Ataque en Damasco, muere jefe de los Pasdaran

Irán. "Respuesta dura". Protestas en Israel contra Netanyahu

Según el embajador iraní, el edificio fue alcanzado por misiles israelíes.  (foto: ANSA)
Según el embajador iraní, el edificio fue alcanzado por misiles israelíes. (foto: ANSA)

(ANSA) TEL AVIV - La tensión aumenta peligrosamente en Medio Oriente: Israel atacó Damasco: lanzó misiles contra el edificio del consulado iraní y mató a varios Pasdaran, los guardianes de la revolución, entre ellos a uno de sus comandantes, el general Mohammad Reza Zahedi, y a su vice.
    Un objetivo de primer orden, considerado el más importante tras la muerte de Qasem Soleimani. Zahedi, comandante de la Fuerza Quds y responsable para Siria y Líbano,era la cabeza de puente entre Teherán y Hezbolá y, probablemente, el hombre que garantizó el armamento iraní al partido de Dios.
    Una operación que corre el riesgo de desencadenar la venganza de los ayatolás: "La respuesta será dura", advirtió el embajador iraní en Siria, Hossein Akbari.
    El ataque, del que Israel aún no confirmó su autoría, tuvo como objetivo Damasco y la sede del consulado que también albergaba al embajador, que escapó ileso junto con su familia.
    Entre los escombros del edificio atacado se encuentran -según el Observatorio de Derechos Humanos en Siria- los cuerpos de al menos otras tres personas, además de los cinco Pasdaran.
    "La situación es de alta tensión, obviamente. Irán es el protector de Hezbollah, los fundamentalistas que luchan contra Israel, que atacan a Israel desde el sur del Líbano.
    Ciertamente, allí en Damasco estaban los Pasdaran", dijo el canciller italiano Antonio Tajani, "Probablemente también había militantes de Hamás hoy, es un rumor que circula, aunque sea una información que debe ser verificada", agregó el canciller italiano.
    El raid tuvo como objetivo la sede consular -junto a la embajada- en el barrio de Mezzeh, donde se encuentran varias embajadas extranjeras y edificios de la ONU.
    Imágenes y comentarios aparecidos en la web indicaban un edificio "derribado", en cuyo interior se encontraba Zahedi y, según algunas informaciones aparecidas en los medios de comunicación israelíes e iraníes, su vice, Mohammad Hadi Rahimi.
    Zahedi era el oficial de mayor rango de Pasdaran, al mando de las operaciones para Siria y el Líbano y, según algunas fuentes en Israel, uno de los hombres clave del aparato militar de Teherán en la zona. Según el embajador Akbari, el objetivo fue alcanzado "por cazas F-35 con seis misiles".
    La agencia estatal siria, SANA, dijo que los sistemas de defensa militar derribaron algunos de los misiles.
    El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir-Abdollahian, llamó inmediatamente a la comunidad internacional a tomar medidas contra Israel.
    En una conversación telefónica con su homólogo sirio, Faisal Mekdad, Amir-Abdollahian "acusó al régimen sionista y pidió una respuesta seria de la comunidad internacional a estas acciones criminales".
    La operación se llevó a cabo mientras aumenta la tensión interna también en Israel, donde por segundo día consecutivo las calles volvieron a pedir "elecciones" y la dimisión del primer ministro, Benjamín Netanyahu, -que la noche del domingo fue operado por sorpresa de una hernia- con una manifestación frente a la Knesset (Parlamento) en Jerusalén a la que asistieron miles de personas.
    En Gaza, en tanto, tras un asedio que duró varios días, el ejército se retiró del hospital de Shifa, mientras que las Fuerzas de Defensa (FDI), después de meses tras la pista de los líderes de Hamás, arrestaron también a la hermana de Ismail Hanyeh (el jefe de la facción palestina que está en Qatar) sospechosa "de contactos con agentes de la facción islámica y de apoyo a actos de terrorismo".
    En Jerusalén, la megaprotesta contra el gobierno de Netanyahu, que comenzó el domingo por la tarde frente a la Knesset, se repitió este lunes por la noche, llevando a decenas de miles de israelíes a las calles gritando "Dimisión por el gobierno de Benjamin Netanyahu".
    Se trata de una las manifestaciones contra la reforma judicial del Primer Ministro sin precedentes, por la cantidad de gente en las calles. Muchos de los manifestantes, con banderas israelíes ondeando, tenían pegatinas que decían "Gobierno, vete".
    En las calles que conducen a la Knesset se instalaron numerosas tiendas de campaña: los manifestantes exigen que se celebren elecciones generales antes de finales de año.
    En el frente del conflicto en Gaza, en el día 178 de hostilidades, el portavoz del ejército, tras abandonar Shifa, denunció que Hamás había transformado el lugar "en un cuartel general militar y destruido el complejo".
    El ministerio de Salud de la facción islámica afirmó haber descubierto decenas de "cuerpos de mártires" en el hospital y añadió que los daños materiales fueron "muy importantes" en todos los edificios.
    Y hubo pocos avances en el frente de las conversaciones.
    Israel, sin embargo, habla de "algunos progresos" en las negociaciones indirectas que "se intensificarán en los próximos días" en El Cairo, subrayando que el juego se desarrolla en paralelo a la operación en Rafah, que el domingo Netanyahu confirmó como próxima.
    Precisamente sobre esto se esperan novedades a partir de una reunión, virtual, que debería tener lugar en breve entre los israelíes y la administración del presidente estadounidense, Joe Biden. (ANSA).