Tribunal rechaza el arresto domiciliario

La docente fue llevada esposada y con grilletes a la audiencia. Críticas del canciller Tajani.

El detalle de los grilletes en los pies de la docente italiana. (foto: ANSA)
El detalle de los grilletes en los pies de la docente italiana. (foto: ANSA)

(ANSA) BUDAPEST - Un tribunal de Budapest rechazó el jueves la solicitud de la docente italiana Ilaria Salis de quedar bajo arresto domiciliario, por lo que deberá permanecer en prisión en Hungría, donde ya lleva 13 meses encarcelada, acusada de haber participado en un ataque contra dos militantes de extrema derecha.
    La milanesa de 39 años llegó a la sala del tribunal de Budapest esposada por las muñecas y con grilletes en los tobillos, y un agente de policía la condujo con una cadena a modo de correa, lo mismo que sucedió en una audiencia anterior, el 29 de enero, imágenes que generaron indignación en Italia.
    En su momento, el canciller húngaro, Péter Szijjártó, rechazó las críticas italianas y afirmó que se presenta falsamente a Salis como víctima y mártir.
    Pero el canciller italiano, Antonio Tajani, volvió a critica hoy las condiciones en las que fue trasladada la docente italiana a la sala del tribunal.
    "Espero que la señora Salis pueda ser absuelta, vi que hoy fue llevada a la sala del tribunal esposada y encadenada, aunque parece que luego se las quitaron. No es la manera. No me parece que exista peligro de fuga. Dicho esto, evitaría politizar el caso, de lo contrario habría riesgo de conflicto", sostuvo Tajani.
    El también vicepremier advirtió que "el conflicto político no beneficia a la señora Salis".
    De todos modos, en Italia las reacciones políticas a la decisión del tribunal húngaro fueron inmediatas. El ex premier Matteo Renzi pidió la intervención de la premier Giorgia Meloni ante su par húngaro Viktor Orban, dado que "es inaceptable que una ciudadana italiana sea tratada así en Hungría".
    "Giorgia Meloni debe ser realmente patriota y explicarle a Viktor Orban que o Hungría respeta las normas del Estado de derecho o ni un euro de los impuestos que los italianos pagan debe terminar en Budapest, como sucede ahora", afirmó Renzi, uno de los líderes de la oposición.
    Para Renzi, "el hecho de que Meloni tenga ideas diferentes a las de Ilaria Salis no es relevante: el Gobierno italiano debe trabajar por los ciudadanos italianos. . ¿Hermanos de Italia o Súbditos de Hungría", se preguntó, en alusión al nombre del partido de la primera ministra.
    Por su parte, el diputado Ivan Scalfarotto, líder del grupo Italia Viva en la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, que asistió a la audiencia en Budapest,. declaró: "espero que Giorgia Meloni y Antonio Tajani hagan escuchar su voz ante el gobierno húngaro".
    Ilaria Salis, maestra de escuela primaria, enfrenta hasta 24 años de cárcel por el presunto ataque a neonazis en su conmemoración anual de un regimiento nazi supuestamente heroico que luchó contra las tropas rusas.
    Entre tanto, un grupo formado por amigos y abogados de Salis dijo que fueron amenazados por militantes de extrema derecha cuando llegaron al tribunal el jueves.
    "Nos estaban esperando y nos insultaron y amenazaron en húngaro", dijo Eugenio Losco, uno de los abogados. "Dijeron que 'te callas o te partimos la cabeza'".
    Los abogados de Salis habían pedido que la pusieran bajo arresto domiciliario en Hungría, lo que, si se hubiera concedido, le habría permitido a Roma solicitar que lo cumpliera en Italia.
    El padre de la mujer, Roberto Salis, dijo que su hija es víctima de un juicio político. "La situación de mi hija se ha convertido cada vez más en un juicio político", dijo en una conferencia de prensa este mes en el Parlamento Europeo.
    "El 28 de febrero, el Ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, hizo una declaración en la que calificaba a mi hija de culpable y expresó su esperanza de un castigo ejemplar. Todo esto en un país donde reina el Estado de derecho y en un miembro de la UE, es inaceptable". (ANSA).