El presidente Mattarella abre la Cumbre Italia-Africa

Plan Mattei, eje Meloni-Von der Leyen. Primeros países piloto

El presidente Mattarella abre la Cumbre Italia-Africa (foto: ANSA)
El presidente Mattarella abre la Cumbre Italia-Africa (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA, por Paolo Cappelleri - El presidente de la República, Sergio Mattarella, citó un proverbio africano "de gran sabiduría" para cerrar su brindis ante los jefes de Estado y de Gobierno y los demás dignatarios invitados a la cumbre Italia-Africa, ocasión deseada por Giorgia Meloni para lanzar el Plan Mattei.
    "Si quieres ir rápido, corre solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado", dijo, deseando un "camino común" hacia "el bienestar y la paz en Africa, Europa y el mundo".
    "Es la cooperación lo que mueve al progreso", subrayó, y frente a las crisis en curso, la "tarea" común es "explorar el extraordinario potencial de desarrollo de las relaciones" entre los dos continentes, "en el terreno político, para extinguir los focos de tensión y conflicto, en el terreno económico, para lograr una producción sostenible y una distribución equitativa de los recursos, para incrementar el patrimonio de nuestras respectivas culturas".
    Después de la velada en el Quirinal, la sala del Senado será el escaparate de la estrategia en la que la primera ministra estuvo trabajando desde su toma de posesión.
    Un "marco político" para reforzar de forma "no depredadora" la colaboración con Africa, que desde hace unas semanas también cuenta con gobernanza, con una sala de control que se reunirá por primera vez en febrero para trabajar en los primeros proyectos.
    Para la oposición se trata simplemente de "una caja vacía", pero el Palacio Chigi y Farnesina están seguros de que el enfoque generará resultados positivos, desde el punto de vista geopolítico y energético.
    "Las ventajas para Italia son innumerables", está segura Meloni: "Todo lo que sucede en Africa nos involucra a nosotros, desde la migración hasta la seguridad, pasando por las cadenas de suministro".
    Como en Túnez, en Lampedusa y, a veces, en los lugares de las inundaciones que afectaron a Emilia Romagna, también en este evento de fuerte valor político y simbólico, junto a la primera ministra está Ursula von der Leyen (que anuncia "una nueva era de cooperación " con el Banco Africano de Desarrollo).
    Es la señal de un eje cada vez más sólido entre la presidente de la Comisión Europea y Meloni, que han desarrollado un cierto sentimiento, especialmente en los expedientes relacionados con la inmigración y la cooperación con los países africanos.
    También asisten los líderes de otras instituciones de la UE.
    Y esto "demuestra la importancia de incluir el Plan Mattei en una estrategia europea", subrayó el ministro de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani. Poco después llegó un claro respaldo de Bruselas.
    La Comisión, explicó un portavoz, "da la bienvenida" al Plan Mattei, considerando que "encaja bien con la visión común para 2030 a la que se comprometieron los líderes de la UE y de la Unión Africana" y "con el plan de inversiones Global Gateway en Africa", aproximadamente la mitad de la asignación global de 300 mil millones de euros.
    "Hemos establecido temas prioritarios y países piloto en los cuales lanzar los primeros proyectos", explicó Meloni.
    Roma mira sobre todo a los países más grandes y poblados del continente, e inevitablemente también a los más influyentes.
    En la cumbre podrían emerger los primeros. Ya se habla de Argelia, Egipto (con el que la UE también intenta crear un memorando) y Marruecos.
    "Lo que hicimos en Túnez debe replicarse en otras naciones y estamos trabajando en ello", explicó Meloni, dispuesto a reunirse nuevamente con el presidente Kais Saied.
    Se espera que Abdul Hamid Mohammed Dbeibeh, primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional, salga de Libia y no se descarta que Meloni discuta acuerdos para frenar los flujos migratorios, un tema sobre el que la primera ministra recibió hace una semana un valioso apoyo de Recep Tayyip Erdogan, el presidente de Turquía, que tiene un papel especialmente activo en el país norteafricano.
    Entre los más de 40 participantes no se encuentra Nigeria, el mayor Estado de Africa, actor fundamental sobre todo en la zona occidental, atormentada por el caos en Níger, donde "la sustitución de la alianza con Francia por otras" genera "preocupaciones" por parte de desde el punto de vista de la "estabilidad geopolítica", como explicó el ministro del Interior, Matteo Piantedosi.
    Otro frente caliente es el Mar Rojo. "Se corre el riesgo de tener consecuencias" para la economía "si no defendemos la libertad de navegación -explicó Meloni-: el 15% del comercio mundial pasa por el Canal de Suez, en el mejor de los casos bloquear esos buques mercantes significa aumentar el costo de los productos que llegue a nuestro mercado, no lo podemos permitir. Lo que estamos haciendo es impulsar, junto con la UE, una misión defensiva para garantizar la libertad de navegación".
    (ANSA).