Nordio, "familiares de Salis perdieron un año"

Padres de la italiana detenida podrían afincarse en Budapest

(ANSA) - ROMA 14 FEB - Los familiares de la italiana Ilaria Salis -detenida en Budapest- "lamentablemente perdieron un año, si hubieran pedido rápidamente el arresto domiciliario en Hungría, esto tal vez no habría sucedido", afirmó el ministro de Justicia de Italia, Carlo Nordio.
    "Es un gran resultado del que están convencidos, ahora pensemos paso a paso. Sería un gran resultado si el juez húngaro se los concede. Esperamos entonces poder aplicar las convenciones, nuestros acuerdos prevén que una vez finalizada la detención en prisión, se podrá activar la norma del acuerdo internacional según la cual es posible solicitar que el arresto domiciliario se cumpla en Italia", amplió el ministro.
    "La señora Salis confirmó ayer (martes) una clara mejora de las condiciones penitenciarias; estos son los resultados obtenidos" del trabajo del gobierno italiano, afirmó, a su vez, el ministro de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani, en el turno de preguntas en la Cámara de Diputados, en Roma.
    "La tutela de la seguridad de Salis es la prioridad para el gobierno que pidió un juicio justo y rápido. La noticia de ayer (martes) fue que el tribunal de Budapest adelantó la audiencia a marzo, un acontecimiento muy positivo que indica la voluntad del poder judicial de acelerar el proceso como fue solicitado por el gobierno italiano", amplió el jefe de la diplomacia.
    El descubrimiento del mural que representa a la hija ahorcada fue "devastador", es "una amenaza de muerte", apuntó en tanto el padre de la mujer. "Estamos preocupados por la seguridad de Ilaria. Tanto en la cárcel como si logra obtener arresto domiciliario en Hungría", comentó Roberto Salis en una entrevista con el diario La Stampa, y recordó que Ilaria, de 39 años, "siempre había estado en contra" de pedir arresto domiciliario en Hungría. "Incluso porque si fuese declarada culpable -explicó- para la ley húngara los domiciliarios no hace cúmulo de la pena". Pero ahora "las cosas han cambiado. Nos han hecho comprender que el arresto domiciliario en Hungría es un paso obligatorio para aspirar a obtener el arresto domiciliario en Italia", indicó el padre, en línea con lo dicho por Nordio.
    Para Roberto Salis y su mujer, una hipótesis es irse a vivir a Hungría: "nuestro abogado está trabajando en la solución logística óptima. Necesitamos 51 mil euros en depósito y un lugar seguro y vigilado. Planeamos cerrar los trámites necesarios para presentar la solicitud antes de fin de mes." La presentación del caso supuso algunas mejoras en el trato penitenciario, "es justo reconocerlo, hay que dar crédito a las autoridades húngaras -observó -. Hay cosas muy positivas". Por ejemplo, "los documentos de la acusación están disponibles, pero aún faltan traducciones al italiano de documentos fundamentales para la defensa".
    La próxima audiencia "se adelantó para el 28 de marzo. El tiempo apremia".
    Mientras tanto, Gabriele Marchesi, implicado en el mismo proceso por los enfrentamientos con los nazis húngaros, permanecerá bajo arresto domiciliario en Italia: "Creo que ante un trato tan diferente entre dos personas en las mismas condiciones, dos ciudadanos italianos -subrayó- podría intervenir el presidente de la República (Sergio Mattarella).
    Eso espero. Porque él es el garante del equilibrio entre los diferentes poderes del Estado".
    Ilaria Salis, quien lleva detenida en la cárcel de Budapest casi un año, fue detenida acusada de haber agredido a dos neonazis durante el llamado Día de Honor en memoria de un regimiento nazi de la Segunda Guerra Mundial. (ANSA).