Alerta máxima en Pascua

Piantedosi reúne al Comité de Seguridad, actualiza las medidas

Ya hay un patrullamiento reforzado en el centro de Roma y en las otras ciudades italianas.  (foto: ANSA)
Ya hay un patrullamiento reforzado en el centro de Roma y en las otras ciudades italianas. (foto: ANSA)

(ANSA) ROMA - El monitoreo sobre la web para interceptar eventuales proyectos hostiles y la propaganda que estimule a la radicalización. Controles elevados al máximo, con inspecciones aleatorias en los lugares de congregación -las ceremonias religiosas de los próximos días por la Pascua en primer plano- conciertos, eventos deportivos y de otra naturaleza, que convoquen a multitudes, así como a objetivos sensibles, estaciones y aeropuertos.
    Desde el Comité nacional para el Orden y la Seguridad Pública, convocó al Viminale 4 días después de la precedente reunión del ministro Matteo Piantedosi tras el ataque terrorista del pasado viernes en Moscú, llegan las indicaciones para actualizar las medidas de prevención ya aplicadas ante las nuevas, posibles, amenazas.
    Lo que elevó el nivel de tensión fueron hoy también dos alarmas de bomba, luego detectadas como falsas: la primera en Trani con una nota dejada en una estación: "atacaremos los trenes. El 25 de marzo será su infierno" y una bolsa conteniendo botellas con líquido, cables y un celular. El segundo en Venecia, por una bolsa y un carrito abandonados en la plaza San marco, que fue vaciado.
    En el transcurso de la reunión, en la que participaron los altos mandos de inteligencia y de las fuerzas policiales, se supo que, por ahora, no hay evidencia de planes terroristas para cumplir en Italia. Sin embargo, se continúa con el monitoreo sobre las posibles situaciones de peligro, siendo siempre alto el riesgo de emulación en estos casos.
    Están bajo especial vigilancia los entornos donde encuentran espacio las reivindicaciones islamistas más radicales, desde los lugares de culto hasta las prisiones y los centros de repatriación, pero también la web donde la propaganda yihadista del ISIS elevó su tono después del pasado 7 de octubre, acontecimiento que dio un nuevo impulso a la narrativa de guerra entre el Islam y Occidente.
    Los combatientes extranjeros que fueron a combatir al cuadrante de Medio Oriente y que tuvieron tratos con Italia y también adquirieron capacidades militares son 149, de los cuales 39 regresaron.
    Se trata de personas que son monitoreadas cuidadosamente. La capacidad de Estado Islámico y Al Qaeda para llevar a cabo acciones en suelo europeo se redujo significativamente con el paso de los años, pero la masacre en Moscú volvió a hacer saltar las alarmas.
    En realidad, se trataba de una acción planificada -la inteligencia estadounidense también había previsto esa posibilidad- llevada a cabo por una célula de personas que entraron específicamente en territorio ruso.
    Métodos difíciles de implementar en Italia debido a los rigurosos controles fronterizos y a la atención de los aparatos de seguridad sobre los sujetos potencialmente peligrosos presentes.
    De hecho, ISIS Khorasan, con la participación de los tayikos, surgió gracias a su activismo en los análisis de la inteligencia italiana.
    El riesgo más concreto, por el momento, es aquel del "lobo solitario" más que el de la célula estructurada.
    El individuo que actúa, a menudo impulsado por propaganda masiva en línea, para llevar a cabo una acción que tal vez ni siquiera requiera armas tradicionales, como fue el caso de Moscú.
    El seguimiento de la red puso de relieve la difusión de "productos a medida" destinados específicamente a los aspirantes atacantes para invitarlos a pasar de la dimensión virtual a la real.
    Desde el pasado 7 de octubre hasta hoy, la actividad de prevención permitió la expulsión de 47 personas por motivos de seguridad (de las cuales 23 en 2024).
    Vigilancia intensificada en el área con la planificación de específicos servicios operativos, fijos y dinámicos. Máxima atención", dijo el ministerio del Interior, a los lugares de mayor concentración y tránsito de personas, así como a todos los objetivos sensibles; sedes institucionales y diplomáticas, edificios de culto, lugares de atracción turística, áreas de reunión. Los comités provinciales se reúnen para actualizar los servicios prestados.
    El Vaticano está siempre en el punto de mira de la propaganda yihadista y, en la semana de los ritos pascuales, se incrementaron las medidas de seguridad para los principales actos programados que incluyen la presencia del Papa Francisco, desde el Vía Crucis en el Coliseo el viernes por la noche hasta la vigilia en San Pedro el sábado por la noche y hasta la misa y el Angelus del domingo.
    Y, también en la red, además de la propaganda, siempre se sigue la desinformación llevada a cabo, en particular, por grupos vinculados al Kremlin, dispuestos a describir el ataque a la sala de conciertos de Moscú en clave antiucraniana. (ANSA).