Italia felicita a Stubb, presidente de Finlandia

El conservador ganó las elecciones de la "era OTAN"

Centre-right Alexander Stubb wins Finland's presidential election (foto: EPA)
Centre-right Alexander Stubb wins Finland's presidential election (foto: EPA)

(ANSA) - HELSINKI, por Fabio Govoni - El ex primer ministro conservador Alexander Stubb es el nuevo presidente de Finlandia, el primero de la nueva era como miembro de la OTAN.
    Con casi la totalidad de los votos escrutados de la segunda vuelta sobre los 4,3 millones de electores, Stubb se situó en 51,7. % y su rival, el independiente Verde y exministro de Asuntos Exteriores, Pekka Haavisto, le concedieron rápidamente la victoria, dirigiendo sus "felicitaciones al decimotercer presidente de Finlandia".
    "Es una gran victoria para la democracia en Finlandia - comentó el vencedor mientras el recuento aún estaba en curso - Estoy muy orgulloso de todos los finlandeses que votaron" y "este es el mayor honor de mi vida".
    Tras conocerse el resultado, el viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores italiano, Antonio Tajani, le envió sus felicitaciones en nombre de Italia por el triunfo.
    "Felicitaciones a Alex Stubb, elegido nuevo presidente de Finlandia. Un querido amigo con quien compartimos años de trabajo en el Parlamento Europeo en el grupo del PPE. Será un excelente Jefe de Estado que fortalecerá la Unión Europea (UE)", escribió Tajani, en su cuenta de la red social X (antes Twitter).
    Aunque el presidente de la república no tiene los poderes del primer ministro, en el contexto cambiado de pertenencia a la OTAN, después de décadas de neutralidad y de altísima tensión con la Rusia de Vladimir Putin, Stubb tendrá que demostrar que es capaz para enfrentarse a su agresivo vecino como custodio último de la política exterior y comandante supremo de las fuerzas armadas.
    Hasta hace un par de años, en Helsinki, la necesidad había impuesto una larga historia de relaciones de buena vecindad con Rusia, con la que comparte una frontera de 1.340 kilómetros en una región ártica casi deshabitada: una condición existencial compartida con la vecina Suecia que desembocó en la histórica neutralidad que se remonta a la Guerra Fría.
    Una práctica que entró en crisis en los últimos años y se desplomó con la guerra de Ucrania. El mismo presidente saliente, Sauli Niinisto, nada más ser elegido en 2012, hizo alarde de su amistad con Putin, antes de cambiar radicalmente de posición, alentando la adhesión a la OTAN tras la invasión rusa de Ucrania y comunicando la decisión directamente por teléfono al jefe del Kremlin.
    Pasado el Rubicón de la Alianza Atlántica, Finlandia tuvo que sufrir las amenazas rusas y un repentino aumento de los flujos migratorios procedentes del Este, con la sospecha de una guerra híbrida de represalia por parte de Moscú: problemas con los cuales deberá ahora hacer frente Stubb, de 54 años, junto con el premier conservador Petteri Orpo.
    Stubb, líder del partido de centroderecha Coalición Nacional (KOK) (54% en las encuestas anteriores), y su rival derrotado en la segunda vuelta Haavisto, de 64 años, centroizquierda (46%), ambos con experiencia en política exterior, hicieron campaña con posiciones prácticamente convergentes, salvo matices.
    El ganador fue atlantista, proeuropeo y orientado hacia América, el segundo fue más globalista y progresista, los dos divergieron en política exterior sobre todo en un punto: la presencia, incluso temporal, de armas nucleares de la OTAN en el país.
    Haavisto se mostró en contra, aunque reconoció que las armas nucleares son una parte esencial de la disuasión de la alianza, mientras que Stubb está a favor y no excluye ninguna parte del arsenal de disuasión. (ANSA).