Balotaje divide a la mayoría en Italia

FDI lanza Comités cívicos de cara a referendo elección premier

(ANSA) - ROMA 3 ABR - La mayoría oficialista en las cámaras sigue adelante con la reforma política en Italia, iniciando el examen del artículo siguiente al relativo a la elección directa del Presidente del Consejo de Ministros, pero está dividida sobre una cuestión central: la ley electoral que sustentará la gran transformación.
    La Liga y Forza Italia (FI), de hecho, declararon que no quieren un sistema de votación, mientras que el relator Alberto Balboni afirmó que la votación es necesaria para que el mandato electivo sea "coherente".
    Una situación que la ministra de Reformas, Maria Elisabetta Casellati, no quiso disolver, confirmando que la cuestión de la ley electoral solo se abordará después de la primera aprobación de la reforma por parte de la Cámara y el Senado.
    El pasado martes la Comisión aprobó la enmienda del Gobierno al artículo 3 que establece elecciones directas en las que la ley electoral debe "garantizar" una mayoría parlamentaria gracias a un bono de mayoría. Balboni había dicho que la futura ley electoral deberá prever un umbral para acceder al premio, con posible segunda vuelta, en caso de no alcanzar ese quórum.
    El líder de la Liga en el Palacio Madama, Massimiliano Romeo, contradice esta visión: "es un sistema que no me gusta".
    En este punto, durante la sesión de la Comisión, Dario Parrini (Partido Demócrata, PD) pidió al gobierno y a la mayoría que aclaren qué ley electoral quieren: "Cómo podemos seguir con posiciones completamente divergentes dentro de la mayoría? Estamos estupefactos". "Tómate 10 días, decide", sentenció.
    Balboni reiteró luego que si se fija un umbral "del 42, 43 o 44%" y ninguna coalición lo alcanza, será necesaria un balotaje "por coherencia" con la implantación de la reforma. Pero una voz disonante también vino de Forza Italia.
    "Sobre el balotaje -dijo Alessandro Cattaneo- tengo una duda: la Los italianos acuden allí en cifras muy bajas, muy por debajo del 50%. Francamente, no estoy de acuerdo".
    Palabras que siguen a una oposición similar expresada en los últimos días por Adriano Paroli, vicepresidente del Senado.
    Las oposiciones con Parrini, Peppe De Cristofaro (AVS, izquierda), el líder del grupo demócrata Francesco Boccia y Alessandra Maiorino (Movimiento 5 Estrellas - M5S) estigmatizaron la división de la centroderecha en un tema relevante.
    La ministra Casellati, interviniendo en la Comisión, evitó desentrañar la cuestión reiterando que solo pondrá sobre la mesa la ley electoral después de la primera aprobación del proyecto de ley sobre el cargo de primer ministro por parte de la Cámara y el Senado. Mientras tanto, Hermanos de Italia, el partido de la premier Giorgia Meloni, por iniciativa del senador Andrea De Priamo, puso en marcha los primeros comités cívicos para el cargo de primer ministro, encabezados por el abogado romano Gaetano Lauro Groppo, con vistas al referéndum de confirmación.
    (ANSA).