Kiev, "hundida la nave rusa Ivannovets en Crimea"

Zelensky: "Moscú recibirá un millón de proyectiles de Pyongyang"

(ANSA) - ROMA, 01 FEB - Ucrania celebra un nuevo éxito sobre el frente del mar Negro, reivindicando haber hundido la nave portamisiles rusa Ivanovets, en el lago Donuzlav, una bahía sobre el lado oeste de la península ocupada de Crimea, donde los medios de comunicación reportan también un ataque a un aeropuerto militar ruso de Sebastopol.
    El ataque, realizado durante la noche del miércoles por una unidad de inteligencia militar ucraniana Gur, envió una señal positiva a Kiev, que lleva meses luchando sobre el frente, mientras el presidente, Volodymyr Zelensky, recauda de Bruselas 50 mil millones de ayudas de la Unión Europea y trata de observar con optimismo el futuro de la guerra.
    Clase OTAN Tarantul - Proyecto 12411 para los rusos - El Ivanovets "estaba patrullando el Mar Negro" y "tras una serie de impactos directos en el casco sufrió daños incompatibles con nuevos movimientos y se hundió", afirmó el servicio secreto ucraniano publicando el vídeo del ataque en las redes sociales.
    Según sus informaciones, la operación de búsqueda y salvamento de la tripulación de unas cuarenta personas "no tuvo éxito".
    Del lado ruso todo está en silencio, donde solo los bloggers militares hablan del hundimiento del baroc. Mientras, la Marina ucraniana celebra "una pérdida bastante significativa" para Moscú.
    Si se confirma, el hundimiento del Ivanovets sería el último de una serie de éxitos ucranianos en la guerra en el Mar Negro y sus alrededores: en diciembre Kiev declaró que había destruido la gran nave de desembarco Novocherkassk en Feodosia, Crimea, mientras que Rusia solo confirmó el daño. La guerra en el mar parece hacer sonreír más a las fuerzas ucranianas que la guerra en tierra, donde los enfrentamientos continúan en todo el frente sin registrar éxitos considerables.
    Y trae cola la respuesta ucraniana a la invasión, que en los últimos días se adentró en territorio ruso, golpeando infraestructuras incluso cerca de San Petersburgo, varios kilómetros más cerca.
    Estos ataques sobre la ciudad rusa podría aumentar en el futuro, advirtió el jefe del Gur, Kirilo Budanov, sin por ello reivindicar abiertamente las incursiones.
    Es uno de los nombres en la pole position para ocupar el puesto de Valery Zaluzhny, el comandante de las fuerzas armadas de Kiev que ahora parece estar a las puertas, según los rumores que circulan en los medios desde hace días.
    El asunto podría concluir el fin de semana: según la cadena CNN, en esos días Zelensky firmará el decreto presidencial para torpedear al general, realizando el mayor cambio en el mando militar ucraniano desde el comienzo de la invasión. La elección del presidente promete causar estragos entre los militares y la opinión pública en Ucrania, donde en tanto continúan los bombardeos (un ataque ruso alcanzó el hospital de Veleykyi Burluk, en Járkov) y la guerra aumenta día a día dramáticamente consecuencias para la población civil: casi 9.700 ucranianos muertos, 7.000 desaparecidos, 11.000 heridos y 14.000 niños deportados, según la policía de Kiev.
    La atención también sigue siendo alta sobre la planta de Zaporiyia ocupada por los rusos: la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) informó que las fuerzas de Moscú impidieron al persona del operador atómico ucraniano Energoatom entrar en la estructura.
    "Es crucial que la instalación cuente con personal calificado", comentó el jefe de la AIEA, el argentino Rafael Grossi, quien visitará el sitio la próxima semana.
    Por el momento no se habla de soluciones negociadas, por lo que la carrera armamentista continúa para ambas partes.
    Después de celebrar los 50 mil millones de ayudas de la UE, el presidente Zelensky criticó los retrasos en la llegada de municiones europeas a Kiev, denunciando que mientras tanto "Rusia recibirá un millón de proyectiles de artillería de Pyongyang". (ANSA).