Desde la UE, más proyectos con Global Gateway

Eje inversiones e inmigrantes, objetivo llegar a acuerdo Egipto

(ANSA) - BRUSELAS, 28 GEN - La última vez, Ursula von der Leyen dio la bienvenida a los líderes africanos en el foro Global Gateway con una exhortación: "Avancemos juntos". Ahora la invitación está lista para resonar en Roma, en el marco de la cumbre UE-Africa, sellando la sintonía con la acción del gobierno de Giorgia Meloni y el nuevo Plan Mattei.
    La estrategia de inversión italiana "encaja bien", en palabras de Bruselas, "con la visión conjunta" de los líderes europeos y africanos. Y, sobre todo, al maxiplan de la UE de 300 mil millones de euros lanzado en 2021 por el Palacio Berlaymont para lanzar la contraofensiva contra Pekín y su Ruta de la Seda.
    Un apoyo a Roma también en materia de migración -con la esperanza de desalentar las salidas-, acompañado del memorando firmado en julio con Túnez, que pronto podría replicarse con un nuevo acuerdo con Egipto.
    El cambio de paradigma en África consagrado en el plan verde y tecnológico de Global Gateway se refleja en los números: las inversiones para el continente africano -en gran parte no reembolsables- ascienden en total a unos 150 mil millones de euros, la mitad de los recursos disponible.
    Y avanza en dos direcciones: estabilizar el hemisferio sur y contrarrestar la influencia de los gigantes China y Rusia.
    En los últimos dos años, los acuerdos en materia de energía, digital y transporte se han sucedido, con una larga lista de proyectos: autopistas, puentes, cables eléctricos, plantas eólicas y solares, escuelas, líneas ferroviarias: en Senegal, Burundi, Congo, Kenia, Ruanda, Namibia, Angola, Benin, Costa de Marfil, Zambia, Tanzania.
    El objetivo declarado es recuperar la influencia internacional llevando "valores europeos" a Africa y respondiendo a los problemas geopolíticos, desde la seguridad energética y económica hasta las cadenas de suministro, de los socios emergentes.
    A finales del año pasado Bruselas, llamando a reunirse a los países miembros y al sector privado en el Equipo Europa, ya había comprometido en conjunto -también para los socios de América Latina y Asia- casi 70 mil millones de euros para un plan que durará al menos hasta 2027, mucho más allá de las elecciones europeas, al final del ciclo de vida del presupuesto plurianual de la UE. Y que, según la visión de Ursula von der Leyen, comprometida justo antes de Navidad con la inauguración de una fábrica de BioNTech en Ruanda para la producción a gran escala de vacunas de ARNm, deberá llevarse adelante con decisión para demostrar al mundo que la UE no está "solo interesada en extraer recursos" de Africa, sino en aumentar su crecimiento invirtiendo en "capacitaciones para los trabajadores locales".
    A dar apoyo a la estrategia africana en el eje Roma-Bruselas se encuentran los acuerdos bilaterales sobre migración que la UE se comprometió a impulsar desde hace meses.
    Se espera que a finales de febrero esté finalizado un nuevo memorando con Egipto, siguiendo el modelo del acuerdo firmado en julio con el líder tunecino Kais Saied.
    E incluso en este caso el acuerdo se centrará en la migración, centrándose en la energía y la infraestructura.
    El Cairo -que en Roma está representado por la ministra de Cooperación Internacional, Rania Al-Mashat- para la UE "puede convertirse no sólo en un proveedor fiable de gas sino también de energías renovables".
    Un expediente destinado a ocupar un lugar central en las próximas semanas. Y acabar sobre la mesa de la cumbre Italia-Africa.. (ANSA).