Mattarella en Costa de Marfil, refuerza la mirada hacia Africa

Primer presidente italiano en Costa de Marfil. Luego a Ghana

El presidente Sergio Mattarella en Abidjan, Costa de Marfil. Africa entre las prioridades. (foto: ANSA)
El presidente Sergio Mattarella en Abidjan, Costa de Marfil. Africa entre las prioridades. (foto: ANSA)

(ANSA) - ABDIJAN, por el enviado Fabrizio Finzi - Un continente estratégico para Italia, con sus tensiones no resueltas y un auge demográfico y económico abrumador, de hecho, la puerta sur de Europa, por donde entran los hidrocarburos y también los inmigrantes. Sergio Mattarella regresa a Africa para una visita de Estado a Costa de Marfil que confirma cómo el continente ha vuelto al centro de los intereses de Italia después de años de desatención que permitieron a otros países (algunos europeos pero sobre todo China y Rusia) la penetración económica y política de la zona.
    Un continente situado a un paso de las fronteras meridionales de Europa y que el Presidente de la República ha puesto desde hace años en el radar del Quirinal y que hoy, con el plan Mattei del gobierno, vuelve a ocupar el primer puesto de los expedientes de política exterior de Roma.
    El jefe de Estado llegó este martes a Abiyán para realizar una visita de Estado, la primera de un jefe de Estado italiano en el país. Se trata -explican desde el Quirinal, la sede de la Presidencia- "de una señal de gran atención y un mensaje político claro" para Africa Occidental, que se completará con una misión de seguimiento a la vecina Ghana, donde Mattarella se trasladará el jueves 4 de abril.
    Con gran atención a las políticas de cooperación (especialmente la educación y el mundo de la juventud), se enriquece así la geografía política del presidente, que ya visitó Kenia, Zambia, Mozambique, Etiopía y Argelia en los últimos años.
    Costa de Marfil y Ghana son dos países importantes de la región y representan un vínculo fundamental con una zona convulsa como la del Sahel, donde el fundamentalismo islámico, las células terroristas y los flujos de inmigración ilegal son observados con especial atención por los servicios del mundo occidental. Costa de Marfil y Ghana, siempre comparadas con los estándares africanos, son dos democracias que ofrecen economías dinámicas y abiertas y, por lo tanto, el diálogo político es fácil.
    El ENI (ente italiano de hidrocarburos) ya está presente en Costa de Marfil y Mattarella, tras las reuniones políticas del primer día, visitará también una planta de la petrolera italiana, la estación de bombeo de Baleine.
    Si se dedica mucha atención a un tema muy sensible en los dos países, a saber, la educación, para Mattarella será inevitable un resumen de todos los principales expedientes internacionales, desde Ucrania hasta Oriente Medio. Más concretamente, se abordará la cuestión de la seguridad y la protección de las rutas comerciales marítimas: de hecho, el presidente visitará también en Ghana el patrullero de alta mar Bettica de la Armada italiana, que participa en operaciones de vigilancia en el Golfo de Guinea, así como parte de un programa para combatir la piratería.
    A su llegada a Abiyán, Mattarella mantuvo una conversación política con el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara. También en el primer día de la visita a Costa de Marfil, el presidente recibirá las llaves del distrito de Abiyán, un prestigioso reconocimiento en el pasado también atribuido a los presidentes franceses Emmanuel Macron y Francois Hollande.
    El mismo guión imperará el primer día de visita a Ghana: el viernes 5 de abril, por la mañana, se reunirá con el presidente, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, quien por la noche le ofrecerá un almuerzo de Estado. Por la tarde, Mattarella visitará el Castillo de Christiansborg, uno de los muchos situados en la costa atlántica desde donde antiguamente partían los barcos negreros.
    Se trata de un homenaje para honrar la memoria de las víctimas de la terrible trata de personas que azotó a África durante siglos, especialmente a la parte occidental. (ANSA).