Rusos ignoran el centenario de la muerte de Lenin

Pocos asisten al Mausoleo. Para Putin culpable de crear Ucrania

(ANSA) - MOSCU, 21 GEN - En la Rusia soviética, cada 21 de enero, grandes multitudes hacían fila para rendir homenaje al padre de la URSS, Vladimir Lenin. Hoy, sin embargo, 100 años después de su muerte, las autoridades no organizaron ningún acto oficial y su memoria fue prácticamente ignorada por la gran mayoría del pueblo ruso.
    Sólo unos cientos de nostálgicos, a pesar de los 12 grados bajo cero, le rindieron homenaje en la Plaza Roja de Moscú, donde se encuentra el mausoleo que alberga sus restos.
    Entre ellos el líder del Partido Comunista de la Federación Rusa, Gennadij Andreevic Zjuganov, quien colocó una corona de flores ante la tumba del protagonista de la revolución de 1917.
    "Vine aquí para honrar la memoria de Vladimir Lenin, nuestro líder, el fundador del Estado soviético", dijo Yulia, de 47 años, una de las militantes reunidos frente al mausoleo.
    "Sus ideas -añadió- abrió el camino a muchos revolucionarios, luchadores por el futuro brillante del pueblo y por la justicia".
    Muchos de ellos trajeron consigo retratos de Lenin o banderas del Partido Comunista Ruso, uno de los pocos partidos políticos a los que se les permitirá participar en las próximas elecciones.
    "El desempeñó un papel no solo para Rusia, sino para el mundo entero", dijo Nikolai, de 73 años.
    "Después de 1917, toda la burguesía mundial temía que sus trabajadores también se levantaran y hicieran una revolución", añadió.
    "Nuestro país está al borde del abismo", subrayó Valentina Alexandrovna, jubilada de 78 años.
    "Básicamente se está convirtiendo en una colonia. Y sólo la doctrina leninista puede ayudarnos a luchar contra este fenómeno", añadió.
    "Las ideas de Lenin -atacó a Viktor, de 85 años- son ahora inaceptables para este Estado. ¿Cómo puede aplicar una política socialista si se convirtió en un Estado capitalista?".
    Cuando Lenin murió el 21 de enero de 1924, las autoridades soviéticas rápidamente embalsamaron su cuerpo y construyeron un mausoleo, un templo de piedra roja y negra pulida en el corazón de la Plaza Roja.
    Durante décadas fue un lugar de peregrinación para todos los ciudadanos soviéticos, pero hoy se transformó en una atracción turística.
    Desde hace años, el presidente Vladimir Putin evita públicamente hablar de Lenin por su supuesto papel en la división del imperio ruso en Estados nacionales como Ucrania, por lo que ni siquiera se pronunció sobre el centenario. (ANSA).