Europa dividida sobre delito de violación

Polémico artículo 5 sobre el concepto de consentimiento

La directiva del bloque para unificar criterios en torno a un delicado tema se empantanó en el Consejo Europeo (foto: ANSA)
La directiva del bloque para unificar criterios en torno a un delicado tema se empantanó en el Consejo Europeo (foto: ANSA)

(ANSA) - BRUSELAS, por Enrica Di Battista - La negociación en curso sobre la directiva europea diseñada para unificar las regulaciones sobre violación en toda la Unión y facilitar la protección de las mujeres se estancó en el Consejo de la UE, al faltar unanimidad de opiniones entre los 27 países en algunos puntos.
    El principal obstáculo a superar está relacionado en particular con el artículo 5 del texto, que define la violación como "relaciones sexuales sin consentimiento" y favorece su penalización en las leyes de todos los Estados.
    La Directiva será examinada mañana, martes 6 de febrero, en el Consejo de la UE.
    La Cámara Europea quiere que la nueva legislación contenga una definición de este delito penal aplicable a "cualquier relación sexual no consentida" y en todos los Estados miembros.
    Sin embargo, algunos países todavía no están convencidos y bloquean el avance del texto. El extracto traicionaría las disposiciones del Convenio de Estambul y constituiría un arriesgado paso atrás para la protección de las mujeres.
    Los 27 países de la UE se dividirían casi por la mitad.
    Francia, Polonia, Hungría y República Checa, entre otros, exigen que las víctimas prueben el uso de la fuerza o la amenaza; mientras que la posición de otros 13, entre ellos España, Bélgica, Luxemburgo, Suecia e Italia, está en línea con el lema: "No es no". La Asociación Differenza Donna lanzó una petición.
    El riesgo de retrocesos ha llevado al surgimiento de asociaciones de protección de las víctimas de la violencia, pero también de sindicatos. En particular, a estos últimos les preocupa la eliminación de la definición de "acoso sexual en el mundo del trabajo" (artículo 4 de la Directiva).
    "La directiva sobre violencia de género debe aprobarse sin recortes ni omisiones que la hagan gravemente insuficiente", declaró la vicepresidenta del Parlamento Europeo. Pina Picierno, pidiendo una "movilización coral".
    La premier italiana "Giorgia Meloni - pidió Picierno - debe responder claramente a estas preguntas: ¿cree que las relaciones sexuales sin consentimiento deben considerarse violación? ¿Cree que el acoso en el lugar de trabajo es una plaga que debe ser erradicada sin dudarlo? ¿Cree que la ciberviolencia es siempre un daño incalculable para las mujeres? Si está a favor, dígalo y trabaje activamente para convencer a otros gobiernos nacionales: el acuerdo sobre la liberación de fondos a Ucrania se alcanzó, a pesar del terrible chantaje de Orban, en 24 horas. Si hay voluntad política los acuerdo se hallan. Se acabó el tiempo de la mediación a la baja sobre los cuerpos de las mujeres".
    En Italia los sindicatos dicen no a la eliminación de las normas sobre violación y acoso sexual en el mundo del trabajo de la Directiva europea.
    La Confederación General Italiana del Trabajo (Cgil), la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (Cisl) y la Unión Italiana del Trabajo (Uil) expresan "gran preocupación por el intento de debilitar la directiva europea contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, en particular el artículo 5 que, al definir la violación como "sexo sin consentimiento", favorece su penalización en los ordenamientos jurídicos de todos los Estados.
    Se amplía el frente de países, como Polonia y Hungría, que intentan por todos los medios que se elimine el artículo 5 de la directiva, subrayan Lara Ghiglione, secretaria confederal de la CGIL, Daniela Fumarola, secretaria general adjunta de la CISL e Ivana Veronese, secretaria confederal de Uil.
    La presidencia belga, en un intento de encontrar una mediación, modificó el texto en varios puntos: eliminó la definición de "acoso sexual en el mundo del trabajo" (artículo 4) y eliminó el artículo 5 (violación)".
    "Las mujeres de CGIL CISL UIL - se lee en una nota - invitan al Gobierno italiano y a la Primera Ministra Giorgia Meloni a defender las normas que protegen a las mujeres y a promover el pleno apoyo al artículo 5 entre todas las delegaciones y todos los países. La formulación original garantiza y protege más de la violencia de género: no queremos ceder a cambios peyorativos que pagarían las mujeres dentro y fuera del lugar de trabajo.
    Necesitamos más protección, no menos derechos." (ANSA).