Ultima chance en reunión en Doha, presión sobre Rafah

Blinken hacia Riad y El Cairo:"En Gaza grave crisis humanitaria"

Ultima chance en reunión en Doha, presión sobre Rafah (foto: ANSA)
Ultima chance en reunión en Doha, presión sobre Rafah (foto: ANSA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - Las negociaciones indirectas en curso en Doha, retomadas tras el hielo de las últimas semanas, parecen ser la última oportunidad de una tregua en Gaza con los mismos mediadores que advirtieron del riesgo de que, si esta ronda también fracasa, las conversaciones cesen.
    Y mientras el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores qatarí se declaraba "cautelosamente optimista" acerca de que las negociaciones se desarrollaran en mesas separadas, mediadas por los anfitriones y Egipto, el jefe del Mossad regresó a casa abandonando la delegación. El regreso de David Barnea parece vinculado a la necesidad de afinar la posición israelí sobre la evolución de las negociaciones.
    Y, no en vano, Barnea participó en el Gabinete de Guerra para ilustrar el estado de la cuestión que, según diversas fuentes, todavía presenta puntos de fallo que no son fáciles de resolver.
    El mandato confiado por el Gobierno al jefe del Mossad es amplio pero con precisas "líneas rojas" sobre el número de prisioneros palestinos que deben ser liberados, aquel de los rehenes que deben ser liberados y sobre el alto el fuego permanente en la Franja, como pidió Hamás al final de la primera de las 3 fases del posible acuerdo.
    El jefe de la facción palestina, Ismail Haniyeh, acusó a Israel de "querer sabotear las negociaciones" con la operación en el hospital de Al Shifa.
    La operación continúa con el portavoz militar anunciando el asesinato de "más de 50 terroristas y la captura de unos 180 sospechosos". La llamada telefónica del lunes con Biden no parece en tanto haber disuadido a Netanyahu sobre la operación en Rafah: "Le dije a Biden de la forma más clara" que Israel "está decidido a completar la eliminación de los batallones de Hamás en Rafah" y de aquel en el centro de la Franja. "Y no hay manera de hacerlo -prosiguió el primer ministro israelí- sin la entrada de fuerzas terrestres en el lugar".
    Una operación que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) denuncia que ya empezó, subrayando que la intensificación de los ataques a Rafah es una señal de que "comenzó a destruir" la ciudad del sur de la Franja "sin anunciarlo, para evitar reacciones internacionales y sin esperar el permiso de nadie".
    Sin embargo, Netanyahu confirmó que, a petición del presidente estadounidense, enviará -aparentemente en breve- a Washington una delegación compuesta por el ministro de Asuntos Estratégicos, Ron Dermer, el jefe de Seguridad Nacional, Tzachi Hanegbi, y un representante del ejército, para discutir la operación que preocupa a Estados Unidos.
    Según algunas fuentes familiarizadas con el contenido de la llamada telefónica, citadas por Axios, Biden habría asegurado a Netanyahu que no intenta debilitarlo políticamente y que no tiene intención de intervenir en la política interna israelí. En el día 165 de la guerra, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) continúan operando en el sur, en el eje que va de Khan Yunis a Rafah, en el centro de Gaza pero también en el norte, donde en Jabalya -según Wafa- hubo "ocho muertos, incluidos niños".
    Las FDI también anunció que en el ataque a Jabalya fue muerto, junto a su familia, Raid al-Banna, un oficial de inteligencia del Ministerio del Interior de Hamás. También fue eliminado -según la misma fuente- Mahmud al-Bayumi, jefe de la policía de Nusseirat.
    La situación humanitaria en el enclave palestino fue denunciada una vez más por el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, que llegó a la región con escalas en Arabia Saudita y Egipto, pero no en Israel: toda la población de Gaza está experimentando "graves niveles de inseguridad alimentaria aguda", remarcó mientras Estados Unidos pedía dejar entrar en Gaza al director general de la UNRWA (la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados palestinos) Philippe Lazzarini, a quien Israel negó un visado de ingreso.
    Una nueva alarma proviene también del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, según el cual "la inminente hambruna en la parte norte de Gaza es un desastre totalmente provocado por el hombre. Reitero mi llamamiento a un alto el fuego humanitario inmediato. Debemos actuar ahora para impedir lo impensable, lo inaceptable, lo injustificable", escribió en Por último, el número de muertos en la Franja sigue empeorando y, según datos del Ministerio de Sanidad de Hamás -que no pueden verificarse de forma independiente- alcanzó los 31.819 muertos (93 en las últimas 24 horas) y 73.934 heridos.
    (ANSA).