En Basilicata, el turismo de pasiones, de hierbas a estrellas

Arte y paisaje en los pueblos, tour y talleres inmersivos

Múltiples posibilidades turísticas en Basilicata (ANSA) (foto: ANSA)
Múltiples posibilidades turísticas en Basilicata (ANSA) (foto: ANSA)

(ANSA) - POTENZA - Astronomía, arte y paisaje en los pueblos, talleres de inmersión, recorridos por parques y jardines entre hierbas y flores silvestres, cuentos de hadas y magia: Basílicata se abre al turismo experiencial donde vivir y compartir las pasiones.
    Fuera de las rutas turísticas habituales, la región revela aspectos nuevos, atentos a redescubrir lugares de verdadera belleza antropológica, cultura y tradición. Hay muchas posibilidades para dedicarse a actividades regeneradoras durante las vacaciones, sumergirse en la naturaleza, redescubrir el encanto de las tradiciones, degustar platos típicos y practicar deportes al aire libre.
    Con su increíble biodiversidad, salvaguardada y protegida por dos parques nacionales, tres parques regionales y reservas naturales, Lucania es el lugar ideal para descubrir hierbas, flores y plantas medicinales silvestres durante excursiones con expertos en alimurgia, la ciencia que estudia el uso de plantas silvestres comestibles, más conocidas hoy como 'forrajeras'.
    Para profundizar en el tema, se puede visitar el Conservatorio de Etnobotánica y Hortus Basiliano de Castelluccio Superiore, custodio de la biodiversidad mediterránea, un jardín de plantas medicinales que incluye alrededor de 150, en su mayoría autóctonas; el Parque Color de Castelgrande (PZ) dedicado al famoso botánico Guglielmo Gasparrini con una 'Casa de las Mariposas', en cuyo interior se encuentran ejemplares de mariposas vivas en un microhábitat tropical.
    Y, de nuevo, el Jardín Botánico Sanseverino en Grumento Nova y la Casa de las Hierbas de Pomarico para aprender y distinguir las hierbas silvestres.
    Basílicata es también la tierra ideal para admirar claramente las estrellas por la noche en el campo, en las montañas o en los alrededores de pequeños pueblos encaramados.
    Aquí la contaminación lumínica es muy baja, con cielos oscuros que permiten sentirse en conexión directa con el universo; existen varios métodos: el observatorio astronómico de Anzi, uno de los más acreditados de Italia para la divulgación científica y astronómica, donde es posible admirar alrededor de 4.500 estrellas del cielo del norte y del sur; el Museo de la Ciencia y el Espacio - Sparkme Space Academy en Matera, un sitio de divulgación científica que ofrece visitas inmersivas al mundo de la ciencia y el espacio y el Observatorio de Desechos Espaciales de Castelgrande, a 1.258 metros sobre el nivel del mar, con 2 cúpulas e igual número de telescopios.
    Hay otro aspecto original y apasionante, que se refiere al descubrimiento del territorio misterioso y ancestral, a través de los cuentos de hadas y la magia. Aquí el viaje parte de Rapone, la "tierra de los cuentos de hadas", y de un libro "Lo Cunto de Li Cunti" escrito en 1600 por el napolitano Giambattista Basile que, inspirado por el territorio lucano, recopiló y tradujo numerosos cuentos populares.
    El evento organizado en el pueblo, el Festival Rapone Fiaba, es también un proyecto comunitario donde, a través de un viaje artístico-cultural, se da nueva vida a los cuentos de hadas más bellos de todos los tiempos. Y, de nuevo, el camino de los cinco cuentos de hadas, el museo multimedia 'C.E.R.A. una volta' y el parque de aventuras con rutas dedicadas a personajes de cuentos de hadas.
    Luego continuamos hacia Albano di Lucania, la "ciudad mágica" que ya fue centro de estudios durante las expediciones de Ernesto De Martino a Lucania en los años 50, con la ruta ritual "La Rocca del Cappello", pasando por Colobraro, con la interesante iniciativa 'Sueño de una noche en ese pueblo', para llegar a Agromonte, el pueblo de los enigmas, entre las cimas del Parque Nacional del Pollino, declarado patrimonio natural de la UNESCO en 2015. Aquí es posible admirar el pino loricado definido por muchos como el 'fósil viviente' o el 'dinosaurio de los árboles', protagonista indiscutible de este escenario mágico y fantástico.
    Y luego están los talleres vivenciales que combinan actividades al aire libre y el descubrimiento de nuevos lugares, tradiciones antiguas y sabrosos platos típicos: en Lavello la 'Floración de la esencia de la naturaleza', coincidiendo con el florecimiento de los numerosos campos de lavanda; los talleres de Grottole para aprender el arte del maestro quesero y crear su propio queso; y también los talleres de cerámica y papel maché y los cursos de fototrampeo en el Parque Nacional del Pollino con operadores de Ceas.
    Por los antiguos caminos de ovejas se puede dar un paseo en burro con los granjeros; con guías certificados por el Instituto de Terapia Forestal, sin embargo, es posible sumergirse en baños de bosque para descubrirlo a través de los sentidos, para beneficiarse de la presencia de los árboles desde un punto de vista psicológico y fisiológico.
    Para más información: www.basilicataturistica.it (ANSA).