégica en las afueras del sudeste de Avdiivka: "Mantuvimos esta posición mientras nos permitía disuadir y destruir eficazmente al enemigo", afirmó el comandante de las tropas "Tavria" desplegado en el sector, Oleksandr Tarnavsky.
    En la zona se están produciendo violentos combates: "En el interior de la ciudad se están librando feroces batallas", añadió el militar.
    La batalla "es más difícil que la de Bajmut", que duró meses hasta que fue conquistada por el ejército ruso.
    Se combate entre un montón de escombros: Avdiivka, rodeada por los rusos en tres frentes, está completamente devastada.
    De 32 mil habitantes sólo quedan mil. Pero su conquista supondría un éxito importante para Vladimir Putin, que podría sellar así su evidente victoria en las próximas elecciones presidenciales rusas. (ANSA).