Misterio sobre muerte del vice de Brigadas de Hamás

UE-Egipto: "Israel no entren en Rafah". Netanyahu: "Lo haremos"

(ANSA) - TEL AVIV, 17 MAR - Existe un misterio sobre el paradero de Marwan Issa, número 2 de las Brigadas Qassam y miembro de alto rango de Hamás.
    Fuentes no identificadas de la facción islámica, citadas por el Jerusalem Post, dijeron que estaba muerto. Los medios árabes, recogidos por el sitio web Ynet, afirmaron, en cambio, que su suerte "aún no se conoce". Y mientras están a punto de abrirse nuevas conversaciones en Doha, en Qatar, para alcanzar una nueva tregua, crece cada vez más la presión internacional sobre Israel para bloquear la operación militar en Rafah, en el sur de la Franja, donde se hacinan más de un millón de desplazados palestinos.
    Lo cierto hasta ahora de la historia sobre el paradero de Marwan Issa es que fue "alcanzado" el pasado 8 de marzo en un ataque israelí, con bombas capaces de penetrar profundamente en el suelo, en un búnker de Nuseirat, en el centro de la Franja.
    Desde entonces no se sabe nada sobre su suerte.
    El ejército israelí se limitó a decir que efectivamente fue "alcanzado", pero que no hay pruebas seguras de su muerte. Ni siquiera fuentes oficiales de Hamás confirmaron hasta ahora la muerte.
    Sin embargo, lo que da sustancia a la hipótesis de que fue asesinado en ese ataque -subrayaron fuentes informadas por los medios de comunicación en los últimos días - es la falta de cualquier mensaje suyo o a través de contactos estrechos con otros comandantes militares o canales cifrados de la facción islámica. Un indicio importante es aquel de que falta el descubrimiento del cuerpo, si es que alguna vez se encuentra.
    La acción militar israelí en Rafah -confirmada hoy por el primer ministro Benjamín Netanyahu- preocupa a la comunidad internacional.
    "Nosotros y los líderes europeos -subrayó el presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi, en la cumbre con la UE en El Cairo, donde también estuvo presente la primera ministra italiana, Giorgia Meloni- hemos acordado rechazar la hipótesis de una operación militar de Israel en Rafah, que duplicaría la magnitud de la catástrofe humanitaria sufrida por los civiles en la Franja de Gaza".
    "Estamos muy preocupados -confirmó la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen- por los riesgos que una ofensiva a gran escala en Rafah podría tener sobre la población civil vulnerable. Esto debe evitarse a toda costa".
    Netanyahu respondió que "ninguna presión internacional" impedirá que Israel logre sus objetivos en la guerra contra Hamás, incluida la operación de Rafah que "tendrá lugar" en las próximas semanas. Pero reiteró una vez más que la acción militar no comenzará "antes de que la población civil haya sido evacuada".
    El problema de la ayuda humanitaria también es un tema candente.
    El canciller alemán, Olaf Scholz, de visita en Israel, denunció que no se puede "quedar impasibles viendo cómo los palestinos mueren de hambre" y que por ello es necesario un alto el fuego "duradero".
    "Estamos haciendo esfuerzos para aumentar la ayuda, pero el principal problema - respondió Netanyahu - es su distribución.
    Desde el momento en que la ayuda entró en Gaza, fue robada por Hamás".
    Incluso el frente con el gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, está en crisis: después de las declaraciones del senador demócrata Chuck Schumer sobre la necesidad de nuevas elecciones en Israel, Netanyahu respondió -después de haber definido esas palabras como "totalmente inapropiadas"- que quienes quieren el voto están tratando de "detener la guerra en Gaza".
    Ahora las esperanzas de un punto de inflexión, aunque con todas las precauciones necesarias, están confiadas a las negociaciones en Qatar: Israel decidirá en breve su posición antes de que la delegación, encabezada por el jefe del Mossad, David Barnea, vuele a Doha.
    En el día 163 de la guerra, los muertos en Gaza, según datos de Hamás, que no pueden ser verificados de forma independiente, ascienden a 31.645, con 73.676 personas heridas. (ANSA).