PP se juega mayoría absoluta en Galicia

Domingo elecciones regionales

(ANSA) - MADRID 16 FEB - El Partido Popular (PP) se juega este domingo la mayoría absoluta en Galicia, su feudo electoral, en peligro según las encuestas, que abren la puerta a un gobierno alternativo de izquierdas.
    Las elecciones regionales gallegas suponen también una prueba de fuego para el líder de la oposición y presidente del PP, Alberto Nuñez Feijóo, quien llegó a la presidencia del partido tras conseguir cuatro mayorías absolutas precisamente en Galicia.
    Fue Feijóo quien decidió el adelanto electoral en Galicia para intentar debilitar al gobierno del socialista Pedro Sánchez, pero la jugada se le puede volver en contra después de una campaña que se le está haciendo demasiado larga.
    Por sorpresa, el PP informó en mitad de la campaña de su intención de conceder el indulto al ex presidente regional catalán Carles Puigdemont por el proceso independentista.
    La medida, hasta entonces rechazada por la derecha, se acerca a la ley de amnistía promovida por Sánchez.
    Todas las encuestas ponen en peligro la mayoría absoluta del PP en las elecciones de este domingo en Galicia, a las que están llamados 2,6 millones de electores.
    Al PP, en el poder en Galicia desde 2009, solo le vale la mayoría absoluta para seguir gobernando, aunque el alcalde de Ourense podría tener la llave de la gobernabilidad si su partido, Democracia Ourensana, logra el escaño que le dan las encuestas.
    El último sondeo del institucional Centro de investigaciones sociológicas (CIS) otorga al PP de Alfonso Rueda, que gobierna desde 2022, una horquilla entre 34 y 38 escaños (la mayoría absoluta está en 38 escaños), por debajo de los 43 escaños actuales.
    Los nacionalistas gallegos BNG, con su candidata, Ana Pontón, conservan su segunda posición y obtendrían un resultado histórico al escalar de los 19 escaños actuales hasta entre 24 y 31, según los sondeos.
    La subida del BNG sería a costa de los socialistas, terceros, actualmente con 14 escaños, y que según las encuestas podrían bajar hasta los 9 diputados, con lo que sería posible una mayoría alternativa de izquierdas a la del PP.
    La última vez que gobernó la izquierda fue en la legislatura 2005-2009 con el socialista Emilio Pérez Touriño en coalición con BNG.
    Pontón, que hace ocho años rescató a un BNG de sus horas muy bajas y que ha centrado su campaña en lo social, situó hace cuatro años a su partido como primera fuerza de la oposición por delante de los socialistas, encabezados por José Ramón Gómez Besteiro.
    Pontón pidió hoy, último día de campaña, el "voto inconformista" para "hacer historia" y convertirse en la "primera mujer presidenta".
    Rueda por su parte acusó a los socialistas de haberse "entregado al nacionalismo independentista" y pidió el voto a los socialistas que "de buena fe" están desencantados con su partido. (ANSA).