Papa lamenta pérdida de vidas en el sismo de Japón, al menos 48 muertos

Sismo tuvo una tremenda fuerza destructiva, advierte especialista italiano.

El sismo tuvo una terrible fuerza destructiva, según especialistas.  (foto: Ansa)
El sismo tuvo una terrible fuerza destructiva, según especialistas. (foto: Ansa)

(ANSA) CIUDAD DEL VATICANO - El Papa está "profundamente entristecido por la pérdida de vidas y los daños causados ​​por el terremoto" en Japón que provocó, según los últimos datos oficiales, 55 muertos. 

    Así sostiene un telegrama firmado por el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin. 

    Francisco extiende su "solidaridad con quienes se han visto afectados por esta catástrofe" y reza "por las víctimas, por quienes lloran su pérdida y por el rescate de cualquier persona aún desaparecida". 

    El Papa Francisco "alienta a las autoridades civiles y al personal de emergencia que asisten a las víctimas de esta tragedia".

    En las últimas horas, el número de muertos por el potente terremoto del lunes que sacudió una amplia zona de Japón se elevó a 55, comunicaron las autoridades locales.

    Ayer se registró un terremoto de magnitud superior a 7 en el centro de Japón y el Primer Ministro Kishida habla de "carrera contra tiempo" para salvar vidas humanas. Hubo muchos daños, con al menos 200 edificios destruidos por los incendios que se produjeron en la ciudad de Wajima.

    Alrededor de 45.700 familias quedaron sin electricidad y hubo más de 155 réplicas, incluyendo una hoy de 5,6 de magnitud. 

    En el terremoto de Japón se registraron aceleraciones del suelo muy fuertes, superiores a los 2 g, afirmó el presidente del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia, Carlo Doglioni.

    Doglioni explicó que al haber sido un terremoto con un movimiento "antigravedad", es decir, un deslizamiento hacia arriba de la corteza, la secuencia de choques secundarios tenderá a terminar rápidamente, a menos que la falla se active nuevamente. 

    "El terremoto registrado en Japón se debió a un fenómeno de compresión", afirmó Doglioni. De hecho, toda la zona de Japón está siendo empujada hacia el oeste y lo que generó el fuerte choque, con una magnitud estimada entre 7,4 y 7,6 fue el deslizamiento ascendente, 'antigravedad', de una parte de la corteza. 

    "A diferencia de los temblores que se producen en Italia, agregó el especialista, que generalmente favorecen la gravedad, en este caso en Japón esperamos que la secuencia termine relativamente pronto". 

    Uno de los elementos más significativos que surgieron del nuevo shock japonés fueron las aceleraciones máximas del suelo, que en algunos lugares superaron los 2 g, la aceleración de la gravedad. 

    "Una aceleración muy intensa que, aunque sea de corta duración, genera fuertes tensiones en los edificios. En Italia - añadió como ejemplo, por ley, los edificios se construyen para resistir un máximo de 0,3 o 0,4 g". 

    Los nuevos datos registrados en Japón, añadió Doglioni, deben servir como experimento para comprender aspectos aún poco conocidos de los terremotos y para construir, porque fueron las técnicas constructivas las que contuvieron el número de víctimas: 

    "Vemos, concluyó, que la aceleración de la corteza terrestre puede tener impulsos increíbles y debemos aprender, para la construcción de edificios cerca de las zonas del epicentro, que puede haber movimientos mucho más fuertes de lo que exige la ley" (ANSA).