Pueblos de Basilicata: diez lugares para visitar

De Acerenza a Pietrapertosa, entre la belleza y la historia.

La belleza de los pueblos de Basilicata. (foto: ANSA)
La belleza de los pueblos de Basilicata. (foto: ANSA)

(ANSA) POTENZA - Viajar para descubrir los pueblos más bellos de Basilicata es como hacer un viaje en el tiempo hacia la historia más antigua, sumergirse en las tradiciones y rituales populares, y adentrarse en la exuberante naturaleza entre parques, dunas, arroyos y senderos. A continuación, presentamos una pequeña selección de pueblos para visitar, dejándose cautivar por las casas de piedra coronadas por castillos y enclavadas entre montañas o frente al mar.
    El recorrido comienza en Acerenza, un pueblo con una historia antigua gracias a su estratégica ubicación en lo alto de una colina, en el corazón del territorio lucano. En el casco antiguo se destaca la imponente catedral de Santa María Asunta, una obra maestra del arte románico con hermosos frescos. Al salir de la Iglesia Madre, se puede pasear por las calles hasta los palacios del siglo XVIII de Gala y Curia Vecchia; este último ocupa una parte del antiguo castillo.
    Encajado entre los Dolomitas Lucanos, el pueblo de Castelmezzano es una hermosa postal y uno de los lugares más característicos de la región. Por la noche, con las luces brillando cerca de las montañas rocosas, su belleza es aún más impresionante. Una experiencia imperdible, pero solo para los más valientes, es el Vuelo del Ángel: atados a un robusto cable de acero, se atraviesa volando el pueblo hasta el cercano pueblo de Pietrapertosa.
    Pietrapertosa también se puede llegar fácilmente en coche: es el pueblo más alto de Basilicata, en el corazón del Parque de los Dolomitas Lucanos, entre imponentes rocas de arenisca de las que deriva su nombre, que significa "piedra perforada". En el pueblo, vale la pena visitar el castillo normando con sus murallas, algunas habitaciones excavadas en la roca y la Iglesia Madre con frescos del siglo XVIII.
    Lagonegro es un pequeño pueblo medieval con calles estrechas y empinadas; según la leyenda, aquí vivió los últimos años de su vida la Mona Lisa, icónica protagonista del cuadro de Leonardo da Vinci, hoy enterrada en la iglesia de San Nicolás. El pueblo también es conocido por la producción artesanal de relojes de torre, exportados a todo el mundo.
    Rivello, extendido en tres colinas, es también un pueblo de artesanos: relojeros, orfebres, herreros y curtidores han marcado la historia del pueblo. Pero Rivello es especialmente famoso porque en invierno, cubierto de nieve, parece un belén: con las luces que iluminan el blanco de la nieve, es una postal sugestiva y única. El pequeño pueblo también alberga más de 20 iglesias: entre ellas, vale la pena visitar la de la Anunciación, la Capilla de Santa Bárbara y el convento de San Antonio.
    La mayoría de las casas de Satriano di Lucania están cubiertas de murales: después del terremoto de 1980, para revitalizar el pueblo, se decidió realizar pinturas que embellecieran las viviendas. Además de pasear por las callejuelas, es agradable entrar en el antiguo castillo del siglo XVII y en la Iglesia Madre, reconstruida en la década de 1950 pero que aún conserva intacta la antigua torre del campanario.
    Guardia Perticara es un diminuto pueblo de piedra, donde en las estrechas calles se asoman antiguas viviendas, portales, escaleras, arcos y balcones, todos rigurosamente de piedra, dominando un paisaje impresionante. Vale la pena visitar la iglesia de San Nicolás Magno y admirar el panorama del valle del arroyo Sauro desde lo alto de la colina donde se encuentra Casa Sasso, el antiguo castillo del pueblo.
    En el corazón de Vulture, en la parte norte de la región, Venosa es un pueblo que une historia, arte y cultura en el encantador castillo aragonés que alberga el Museo Nacional. Vale la pena visitar la iglesia benedictina incompleta, obra maestra artística de Venosa, y el Parque Arqueológico, un museo al aire libre donde se pueden admirar antiguas termas romanas, restos de villas, catacumbas, tumbas hipogeas y un hermoso anfiteatro.
    El pueblo de Aliano está ligado a la obra maestra literaria de Carlo Levi, "Cristo se detuvo en Éboli", ambientada precisamente entre sus casas. Aquí, el escritor pasó parte de su confinamiento y quedó tan impresionado que pidió ser enterrado allí después de su muerte. El museo histórico que lleva su nombre conserva importantes testimonios que recorren su historia.
    Melfi es famosa sobre todo por su castillo de origen medieval, uno de los símbolos más conocidos de Basilicata, construido durante el período normando, pero que sufrió diversas modificaciones en la época angevina y aragonesa. Entre sus muros se promulgaron las famosas Constituciones de Melfi.
    En el casco antiguo se puede visitar la catedral de Santa María Asunta, construida en 1076, y la iglesia de San Antonio, que data de 1423; son sugestivas las iglesias rupestres de los alrededores, como la de Santa Margarita, excavada en una roca de toba y datada en el 1200, y la de la Madonna delle Spinelle, descubierta en 1845. Hoy en día solo se visita la capilla terminal de planta hexagonal, con seis semicolumnas que sostienen un cornisamento. También es digna de admirar la iglesia de Santa Lucía con hermosos frescos del siglo XIII en la cripta. (ANSA).